Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

anemia gestacion

La anemia se produce cuando disminuye la concentración de hemoglobina, situación que habitualmente también va acompañada de una disminución proporcional del número de glóbulos rojos.

Esto ocasiona un aporte insuficiente de oxígeno a los tejidos y las células de nuestro cuerpo, lo que puede causar síntomas más o menos graves. Existen varios tipos de anemia, pero durante el embarazo las más frecuentes son las debidas a falta de hierro ya que el bebé consume grandes cantidades de hierro necesarias para su crecimiento y maduración.

Para averiguar si existe anemia se realiza una analítica de sangre (hemograma), se cuentan los glóbulos rojos y la concentración de hemoglobina. Se consideran valores normales una hemoglobina en sangre > 12 grs/dl.

Tipos de anemia en el embarazo

  • Anemia fisiológica. Causada por el propio embarazo, al aumentar las necesidades de hierro y al bajar la concentración de hemoglobina. Por debajo de > 11 grs/dl se considera anemia.
  • Anemia ferropénica. Por falta de hierro
  • Anemia megaloblástica. Por falta de ácido fólico y vitamina B12
  • Otras anemias. talasemias, alteraciones genéticas de la hemoglobina, etc.

El aporte de hierro necesario para mujeres en condiciones normales debe ser de 2 mg diarios; a partir del tercer mes de embarazo, esta cantidad aumenta a 6 mg, y durante la lactancia el requerimiento será de 1 mg extra diario. Pocas mujeres tiene reservas de hierro suficientes antes de quedarse embarazadas (la menstruación favorece su déficit) por lo que en casi todos los casos suele ser necesario tomar suplementos de hierro desde el principio del embarazo para evitar que surja una inevitable anemia.

Síntomas de anemia:

  • Cansancio
  • Palidez
  • Taquicardia
  • Caída del pelo
  • Uñas quebradizas
  • Ansiedad
  • Mareos
  • Apatía
  • Dolor de cabeza

Una anemia severa no controlada durante el embarazo podría poner en peligro el correcto desarrollo del feto. Las anemias leves no suelen afectar al bebé, pero las más graves están relacionadas con Hipertensión, desprendimiento de placenta, partos prematuros, bajo peso al nacer o excesiva pérdida de sangre durante el parto.

Recomendaciones para evitar la anemia en el embarazo:

  • Alimentación equilibrada.
  • Alimentos con alto contenido en hierro y ácido fólico, como: carnes rojas, marisco, legumbres, dátiles, fresas, ciruelas, vegetales de hoja verde, huevos, frutas, panes integrales y cereales suplementados con hierro.
  • La vitamina c y los azúcares aumentan la absorción del hierro.
  • Antiácidos, sales de calcio y fósforo (leche y derivados) disminuyen su absorción, por lo que no deben mezclarse con alimentos ricos en hierro.
  • El café y el tabaco también disminuyen la absorción de hierro.
  • Los suplementos de hierro deben tomarse en ayunas o dos horas después de haber comido, acompañar con zumo de naranja para facilitar la absorción.
  • Muchas veces el hierro no sienta bien y puede ocasionar calambres, diarrea o estreñimiento. Existen diferentes tipos de hierro en el mercado, con diferente tolerancia digestiva, se puede ir cambiando hasta encontrar el que se tolere bien. Consultar con el médico cualquier duda y seguir todas sus indicaciones.