Ratio: 5 / 5

Inicio activado Inicio activado Inicio activado Inicio activado Inicio activado
 

cuidados cambios recomendaciones

El cuerpo de la mujer embarazada va sufriendo cambios anatómicos y funcionales como adaptación al nuevo estado.

A pesar de todos los cambios que se producen durante el embarazo es muy importante conservar una actitud positiva y adoptar hábitos saludables para disfrutar del embarazo, del parto y de la posterior crianza del bebé.

Aquí enumeramos algunos cambios que se presentan con frecuencia durante la gestación y te damos algunas recomendaciones para cada caso:

Peso: Durante el embarazo el peso se irá incrementando, especialmente a partir del quinto mes. Lo normal es aumentar entre 9 y 12 kilos.

Es recomendable que sigas una dieta sana, variada y equilibrada, rica en frutas, verduras, legumbres y pescado. Reduce el consumo de grasas saturadas y evita los dulces.  Practica ejercicio de forma regular.

Piel: En el embarazo la pigmentación de algunas zonas aumenta y pueden aparecer manchas en la piel (areolas, pezones, cara, línea alba). También es muy frecuente que aparezcan estrías en el abdomen y las mamas por su rápido crecimiento.

Es necesario usar cremas con protección solar siempre que exista exposición al sol. Hidrata muy bien la piel dos veces al día (mañana y noche).

Evita ganar peso de forma brusca para evitar que la piel se someta a tensiones y dilataciones, que acaban en estrías.

Mamas: El tamaño y sensibilidad de las mamas aumentará, ya que se están preparando para la lactancia. Mantén la piel del pecho bien hidratada y usa sujetadores de algodón sin aros. Es muy probable que en los últimos meses aparezca el calostro.

Higiene: Es normal que aumente la sudoración y el flujo vaginal. Es recomendable ducharse a diario y secarse muy bien e hidratar. Evita productos con alcohol. Si optas por darte un baño, procura que la temperatura del agua no supere los 37ºC.

Elige ropa interior de algodón.

Cepilla los dientes después de cada comida, usa un cepillo suave, ya que las encías están más propensas a inflamarse y sangrar.

Náuseas, vómitos, digestiones: Según va aumentando el útero los órganos abdominales se van desplazando y eso retrasa el vaciamiento gástrico y la movilidad intestinal.

Son muchas las mujeres que padecen náuseas y vómitos durante el primer trimestre del embarazo. Estos episodios están relacionados con el cambio hormonal y pueden aumentar en casos de estrés. Por lo general los vómitos no afectan el estado nutricional de la madre ni del bebé. Pero si se vomita todo lo que se come, debe consultarse con el médico o matrona.

Según avance el embarazo las digestiones se volverán más pesadas y aparecerá la acidez.

Evita los alimentos que te produzcan náuseas. Suele tolerarse mejor lo salado y frío que lo caliente y dulce. Si tienes vómitos mañaneros, es recomendable que tomes algún alimento sólido (galletas saladas) antes de levantarte de la cama.

Reparte las comidas en cinco tomas al días, sin abusar de las cantidades. Evita el picante, las salsas y los alimentos muy elaborados.

Vejiga e intestinos: Como la vejiga también irá siendo presionada por el útero es normal que aumenten las ganas de orinar, especialmente en el primer y tercer trimestre y por las noches. Reduce la ingesta de líquidos a partir de la tarde y si notas escozor, picor o ganas de orinar continuamente, consulta con el médico.

El estreñimiento es muy frecuente en el embarazo, por lo que es recomendable seguir una dieta rica en fibra y beber abundante líquido. Practicar ejercicio también favorecerá la motilidad intestinal previniendo el estreñimiento y futura aparición de hemorroides.

Circulación: Según vaya avanzando el embarazo la sangre se irá estancando en las zonas del abdomen, periné y extremidades inferiores. Esto es debido a la compresión que el útero ejerce sobre los vasos sanguíneos y puede ocasionar edemas y varices.

Evita: Exceso de sal, Permanecer mucho tiempo de pie o sentada, Tomar el sol de forma estática, Ligas y medias que presionen las rodillas o pantorrillas, ropa ajustada y la depilación con cera caliente en las piernas.

Recomendaciones para un retorno sanguíneo favorable: Duerme sobre el lado izquierdo, eleva las piernas siempre que puedas, usa medias elásticas de compresión ascendente, Date masajes desde los pies hasta las ingles, camina de puntillas, de talones, realiza círculos con las puntas de los pies...

Descanso y sueño: Es recomendable dormir al menos 8 horas y si es posible tomar una siesta después de comer. Durante el embarazo hay épocas en las que es muy difícil conciliar el sueño, aquí tienes algunas recomendaciones para ayudarte a dormir:

Realiza ejercicio y/o pasea a diario, toma un baño relajante, realiza ejercicios de relajación y respiración, un masaje relajante, un buen libro o tomar un vaso de leche caliente pueden ser algunas medidas a tomar. También evita las bebidas excitantes: café, té, cacaos...

No olvides que la posición más adecuada para dormir es de lado izquierdo, con la pierna derecha flexionada, de esta manera favorecerás la oxigenación fetal.

Tabaco: El embarazo es el momento ideal para dejar de fumar. Recuerda que fumar perjudica la salud del bebé y la tuya.

Alcohol, drogas y medicamentos: Evita el consumo de drogas y alcohol. No te automediques nunca, ni sigas los consejos que te den por ahí sobre lo que puedes tomar, consulta siempre con el médico.

Recuerda que es necesario tomar ácido fólico durante el periodo preconcepcional y primer trimestre y yodo durante toda la gestación y lactancia. El médico te dará todas las indicaciones necesarias.

Sexualidad: En el embarazo y después del parto el deseo sexual puede ir variando, ya que muchas veces los sentimientos y las emociones serán contradictorios: tristeza, alegría, felicidad, miedo, cansancio, dudas, etc. Es necesario que compartas todo lo que sientas y que te comuniques y dialogues con tu pareja.

La gestación es un momento ideal para descubrir nuevas experiencias afectivas: masajes, caricias... Además, se deben ir adaptando las posturas según vaya cambiando el cuerpo de la mujer. El coito no daña al bebé, sólo debe evitarse cuando el médico lo diga.