Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

embarazo y salud mental

El embarazo y la salud mental

Descubrir que estás embarazada puede ser un momento muy emocionante. Pero también puede hacerte sentir incómoda, mal y preocupada, y cuestionarte si serás capaz de criar a un bebé. Y muchas veces estás emociones no se detienen cuando llega el bebé. A algunas madres les resulta fácil adaptarse a la vida con un nuevo bebé, pero a otras no.

El embarazo y la nueva maternidad están llenos de emociones, algunas buenas y otras no tan buenas. Solo recuerda que siempre podrás pedir y encontrar ayuda.

Embarazo, cambios y salud mental

El embarazo cambia el cuerpo de muchas maneras. Las náuseas matutinas, el dolor de espalda, el dolor de cabeza, los calambres en las piernas, venas varicosas, picazón, estreñimiento, hemorroides, indigestión y flujo vaginal son algunas de las realidades del embarazo. Y no es sorprendente que puedan afectar cómo se siente al estar embarazada.

Para algunas personas, existe la preocupación de lo que les espera. Tal vez no planeaste tu embarazo. Tal vez te preocupa cómo la llegada de un bebé afectará a tu relación o tu trabajo. O tal vez te preocupa el parto.

Estas son preocupaciones comunes y puedes sentir algunas o todas durante el embarazo. Pero si estos sentimientos de tristeza, preocupación o ansiedad comienzan a afectar tu vida, puede ser algo más grave, como depresión o ansiedad perinatal. Hasta una de cada diez mujeres experimenta depresión durante el embarazo.

Si tienes una afección de salud mental preexistente o pasada, y estás embarazada, la buena noticia es que, con apoyo y tratamiento, es probable que tengas un embarazo y un bebé saludables. Lo más importante es hablar sobre esto. Habla con el equipo médico que lleva tu embarazo sobre tu condición de salud mental. Y de la misma manera comunica a tu especialista en salud mental que estás embarazada. Juntos, pueden ayudarte a controlar el embarazo y salud mental.

Salud mental después del parto

Tener un bebé es un momento muy emotivo. Puedes estar dolorida después del parto, no dormir lo suficiente, sentirse abrumada por el bebé y sentirte preocupada por ser una buena madre. Ser madre es un trabajo muy duro. Es posible que tengas expectativas poco realistas de la nueva maternidad. Y puede que te resulte difícil no tener mucho tiempo para ti.

Es posible que hayas oído hablar de la tristeza después del parto. Hasta el 80 por ciento de las mujeres se sienten llorosas, irritables, demasiado sensibles, de mal humor o abrumadas después del parto (a menudo entre el día tres y el día 10 después del nacimiento).

A menudo, los cambios en los niveles hormonales son los culpables y estos sentimientos generalmente pasan en unos pocos días. Por lo general, no se necesita ningún tratamiento, solo apoyo y comprensión. Pero si estos síntomas continúan más allá de los primeros días, puede ser un signo de algo más grave, como depresión o ansiedad.

La depresión postnatal puede ocurrir entre un mes y hasta un año después de que una mujer da a luz a un bebé. La depresión postnatal es una afección de salud mental común, que afecta a muchas mujeres.

No solo las nuevas mamás o futuras mamás pueden sentirse ansiosas y aprensivas. Darle la bienvenida a un nuevo miembro de la familia también puede ser un momento complicado para padres y parejas, que pueden preocuparse por ser una buena pareja y padre, cómo un bebé afectará su estilo de vida o cómo lidiarán con las responsabilidades adicionales.

Síntomas de depresión perinatal y ansiedad

Si te preocupa cómo se sienten tú o tu pareja, aquí hay algunos signos y síntomas a tener en cuenta:

  • Ataques de pánico: corazón acelerado, palpitaciones, falta de aliento, temblores o sentirse físicamente "desconectado" del entorno.
  • Preocupación persistente y generalizada, a menudo centrada en problemas de salud.
  • Comportamiento obsesivo compulsivo.
  • Cambios bruscos de humor.
  • Sentirse triste, deprimido o llorar sin razón obvia.
  • Tener poco o ningún interés en cosas que traen alegría (como pasar tiempo con amigos, hacer ejercicio, comer o estar con su pareja).
  • Estar nervioso o nervioso.
  • Sentirse cansado todo el tiempo.
  • No poder dormir.
  • Perder interés en las relaciones íntimas.
  • Miedo a estar sola con el bebé.
  • Pensamientos intrusivos de lastimarte a ti misma o al bebé.
  • Dificultad para concentrarse o recordar cosas
  • Participar en conductas de riesgo (como el uso de sustancias).
  • Los hombres pueden ser más propensos a experimentar síntomas como frustración o irritabilidad, mayor enojo y conflicto con otros, o mayor consumo de alcohol y sustancias.

***Si estos síntomas duran más de dos semanas, es hora de buscar ayuda. Cuanto antes veas a alguien, más rápido comenzarás a sentirte mejor. Consulta inmediatamente con tu equipo de atención médica.

No olvides cuidarte durante el embarazo

La buena salud y el bienestar pueden ayudar a prevenir y reducir la depresión y la ansiedad leves.

  • Comer bien.
  • Deja de beber y fumar. Si tienes problemas para dejarlo, habla con tu médico.
  • Encuentra algo de tiempo cada semana para hacer algo que disfrutes. Esto mejorará tu estado de ánimo y te ayudará a relajarte.
  • Deja que familiares y amigos te ayuden con las tareas domésticas y las compras. Di sí a las ofertas de ayuda.
  • Ejercicio. Incluso una caminata suave al aire libre cada día o dos marcará la diferencia.
  • Duerme regularmente.
  • Sobre todo, sé amable contigo mismo. Lo más importante que puede hacer es cuidar de ti y del bebé.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.