estrenimiento hemorroides almorranas embarazo

Mientras que muchas mujeres embarazadas no dudan en hablar del reflujo √°cido, las piernas hinchadas o el dolor de espalda provocado por el embarazo, pocas se atreven a hablar abiertamente de sus problemas de estre√Īimiento y hemorroides. Sin embargo, se dice que entre el 30 y el 40% de las mujeres embarazadas est√°n afectadas. ¬ŅC√≥mo se puede superar este problema? Hagamos un balance de la situaci√≥n.

El estre√Īimiento es bastante com√ļn durante el embarazo. No es grave y no tiene consecuencias sobre el embarazo, pero a menudo basta con revisar la dieta para volver a la normalidad.

Estre√Īimiento y embarazo: una dolencia com√ļn

El estre√Īimiento durante el embarazo no es sorprendente. De hecho, varios fen√≥menos contribuyen a ello:

Al principio, pero también durante los 9 meses de embarazo, la impregnación hormonal (progesterona) ralentiza los movimientos del intestino.

Al acercarse el t√©rmino, el √ļtero, que se ha vuelto imponente, dificulta el tr√°nsito.

A estos dos fenómenos fisiológicos se suma una disminución de la actividad física (que suele tener un efecto de "masaje" beneficioso para los intestinos).

Aunque el estre√Īimiento no supone un riesgo grave ni para la madre ni para el beb√©, puede ser muy embarazoso si se mantiene durante mucho tiempo. 

Estre√Īimiento y embarazo: ¬ŅQu√© comer?

Antes de recetar nada, cualquier buen médico te aconsejará, efectivamente, que revises tu dieta y que:

  • Elije las fibras blandas de las verduras y frutas frescas no irritantes que favorecen el tr√°nsito intestinal. Un consumo diario de 400 a 600 gramos de verduras precocinadas y de 300 a 400 gramos de verduras y frutas crudas cubrir√° la ingesta necesaria.
  • Bebas un vaso de agua fr√≠a por la ma√Īana al levantarte. El agua fr√≠a, al estimular la mucosa g√°strica, favorece el reflejo estomacal-col√≥nico, provocando una aceleraci√≥n del tr√°nsito col√≥nico.
  • Bebe mucho y entre comidas: al menos un litro y medio o dos al d√≠a (agua, caldos, zumo de fruta fresca, leche, infusiones...).
  • Elije el pan de salvado en vez de pan blanco.
  • Come suficiente fruta y verdura (espinacas, naranjas, manzanas, ciruelas pasas), as√≠ como alimentos ricos en fibra (pan integral, alimentos con almid√≥n (patatas), legumbres, verduras verdes, hortalizas crudas...).
  • Come al menos un plato de verduras con pan y varias frutas cada d√≠a.

El ejercicio f√≠sico reduce el riesgo de estre√Īimiento

Adem√°s de prevenir las n√°useas matutinas durante el primer trimestre del embarazo, mantenerse activa tambi√©n es beneficioso contra el estre√Īimiento. De hecho, si puedes, practica una actividad muscular regular (caminar, nadar, gimnasia suave...).

Adem√°s, es importante defecar en cuanto se sienta la necesidad, sin resistirse nunca a las ganas.

Estre√Īimiento y embarazo: ¬ŅCu√°ndo consultar?

Si, despu√©s de varios d√≠as, estas medidas resultan ineficaces o en caso de dolor, es posible que el m√©dico deba recetarte alg√ļn medicamento: laxantes suaves que no irriten el intestino, muc√≠lagos para mejorar la hidrataci√≥n de las heces, lactulosa y lactitol que se toleran bien... En los casos de estre√Īimiento pertinaz (es decir, prolongado e inusual), los supositorios a base de glicerina o las micro-l√°minas son los m√°s eficaces, pero no pueden utilizarse a largo plazo.

Las hemorroides, una enfermedad dolorosa

En las mujeres embarazadas, el riesgo de estas dilataciones de las venas, situadas dentro o alrededor del ano, es a√ļn mayor. De hecho, en contra de una idea muy extendida, las hemorroides no son venas, sino que se refieren al tejido del canal anal. As√≠ que todos tenemos "hemorroides". S√≥lo se manifiestan de forma dolorosa en el caso de las trombosis hemorroidales, secundarias a la rotura de una vena superficial del plexo hemorroidal, lo que provoca la formaci√≥n de un hematoma a tensi√≥n.

lista de nacimiento bebe

En las mujeres embarazadas es una patolog√≠a frecuente, sobre todo a partir del sexto mes de embarazo y durante el parto. El √ļtero, cada vez m√°s grande, comprime las venas del interior del vientre, lo que altera la circulaci√≥n sangu√≠nea, provocando sobre todo una sensaci√≥n de pesadez en las piernas, incluso varices y hemorroides.

Se manifiestan con picores, irritación, sangrado durante o después de la defecación...

Estre√Īimiento: la principal causa de las hemorroides en el embarazo

El estre√Īimiento, que se caracteriza por una ralentizaci√≥n del movimiento intestinal, asociada a la deshidrataci√≥n de las heces, es un fen√≥meno com√ļn en las mujeres embarazadas. La causa es la progesterona, una hormona producida en grandes cantidades durante el embarazo que "duerme los m√ļsculos del intestino". Es el √ļnico factor conocido que favorece la aparici√≥n de la trombosis hemorroidal. El estre√Īimiento tambi√©n es responsable de otra causa com√ļn de dolor por estre√Īimiento en las mujeres embarazadas: la fisura anal.

Hemorroides, ¬ŅAfectan al beb√©?

Las afecciones hemorroidales no suponen ning√ļn riesgo para tu salud ni para la del beb√©. Sin embargo, las hemorroides pueden ser muy dolorosas en caso de trombosis, o provocar una hemorragia indolora al evacuar las heces. Por lo tanto, no dudes en hablar con tu m√©dico en cuanto experimentes dificultades anales para establecer r√°pidamente el diagn√≥stico y comenzar el tratamiento.

Aunque sea muy √≠ntimo, no debemos dejar que esta preocupaci√≥n por la salud se convierta en un tab√ļ. El examen en s√≠ mismo no es en absoluto doloroso y no es m√°s desagradable que un examen ginecol√≥gico: se realiza a cuatro patas en la mesa de examen, la parte superior del cuerpo apoyada en los antebrazos; el profesional realiza observaciones cl√≠nicas bajo el esp√©culo, un instrumento dise√Īado para extender los bordes de ciertos orificios del cuerpo humano (esp√©culo anal, rectal, vaginal).

Hemorroides y embarazo: tratamientos médicos eficaces y adaptados

Durante el embarazo, el tratamiento es sobre todo local, con pomadas que reducen el dolor y la inflamación.

En función del diagnóstico, el médico prescribirá un tratamiento a base de corticoides (pomada o espuma) que se aplicará localmente. Por otra parte, los antiinflamatorios no esteroideos están contraindicados en las mujeres embarazadas y los venotónicos se consideran innecesarios, por lo que no se indican. Si el tratamiento médico fracasa, la cirugía es posible entre el tercer y el sexto mes de embarazo, más allá del cual existe el riesgo de parto prematuro.

Para limitar el dolor: Para tu higiene íntima, elije los productos sin jabón en vez de soluciones antisépticas, que son demasiado irritantes.

Embarazo: Consejos para prevenir las hemorroides

La prevenci√≥n sigue siendo la palabra clave, especialmente para las mujeres que ya experimentaban este inconveniente antes de su embarazo. Como medida preventiva, no te obligues a empujar si est√°s estre√Īida. Adem√°s, adopta la posici√≥n correcta en el inodoro: coloca un peque√Īo banco bajo los pies para elevar las caderas, incl√≠nate hacia delante sin estar comprimida y mete el est√≥mago al exhalar. Esto aumenta la presi√≥n abdominal hacia abajo y hacia delante y facilita la evacuaci√≥n de las heces. Se evita, en la medida de lo posible, estar de pie durante mucho tiempo.

Unas sencillas medidas higi√©nicas y diet√©ticas tambi√©n ayudan a combatir el estre√Īimiento, un factor que favorece las patolog√≠as hemorroidales. Por ello, se recomienda beber al menos dos litros de l√≠quido al d√≠a y consumir alimentos ricos en fibra, como verduras, frutas y cereales. 

Toma aguas minerales ricas en magnesio, que aceleran el tránsito. Para evitar el dolor, debes evitar los platos picantes, los alimentos con cafeína y los alimentos grasos. Evita el arroz y las zanahorias cocidas.

Por √ļltimo, el ejercicio f√≠sico (nadar, caminar...) puede realizarse con regularidad, salvo que est√© contraindicado por el m√©dico.

Afortunadamente, estas molestias volverán a la normalidad unos meses después del nacimiento de tu bebé.

También te interesa leer:

*** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!