8 semanas gestacion

¿Qué ocurre a las 8 semanas de embarazo?

Estás embarazada de 8 semanas. Ahora las cosas se están acelerando de verdad. La edad gestacional de tu bebé es de 6 semanas.

Aunque todavía no se te note que estás embarazada de 8 semanas, es probable que el embarazo empiece a parecerte real; como la mayoría de las mujeres, es posible que tengas tu primera cita prenatal justo ahora. En esta visita, es posible que se realice una ecografía para determinar su estado de gestación. Incluso es posible que oigas -y veas- el latido del corazón del bebé.

Es posible que empieces a notar que la ropa te queda más ajustada a medida que avanzas hacia el final del primer trimestre. El aumento de peso suele ser de sólo un par de kilos, si es que hay alguno, pero el útero se está expandiendo lentamente para dar cabida al rápido desarrollo del bebé.

Es posible que sientas los pechos llenos y sensibles, e incluso que sientas un hormigueo.

El volumen de sangre aumenta un 45% durante el embarazo. Así que, más allá de lo que ves en la superficie, todos tus sistemas están trabajando a toda máquina.

Los cambios y las molestias, incluso en esta primera etapa, se producen a medida que tu cuerpo se adapta a sus nuevas exigencias.

Desarrollo y tamaño del bebé en la semana 8  de embarazo

Esta semana el bebé es aproximadamente del tamaño de un arándano. Puede que tu pequeño ya mida 1,6 cm y pese 1,13 gr. Crece muy rápido, ¿verdad?

A estas alturas, tu bebé se parece cada vez más al recién nacido que traerás a casa desde el hospital. A su cuerpo le han salido brazos y piernas diminutos, dedos de las manos y de los pies, huesos y músculos. Sus rasgos faciales únicos siguen desarrollándose junto con todo su funcionamiento interno y sus órganos.

Aún no lo sientes, pero tu pequeño también se mueve constantemente. Aunque el bebé se mueve mucho, aún es muy pronto para que puedas sentirlo.

En la octava semana de embarazo, los dedos de las manos y de los pies del bebé ya están ligeramente palmeados y su cola ha desaparecido. Las papilas gustativas del bebé se están formando, preparándose para sus primeras comidas.

¿No puedes esperar a ver al bebé a las 8 semanas? No tendrás que esperar mucho. En algún momento de esta semana o de la próxima, es probable que puedas ver al bebé por primera vez durante la ecografía de las 8 semanas. ¿Qué aspecto tiene el bebé a las 8 semanas? Los brazos, las piernas, los dedos de las manos y de los pies del bebé están cada vez más definidos, y el bebé está menos acurrucado, por lo que se pueden ver sus pequeños y constantes movimientos y rebotes. Ya tiene una nariz y un labio superior identificables, y unos pequeños párpados y orejas. Están ocurriendo muchas cosas.

Es posible que te preguntes si es un niño o una niña, pero los genitales externos no se han desarrollado lo suficiente como para revelar el sexo del bebé todavía.

¿Cuántos meses de embarazo son 8 semanas?

A las 8 semanas estás embarazada de dos meses, aunque los médicos suelen referirse al embarazo por semanas en lugar de por meses. â‡’ Â¿Cuántas semanas de embarazo y meses tengo? - Equivalencias

¿Qué está pasando con tu cuerpo?

Es la complicada etapa intermedia: sin panza que requiera aún el uso de la ropa de maternidad, pero sin embargo, es posible que la cintura se haya llenado lo suficiente como para que los jeans te queden incómodos. Las cinturas elásticas son un regalo del cielo, al igual que las polainas, las túnicas y los vestidos flotantes.

El pecho te habrá aumentado y será necesario que empieces a usar una talla adecuada de sujetador. No te preocupes, no aumentarán mucho más que eso. Solo asegúrate de tener un sostén cómodo.

El cansancio y el agotamiento pueden aparecer ahora, si es que aún no lo ha hecho. La buena noticia es que probablemente esté relacionado con un aumento de las hormonas del embarazo y se calme o desaparezca una vez que llegues al segundo trimestre, que está a solo unas semanas de distancia.

Es posible que tengas tu primera revisión prenatal por estas fechas y, si es así, puede que veas al feto de 8 semanas en la ecografía.

En tu primera cita prenatal, es probable que te saquen sangre para que el médico pueda realizar pruebas. El médico querrá saber tu tipo de sangre y si es Rh positivo o negativo (porque si eres negativa y el bebé es positivo, necesitarás medicación para evitar complicaciones). También comprobará tus niveles hormonales y de glóbulos rojos y blancos para asegurarse de que son normales. También se analizará tu sangre para detectar la hepatitis B, las enfermedades ETS, el VIH y ciertas inmunidades.

También es posible que te hagan una prueba de Papanicolaou para detectar infecciones y anomalías. Y prepárate para orinar en un vaso, porque en esta cita -y posiblemente en todas las citas- tendrás que dar una muestra de orina para comprobar si hay signos de infección de las vías urinarias y vigilar las proteínas en la orina si tienes riesgo de desarrollar preeclampsia.

Es útil llevar una lista de preguntas a esta cita. No hay nada correcto o incorrecto que preguntar. Aquí tienes algunas sugerencias:

  • ¿Siguen siendo buenos los medicamentos o suplementos que estoy tomando?
  • ¿Qué tipo de ejercicios son seguros durante el embarazo?
  • ¿Hay alguna actividad o alimento que deba evitar?
  • ¿Se considera mi embarazo de alto riesgo?
  • ¿Qué pruebas debo tener en cuenta a lo largo del embarazo?
  • ¿Qué debo hacer si siento que algo va mal?

Síntomas de las 8 semanas de embarazo

  • pechos doloridos o sensibles
  • fatiga
  • náuseas matutinas
  • aumento mínimo de peso
  • náuseas durante todo el día
  • ardor de estómago
  • micción frecuente
  • dificultad para dormir

Es probable que la fatiga continúe esta semana. Si aún no ha empezado, el aumento de tus niveles hormonales, que alcanzarán su punto máximo pronto (alrededor de la semana 10), puede provocarte algunas náuseas matutinas.

Las náuseas matutinas tienen un nombre poco apropiado. En realidad, pueden producirse en cualquier momento del día. Come galletas lentamente para calmar las náuseas. Suelen desaparecer por sí solas en 3 ó 4 semanas.

Todas estas experiencias son normales, aunque si son más intensas de lo que esperabas, díselo a tu médico. Puede ser un signo de hiperémesis gravídica, que provoca náuseas y vómitos graves.

Comer comidas pequeñas y frecuentes puede ayudar a regular el azúcar en sangre y aliviar las náuseas. Tomar un té de jengibre y menta o consumir más proteínas también puede ayudarte a sentirte mejor.

Los síntomas varían mucho de una persona a otra y de un embarazo a otro. Si hay algo que te parece extremo o te hace sentir inusualmente incómoda, llama a tu médico para que te tranquilice o te haga sugerencias.

Antojos

Probablemente hayas escuchado de todo sobre mujeres embarazadas que anhelan las cosas más extrañas para comer y beber.

En la mayoría de los casos, los antojos del embarazo implican dejar de tomar los alimentos o bebidas que has disfrutado anteriormente (a menudo fritos o comidas picantes), y quizás imaginar cosas dulces, agrias, saladas, frías o crujientes.

Para otras, puede implicar comer combinaciones extrañas de alimentos, como sardinas con mermelada o helado con encurtidos, por ejemplo, que no es realmente un problema para nadie más que las personas que se sientan a tu lado.

Pero hay un fenómeno más inusual llamado 'pica', que ocurre cuando las mujeres anhelan sustancias no comestibles.

Nadie sabe realmente por qué ocurre esto, pero si de repente te apetece comer pastillas y velas, y lamer macetas y tierra, intenta resistir el impulso y trata de encontrar algo comestible que realmente te apetezca.

Por lo general, los antojos disminuyen a medida que el embarazo progresa, por lo que solo debería ser una fase temporal.

Ah, y no te preocupes si no tienes antojos en absoluto. En realidad, eres mayoría porque aparentemente solo el 7% de las futuras mamás las tienen.

No importa cuán leves o extremos sean tus antojos de embarazo, nadie sabe exactamente por qué ocurren, aunque hay varias teorías.

Algunos expertos creen que es nuestro cuerpo el que nos dice que nos faltan ciertos nutrientes. Podría haber razones hormonales para los antojos o podría ser pura indulgencia. Después de todo, el embarazo es un “trabajo agotador”, por lo que es muy fácil ceder a los antojos dulces para obtener esa dosis de azúcar.

Solo asegúrate de comer alimentos que sean seguros durante el embarazo.

Lista de tareas a las 8 semanas de embarazo

  1. Programa tu visita prenatal de las 12 semanas.
  2. Infórmate sobre las pruebas prenatales no invasivas.
  3. Piensa en formas divertidas y creativas de compartir tus noticias. Â¿Debes comunicar tu embarazo en las redes sociales? - Â¿Cuándo y cómo comunicar el embarazo a los padres y suegros? - Cómo anunciar a tu pareja un embarazo no planificado
  4. Consulta a tu médico si las náuseas del embarazo no te permiten hacer tu vida normal.
  5. Asegúrate de saber dónde se encuentra tu centro hospitalario más cercano, por si en algún momento lo necesitas.
  6. Evita las bebidas alcohólicas: Si tienes alguna fiesta o reunión con amigos, la necesidad de conducir, el malestar estomacal, los antibióticos o la dieta son buenas razones para evitar el alcohol, y te servirán de excusa si aún no has contado que estás embarazada.
  7. Usa ropa cómoda: incluso si no se te nota nada de barriga, comenzará a aumentar un poco por el centro y no hay nada peor que usar pantalones vaqueros que se sientan estrechos, especialmente por la tarde cuando estés más hinchada.
  8. Lávate las manos: si estás cerca de niños o animales, asegúrate de lavarte las manos muy bien para reducir al mínimo las posibilidades de que puedas atrapar cualquier cosa que pueda dañar a tu bebé.
  9. Escribe cualquier pregunta: Anota cualquier duda que vaya surgiendo, para que puedas preguntar a tu médico o matrona en tu próxima cita.
  10. Es importante hablar con la pareja sobre si desea saber cuál es el sexo del bebé: no podrán saberlo hasta que se realice la ecografía de las 20 semanas, lo que les da la oportunidad de decidir con tiempo que es lo que ambos desean.
  11. Si haces algún ejercicio, no te excedas ni estires demasiado. Tu cuerpo está produciendo relaxina, hormona que ayuda a que todo se estire cuando sea necesario durante el parto (para el nacimiento del bebé). Pero no hay ninguna razón por la cual no puedas continuar con tus rutinas de ejercicio regular siempre que te detengas si te sientes incómoda o por supuesto si el médico te recomienda que no hagas ejercicio.
  12. Aumenta la ingesta de fibra: es muy normal sentirse estreñida, ya que el sistema digestivo también se relaja en esta etapa, así que come muchas frutas y verduras.
  13. Puedes comprar una pelota de parto o Pilates: son ideales para sentarse durante el embarazo y también para el trabajo de parto.

Desarrollo de los gemelos en la semana 8 de embarazo

Es posible que hayas descubierto que estás embarazada de gemelos (o de más). Al final de la octava semana, tus bebés medirán alrededor de medio centímetro de largo.

También empiezan a parecerse más a los bebés de verdad. Sus brazos se están alargando, sus orejas se están formando e incluso su labio superior y su nariz han brotado.

Necesitarás aún más nutrientes que alguien que lleva un solo bebé. Entre ellos están:

  • calcio
  • ácido fólico
  • hierro
  • proteínas

Algunas mujeres portadoras de embarazos múltiples tienen síntomas más intensos y una mayor probabilidad de complicaciones. Habla con tu médico si crees que algo no va bien o tienes dudas.

*** El aborto espontáneo y el embarazo ectópico son complicaciones que pueden producirse en el primer trimestre. Es importante reconocer los síntomas.

Qué pasará la próxima semana ðŸ¤°ðŸ»â¤µâ¤µ

¿Quieres saber qué sucede en la siguiente semana de embarazo? ¿O tal vez ya has olvidado lo que leíste la semana pasada? Sólo tienes que hacer clic en el número que te interese para obtener más información sobre qué esperar cuando tengas esa semana de embarazo.

4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10 - 11 - 12 - 13 - 14 - 15 - 16 - 17 - 18 - 19 - 20 - 21 - 22 - 23 - 24 - 25 - 26 - 27 - 28 - 29 - 30 - 31  - 32 - 33 - 34 - 35 - 36 - 37 - 38 - 39 - 40

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!