Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

9 semanas gestacion

¿Qué ocurre a las 9 semanas de embarazo?

Ahora que tienes nueve semanas de embarazo, estás en el tramo final de este importantísimo primer trimestre. Desde el desarrollo del bebé hasta lo que probablemente tengas en mente, esto es lo que sucede dentro y fuera, esta semana.

¿Qué está pasando a las nueve semanas?

Estos son algunos de los puntos clave en esta etapa:

  • Los ojos de tu bebé están completamente formados.
  • Necesidad frecuente de ir a orinar.
  • Mareos.
  • Preocupación por el trabajo.

Desarrollo y tamaño del bebé

Esta semana, tu bebé es aproximadamente del tamaño de una cereza.

Puede que solo tenga 23 mm de la cabeza a la base y pesa alrededor de 2 gramos.

Sus dedos, aunque palmeados, están bien formados ahora, y los dedos de los pies están comenzando a tomar forma. Incluso tiene sus propias huellas dactilares. Bastante sorprendente, ¿verdad?

Sus ojos están completamente formados, pero a pesar de que los párpados están en su lugar, todavía están cerrados y se mantendrán así un poco más de tiempo.

Las articulaciones del tobillo y la muñeca también se están desarrollando, así como los órganos sexuales (aunque aún demorará un poco más averiguar si es un niño o una niña en una ecografía/ultrasonido).

Ya se parece un poco más a un ser humano, bueno, en realidad parece un bebé de gelatina que se está estirando y moviendo dentro de ti ahora mismo.

¿Qué está pasando con tu cuerpo?

En este momento, probablemente te sientas cansada y emocional.

El cansancio y las hormonas del embarazo dificultan pensar con claridad. En un momento es posible que te sientas extasiada por el embarazo, y al siguiente tu mente se llene de un millón de preocupaciones y ansiedades acerca de dar a luz y convertirte en madre.

Es completamente normal; solo recuerda que tus hormonas se calmarán y no siempre te sentirás así.

Probablemente también hayas notado que te despiertas mucho durante la noche; un bebé en crecimiento que presiona tu vejiga no ayuda.

Y no te preocupes si, si cuando vayas a orinar, notas que tienes un poco más de flujo de lo normal. Si está claro o es blanquecino y no huele, entonces es completamente normal.

Si estás preocupada o notas sangrado, consulta con el médico. Es importante que verifiquen todo lo inusual tan pronto como sea posible.

Qué esperar esta semana

Puedes sentirte absolutamente bien en un minuto y al próximo estar viendo estrellas.

Desafortunadamente, los mareos pueden ser bastante comunes en el embarazo. Tampoco es una señal de que algo esté mal, pero eso no impide que sea desagradable cuando ocurre un mareo.

Los mareos pueden ser causados ​​por niveles bajos de azúcar en la sangre, presión arterial baja o simplemente el hecho de que el volumen de sangre aumenta en un par de litros para ayudar a mantener al bebé en crecimiento.

Si sufres mareos, asegúrate de consultar con el médico de cabecera, solo para que te revisen. Él controlará tu presión arterial y te dará recomendaciones.

Cuando estés sentada, procura no levantarte demasiado rápido, eso puede ayudar si tienes presión arterial baja y tomar alimentos saludables y comidas ligeras, poco y a menudo, son una gran manera de estabilizar el azúcar en la sangre.

Asegúrate de que no estés deshidratada también, bebe mucha agua, ya que esto puede hacerte sentir mareada y aturdida.

Evita las prendas y las zonas muy calurosas.

Qué hacer esta semana: Comunicar tu estado en el trabajo

A menudo se recomienda no hablar sobre el embarazo con nadie hasta que se haya superado las 12 semanas y hayas comprobado que todo está bien.

Aunque esto tiene sentido, si tienes dificultades en el trabajo o te siente particularmente hormonal o estás enferma con las náuseas matutinas, comunicarlo en el trabajo puede ayudar.

Es posible que puedas trabajar desde casa, ajustar los horarios o tomarte un tiempo libre, lo que puede ser sumamente beneficioso cuando trabajas durante el embarazo.

Las buenas razones para contar a tus jefes o compañeros acerca de tu embarazo desde el principio incluyen:

  • Náuseas matutinas.
  • Complicaciones en el embarazo.
  • Si tu trabajo es particularmente físico, extenuante o peligroso.

Contar con apoyo en el trabajo puede aliviarte y ayudar a sobrellevar mejor el embarazo.

Si aún no quieres contarle a tus compañeros, habla (confidencialmente) con recursos humanos o con tu jefe.

Tienes derecho a tener tiempo libre para citas prenatales por lo que decirles significará que puedes reservar ese tiempo libre sin tener que preocuparte acerca de por qué estás fuera del trabajo.

Pero, por ahora, hablar cara a cara te ayudará a sentirte mucho mejor y elaborar un plan con respecto a tus horas, carga de trabajo y cualquier estrés adicional que pueda estar afectando la salud y el bienestar de tu embarazo.

Lista de tareas a las 9 semanas

Si no lo has hecho aún, comienza a vincularte con el bebé: encuentra tiempo durante el día para colocar tus manos sobre tu barriguita y habla con tu bebé. Incluso los futuros padres pueden involucrarse también.

Si es necesario comunica en el trabajo tu estado.

Plantéate tomar clases de yoga y relajación durante el embarazo; es posible que no tengas ganas de hacerlo todavía, pero pueden ser útiles más adelante.

Lleva contigo un abanico y una botella de agua, especialmente si utilizas el transporte público, que puede estar abarrotado, caldeado y eso es suficiente para provocar un mareo, ya sea que estés embarazada o no.

Consulta a tu médico si las náuseas del embarazo no te permiten hacer tu vida normal.

Asegúrate de saber dónde se encuentra tu centro hospitalario más cercano, por si en algún momento lo necesitas.

Evita las bebidas alcohólicas: Si tienes alguna fiesta o reunión con amigos, la necesidad de conducir, el malestar estomacal, los antibióticos o la dieta son buenas razones para evitar el alcohol, y te servirán de excusa si aún no has contado que estás embarazada.

Usa ropa cómoda: incluso si no se te nota nada de barriga, comenzará a aumentar un poco por el centro y no hay nada peor que usar pantalones vaqueros que se sientan estrechos, especialmente por la tarde cuando estés más hinchada.

Lávate las manos: si estás cerca de niños o animales, asegúrate de lavarte las manos muy bien para reducir al mínimo las posibilidades de que puedas atrapar cualquier cosa que pueda dañar a tu bebé.

Escribe cualquier pregunta: Anota cualquier duda que vaya surgiendo, para que puedas preguntar a tu médico o matrona en tu próxima cita.

Es importante hablar con la pareja sobre si desea saber cuál es el sexo del bebé: no podrán saberlo hasta que se realice la ecografía de las 20 semanas, lo que les da la oportunidad de decidir con tiempo que es lo que ambos desean.

Si haces algún ejercicio, no te excedas ni estires demasiado. Tu cuerpo está produciendo relaxina, hormona que ayuda a que todo se estire cuando sea necesario durante el parto (para el nacimiento del bebé). Pero no hay ninguna razón por la cual no puedas continuar con tus rutinas de ejercicio regular siempre que te detengas si te sientes incómoda o por supuesto si el médico te recomienda que no hagas ejercicio.

Aumenta la ingesta de fibra: es muy normal sentirse estreñida, ya que el sistema digestivo también se relaja en esta etapa, así que come muchas frutas y verduras.

Puedes comprar una pelota de parto o Pilates: son ideales para sentarse durante el embarazo y también para el trabajo de parto.

Qué pasará la próxima semana

¿Quieres saber qué sucede en la siguiente semana de embarazo? ¿O tal vez ya has olvidado lo que leíste la semana pasada? Sólo tienes que hacer clic en el número que te interese para obtener más información sobre qué esperar cuando tengas esa semana de embarazo.

4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10 - 11 - 12 - 13 - 14 - 15 - 16 - 17 - 18 - 19 - 20 - 21 - 22 - 23 - 24 - 25 - 26 - 27 - 28 - 29 - 30 - 31  - 32 - 33 - 34 - 35 - 36 - 37 - 38 - 39 - 40