Estoy embarazada y todo me da asco, Aversiones alimentarias

Todo lo que necesitas saber sobre los ascos o aversiones alimentarias durante el embarazo

¿Qué es una aversión alimentaria?

Enviar a tu pareja a buscar helado a medianoche o desayunar un bote de pepinillos. Los antojos de comida son tan esperados durante el embarazo, que es un tópico conocido.

Pero, ¿Qué pasa con las aversiones alimentarias? Si esperabas comer todo lo que estuviera a la vista durante el embarazo, tu repentino odio a lo que solía ser tu tentempié favorito puede tomarte por sorpresa.

A continuación te explicamos por qué te dan ascos algunos alimentos y no puedes comer algunas de las cosas que antes te gustaban y cómo puedes hacer frente a las aversiones alimentarias durante el embarazo.

¿Qué causa las aversiones alimentarias durante el embarazo?

Los ascos o aversiones alimentarias, al igual que los antojos, están probablemente causadas por los cambios hormonales del embarazo. La cantidad de gonadotropina coriónica humana (hCG), la hormona que desencadena una prueba de embarazo positiva, se duplica cada dos o tres días durante el primer trimestre.

Los niveles de HCG alcanzan su punto máximo y se estabilizan alrededor de la semana 11 de embarazo. Hasta entonces, la rápida subida puede provocar síntomas como náuseas, antojos y aversión a la comida. Sin embargo, tus hormonas seguirán afectando a tu apetito durante todo el embarazo.

Las aversiones alimentarias también podrían estar asociadas a las náuseas matutinas. Esto podría deberse a que ambos son causados por la hCG. Sin embargo, también puede deberse a que asocias las náuseas matutinas con los alimentos que comes en ese momento.

¿Cuándo es más probable que se produzcan las aversiones alimentarias?

Es más probable que experimente aversión a los alimentos durante el primer trimestre. Sin embargo, puedes experimentar ascos o aversiones alimentarias en cualquier momento del embarazo. También pueden aparecer nuevas aversiones en cualquier momento del embarazo.

La mayoría de las veces, las aversiones alimentarias desaparecerán tras la llegada de tu bebé. También es posible que las aversiones continúen indefinidamente.

 Â¿Cuáles son las aversiones alimentarias más comunes durante el embarazo?

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓lista de nacimiento bebe

Durante el embarazo, es posible que experimentes una aversión o antojo por los alimentos. Incluso es posible tener aversión a un alimento específico en un momento del embarazo y tener antojo de ese mismo alimento más adelante. Sin embargo, las aversiones más comunes son a los alimentos de olor fuerte.

Las aversiones más comunes en el embarazo son:

  • Carne
  • huevos
  • Leche
  • Cebollas
  • Ajo
  • Té y café
  • Alimentos picantes

Algunas mujeres embarazadas también necesitan los alimentos mencionados anteriormente. Los alimentos que odias -o que te apetecen- durante el embarazo no están necesariamente relacionados con la dieta que llevabas antes del embarazo.

A medida que el embarazo hace estragos en las hormonas, es habitual que quieras comer algo que no te gustaba y que no te gusten los alimentos que antes te gustaban.

¿Cómo se puede hacer frente a las aversiones alimentarias durante el embarazo?

En la mayoría de los casos, es saludable escuchar a tu cuerpo durante el embarazo. Eso significa que está bien evitar tus aversiones y comer los alimentos que te apetecen, con moderación. Intenta no exagerar.

Si tus aversiones contienen alimentos con nutrientes importantes durante el embarazo, asegúrate de obtenerlos de otra manera. Por ejemplo, si tienes aversión a la carne, come otros alimentos ricos en proteínas, como los frutos secos y las legumbres.

También puedes evitar las aversiones "escondiendo" el alimento que no quieres en otros alimentos. Por ejemplo, si las verduras te dan asco, prueba a ponerlas en un batido de fruta. Ahí no se notará el sabor ni la textura.

*** Si no puede comer la mayoría de los alimentos, podría afectar al crecimiento de tu bebé. Si este es el caso, habla con tu médico.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños