señales de que se acerca el momento del parto

Si vas demasiado pronto, tendrás que volver a casa. Si lo haces demasiado tarde, no te podrán poner la epidural. Entonces, ¿Cómo saber cual es el momento perfecto para ir al centro hospitalario el día del parto?

La duración del parto varía de un embarazo a otro

En primer lugar, debes saber que la duración del parto varía si estás esperando tu primer, segundo o tercer hijo: el primer parto es siempre el más largo y entre las primeras contracciones y la dilatación completa suelen pasar varias horas.

Las contracciones del parto son más dolorosas

señales síntomas parto

Ya has tenido contracciones durante el embarazo, pero las contracciones del parto son mucho más dolorosas: No tendrás problemas para reconocerlas. La partida hacia el hospital dependerá de la regularidad, frecuencia e intensidad de las contracciones. Al principio del parto, son de baja intensidad, irregulares y de corta duración. Anota el ritmo y espera: para el nacimiento de un primer bebé, el momento de ir al hospital es cuando las contracciones son regulares, cada 10 minutos y duran al menos un minuto. Para un segundo parto o más, sal en cuanto las contracciones sean regulares y bien espaciadas, independientemente del intervalo.

Ve a la sala de maternidad tan pronto como rompas aguas

Normalmente, la bolsa de aguas se romperá durante el parto, cuando ya estás en la sala de maternidad. Pero puede suceder en casa. No esperes perder un litro de líquido amniótico de una sola vez: es el equivalente a un vaso de agua que se escapa varias veces. Dicho esto, incluso si la pérdida parece mínima, en caso de que entres en trabajo de parto, detén toda actividad y ve a la sala de maternidad inmediatamente. Todo debería ir bien, pero cuando la bolsa de agua se rompe, puede haber riesgo de complicaciones.

¿Cómo saber si ya estás de parto?

¿Elegir o no la epidural?

Independientemente de que hayas optado o no por la epidural, la consulta con un anestesista es obligatoria antes de dar a luz. Esta cita sirve para evitar cualquier complicación durante el parto. En particular, el médico comprobará si hay alguna contraindicación para la anestesia. Durante las consultas prenatales, debes comunicar a tu médico tu intención de dar a luz con la epidural. Sin embargo, incluso aquellas que no hayan expresado su deseo de dar a luz con la epidural pueden cambiar de opinión repentinamente el día del parto sin ningún problema. La epidural es posible hasta 6 o 7 cm de dilatación cervical. Más allá de eso, es demasiado tarde, ya que la anestesia puede no tener tiempo de hacer efecto. Más información: Parto Natural vs. Epidural: Lo que debes saber

No se sabe con seguridad qué desencadena el parto, y es imposible de predecir cuál será el momento exacto.

El cuerpo femenino comienza su preparación al parto un mes antes. Durante ese tiempo lleva a cabo un minucioso entrenamiento. A medida que la fecha de parto se aproxima la mujer embarazada comienza a percibir leves síntomas (algunas mujeres los sienten muy intensamente y otras menos):

Los síntomas y señales del parto

  • Encajamiento: sucede unas semanas antes del parto, el bebé desciende por lo que será el canal del parto. Disminuye la presión del estómago y los pulmones, se respira en consecuencia mejor, incluso disminuye la acidez estomacal. A cambio se empieza a sentir una presión en la pelvis que conlleva, a veces, pinchazos fuertes en la zona del pubis. Más información: ¿Cómo saber si el bebé está encajado? - Parto
  • Aumento de las contracciones de Braxton Hicks. En el último trimestre es normal sentir estas contracciones siempre que sean esporádicas y no duraderas. Aunque si éstas aumentan en intensidad y duración pueden darnos la señal de que nos encontramos en el preparto. Esta fase se caracteriza por la maduración del cuello del útero, lo cual es la antesala del parto. Son dolores muy similares a los de una menstruación, dolor de ovarios, de riñones, pero mucho más intensos. Si las contracciones se dan por episodios de 10-20 minutos podemos pensar en que la mujer ya está de parto. Pero recordemos que las contracciones deben aumentar en duración, intensidad y frecuencia. Si no es así y además no hay dilatación, se tratará de una falsa alarma. Más información: contracciones de Braxton Hicks
  • Maduracióndel cuello del útero. Las contracciones de Braxton Hicks tienen como misión ablandar y borrar poco a poco el cuello del útero. Es normal que a pocas semanas de dar a luz el cuello del útero esté dilatado algún centímetro. Esto no garantiza un parto inminente. Más información: Fases de dilatación del cuello uterino: Etapas del parto
  • Expulsión del tapón mucoso: Muchas mujeres días antes del momento del parto expulsan un flujo espeso, sanguinoliento que se denomina tapón mucoso. Este tapón es el sellado del útero y cuando la fecha de parto es cercana se elimina. A veces el tapón se elimina de golpe, y otras se hace poco a poco a modo de flujo vaginal abundante. Puede ir incluso teñido de sangre o restos marrones, pero no es alarmante. En caso de sangrado muy rojizo, o bien abundante, o continuo hay que acudir al ginecólogo para descartar cualquier complicación. Más información: Tapón mucoso
  • Rotura de bolsa de líquido amniótico: lo que se conoce popularmente como “romper aguas”. Si notamos que la bolsa de líquido se ha roto debemos acudir al hospital inmediatamente tanto si notamos una leve pérdida como si sale mucha cantidad de líquido. Más información: Parto - ¿Qué sucede cuando se rompe aguas? y Tiempo desde que se rompe aguas hasta el parto

En resumen

Según lo dicho hasta el momento, si las contracciones se dan cada 10 minutos, y éstas cada vez son más intensas y frecuentes, y además el intervalo de minutos entre ellas se va poco a poco acortando, lo más probable es que haya llegado el momento. Si has expulsado el tapón mucoso o si sientes que pierdes líquido o has roto aguas, son síntomas inequívocos para irse rápidamente al hospital.

🔆 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!