Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

vomitos hiperemesis

Las náuseas y los vómitos son comunes en el embarazo, especialmente en el primer trimestre. Algunas mujeres embarazadas experimentan náuseas y vómitos excesivos. Esta condición se conoce como "hiperemesis gravídica" y a menudo necesita tratamiento hospitalario.

La hiperemesis gravídica no es común, pero puede ser grave. Es mucho peor que las náuseas matutinas. Si estás enferma todo el tiempo y no puedes mantener los alimentos en el estómago, informa a la matrona o médico lo antes posible.

Síntomas de hiperemesis gravídica

Los síntomas generalmente comienzan entre las 5 y 10 semanas de embarazo y desaparecen a las 20 semanas. Los signos de este trastorno incluyen:

Náuseas y vómitos prolongados y severos

  • Deshidratación
  • Cetosis: una afección grave causada por un aumento de cetonas en la sangre y la orina (las cetonas son sustancias químicas ácidas que se producen cuando el cuerpo descompone la grasa en lugar de glucosa para obtener energía)
  • Pérdida de peso
  • Presión arterial baja (hipotensión) al levantarse.

Las náuseas y los vómitos suelen ser tan graves que puede causar deshidratación y pérdida de peso. La deshidratación ocurre cuando no tienes suficientes líquidos en tu cuerpo.

Tratamiento de la hiperemesis gravídica

La hiperémesis gravídica, si es grave, puede necesitar tratamiento especializado, y es posible que debas ingresar en el hospital para que los médicos puedan evaluar tu estado y darte el tratamiento adecuado. Esto puede incluir líquidos por vía intravenosa administrados mediante un goteo para tratar la cetosis y el tratamiento para detener el vómito.

La hiperemesis gravídica es muy desagradable para la mujer embarazada, pero la buena noticia es que es poco probable que dañe al bebé. Sin embargo, si hace que pierdas peso durante el embarazo, existe un mayor riesgo de que el bebé nazca más pequeño de lo esperado.

Coágulos de sangre e hiperemesis gravídica

Debido a que los vómitos severos pueden causar deshidratación, también hay un mayor riesgo de trombosis venosa profunda (un coágulo de sangre).