Embarazo y sabor metálico

Sabor metálico en el embarazo ¿Cuándo y por qué aparece?

Durante el embarazo, la afluencia de hormonas es responsable de una serie de cambios. Estas hormonas también pueden causar síntomas no deseados, especialmente durante el primer trimestre.

Aunque las náuseas y la fatiga son algunos de los síntomas más comunes del embarazo, algunas mujeres también experimentan cambios en el gusto. Esto se suele denominar sabor "amargo" o "metálico".

Si sientes que tienes monedas viejas en la boca, los cambios sensoriales del embarazo pueden ser los culpables

Cambios sensoriales y embarazo

Cuando estás embarazada, los niveles de estrógeno y progesterona aumentan para ayudar a tu cuerpo a mantener el crecimiento del bebé. Aunque las hormonas son ciertamente necesarias, también contribuyen a los cambios sintomáticos en el cuerpo.

Esto es especialmente cierto durante el primer trimestre, cuando tu cuerpo se adapta al embarazo.

Para algunas mujeres, el embarazo conlleva cambios en el apetito y las preferencias alimentarias. Pueden tener un fuerte antojo de chocolate, pepinillos o patatas fritas que antes no tenías. 

O tal vez algunos de los alimentos que te gustaban te sabían fatal durante el embarazo. En el peor de los casos, algunos alimentos pueden provocar náuseas matutinas.

Los cambios sensoriales del embarazo también pueden dejar sabores inusuales en la boca. Uno de ellos es el famoso sabor metálico.

¿Qué hay detrás de ese sabor metálico?

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓lista de nacimiento bebe

Las náuseas matutinas, que provocan vómitos, son una preocupación habitual durante el primer trimestre. También puedes experimentar otros cambios sensoriales durante este tiempo, incluidos los que afectan al sentido del olfato y del gusto. Se cree que los cambios hormonales causan una condición llamada disgeusia en algunas mujeres embarazadas.

La disgeusia se refiere a los cambios en el gusto. Específicamente, puede hacer que tu boca tenga un sabor :

  • metálico
  • salado
  • calcinado
  • rancio
  • amargo

Los estudios demuestran que la disgeusia suele ser peor al principio del embarazo y mejora hacia el final.

La disgeusia en sí misma no afecta directamente a los cambios en tus antojos o aversiones a la comida. Pero puede hacer que algunos alimentos sean amargos o desagradables. Este es el caso de los alimentos que dejan un regusto, como los elaborados con edulcorantes artificiales. El agua mineral también puede aumentar el sabor a metal en la boca.

¿Cómo Deshacerse del sabor metálico?

Desde el punto de vista médico, no hay ningún tratamiento que pueda eliminar el sabor metálico que se experimenta durante el embarazo. Sin embargo, hay medidas que se pueden tomar para minimizar los efectos de la disgeusia. Los cambios en la dieta que puedes hacer son los siguientes:

  • Tomar caramelos de menta sin azúcar o masticar chicles sin azúcar.
  • comer alimentos más fríos, como trozos de hielo y polos.
  • Comer galletas saladas para quitarte el sabor a metal.
  • comer alimentos picantes para adormecer los sabores extraños. (Ojo, el picante con mucha moderación si tienes problemas digestivos)
  • Comer alimentos y bebidas ácidas, como encurtidos y manzanas verdes.
  • Beber zumos de cítricos.
  • Alimentos en escabeche.

También puedes optar por cubiertos de plástico en lugar de metal. Mantenerte bien hidratada con la ingesta de líquidos también puede ayudar a prevenir la sequedad de boca.

La higiene bucal también puede contribuir en gran medida a mantener a raya los malos sabores (y a mantener sanas las encías y los dientes). Además del cepillado y el uso del hilo dental, puedes cepillar suavemente la lengua para deshacerte de los sabores metálicos persistentes.

Un enjuague bucal suave o un enjuague de agua salada también pueden ayudar.

Aunque la disgeusia puede ser un signo de un problema de salud subyacente en algunas personas, probablemente no es preocupante cuando está causada por el embarazo. El sabor metálico que experimentan muchas mujeres embarazadas no es perjudicial y no suele persistir durante todo el embarazo.

Como muchos otros síntomas del embarazo, la disgeusia acabará desapareciendo por sí sola.

Si no soportas el sabor metálico, habla con tu médico sobre cambios en la dieta y otros remedios. Esto es especialmente importante si el sabor es tan malo que te cuesta comer.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños