Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Sangrado, loquios, manchado, parto

¿Es normal tener coágulos de sangre después de tener un bebé?

En las seis semanas posteriores al parto, el cuerpo se está recuperando. Puedes esperar algo de sangrado, conocido como loquios o coágulos de sangre. Un coágulo de sangre es una masa de sangre que se une y forma una sustancia gelatinosa.

La fuente de sangre más común después del parto es el desprendimiento del revestimiento uterino. Si tuviste un parto vaginal, otra causa puede ser tejidos dañados en el canal de parto.

La sangre que no pasa inmediatamente a través de la vagina y no sale del cuerpo puede formar coágulos. A veces, estos coágulos pueden ser especialmente grandes inmediatamente después de dar a luz.

Si bien los coágulos de sangre son normales después del embarazo, demasiados o muy grandes pueden ser motivo de preocupación. Esto es lo que necesitas saber sobre los coágulos de sangre después del parto.

Síntomas normales de sangrado después del nacimiento

Los coágulos de sangre a menudo parecen gelatina. También pueden contener moco o tejido, y pueden ser tan grandes como una pelota de golf.

La cantidad de coágulos de sangre y sangrado que se experimenta después del nacimiento debe cambiar a medida que pasan las semanas. Como regla general, puedes esperar un poco de sangrado y secreción hasta seis semanas después del parto.

Las primeras 24 horas

El sangrado suele ser el más intenso en este momento, y la sangre será de color rojo brillante.

Puedes sangrar lo suficiente como para remojar una compresa por hora. También puedes pasar uno o dos coágulos tan grandes como un tomate, o numerosos coágulos pequeños, que pueden ser del tamaño de una uva.

2 a 6 días después del parto

La pérdida de sangre debería disminuir. La sangre será de color marrón oscuro o rojo rosado. Esto indica que la sangre ya no es el resultado de un sangrado continuo. Aún puedes continuar pasando algunos coágulos pequeños. Estarán más cerca del tamaño de un borrador de lápiz.

7 a 10 días después del nacimiento

La secreción sanguinolenta puede ser de color rojo rosado o marrón claro. El sangrado será más ligero que los primeros seis días del período. En este punto, no deberías remojar una compresa regularmente.

11 a 14 días después del nacimiento

Cualquier manchado generalmente será de color más claro. En algún momento podría haber una descarga teñida de rojo. La cantidad de sangrado debe ser menor que durante los primeros 10 días después del nacimiento.

3 a 4 semanas después del parto

La pérdida de sangre debe ser mínima en este momento. Sin embargo, es posible que tengas una secreción de color crema que podría estar veteada de sangre marrón o roja clara. A veces, el sangrado se detendrá por completo durante estas semanas. También puedes tener el período nuevamente.

5 a 6 semanas después del nacimiento

El sangrado posparto generalmente se detendrá en las semanas cinco y seis. Sin embargo, es posible que ocasionalmente tengas manchas de sangre de color marrón, rojo o amarillo.

Durante las semanas posteriores al parto, las mujeres a menudo notan más sangrado en ciertos momentos, que incluyen:

  • Por la mañana.
  • Después de amamantar.
  • Después de hacer ejercicio, si el médico lo autorizó.

¿Cuándo debo llamar a mi médico?

Si bien puedes esperar cierto grado de coágulos después del parto, también se puede experimentar síntomas que requieren consultar con el médico.

Los siguientes síntomas pueden ser un signo de infección o sangrado excesivo:

  • Sangre roja brillante después del tercer día del parto.
  • Dificultad para respirar.
  • Fiebre superior a 38ºC.
  • Flujo vaginal maloliente.
  • Separación de puntos en el perineo o el abdomen.
  • Dolores de cabeza severos.
  • Pérdida de consciencia.
  • Remojar más de una compresa sanitaria por hora con sangre.
  • Pasar coágulos muy grandes (del tamaño de una pelota de golf o más grandes) más de 24 horas después de dar a luz.

Otros riesgos de coagulación después del nacimiento

Las mujeres que han dado a luz recientemente también tienen un mayor riesgo de coágulos sanguíneos en sus arterias. Estos coágulos sistémicos pueden afectar el flujo sanguíneo y provocar afecciones como:

  • Infarto de miocardio.
  • Taquicardias.
  • Embolia pulmonar.
  • La trombosis venosa profunda.
  • Los síntomas de un coágulo sanguíneo sistémico en el período posparto incluyen:
  • Dolor o presión en el pecho.
  • Pérdida del equilibrio.
  • Dolor o entumecimiento solo en un lado.
  • Pérdida repentina de fuerza en un lado del cuerpo.
  • Dolor de cabeza repentino y severo.
  • Hinchazón o dolor en una sola pierna.
  • Dificultad para respirar.

Cada uno de estos síntomas puede indicar una posible emergencia médica. Si experimentas alguno de estos síntomas después del parto, busca atención médica inmediata.

Tratamiento de coágulos de sangre después del nacimiento

Si experimentas sangrado o coagulación excesiva o prolongada, es probable que el médico te realice una ecografía para detectar fragmentos de placenta retenida.

La placenta debe ser "extraída" después del nacimiento del bebé. Sin embargo, si queda una pieza muy pequeña, el útero no puede apretarse adecuadamente y volver a su tamaño anterior al embarazo. Como resultado, el sangrado continuará.

Una operación para la placenta retenida se conoce como legrado. Este procedimiento implica el uso de un instrumento especial para extraer cualquier tejido retenido del útero.

En el caso de tener un corte en el útero que no se está curando para solucionarlo es muy probable que se proceda con una operación.

Otra causa de sangrado uterino continuo después del parto es la atonía uterina, o el útero no se contrae y aprieta en los vasos sanguíneos que anteriormente estaban unidos a la placenta. Este sangrado puede acumularse y convertirse en coágulos de sangre.

Para tratar la atonía uterina con coágulos de sangre, el médico debe eliminarlos. También pueden recetar ciertos medicamentos para hacer que el útero se contraiga y reduzca el sangrado.

¿Cómo puedo reducir los coágulos de sangre después del nacimiento?

Los coágulos de sangre pueden ser una parte normal del período posparto. Si crees que algo va mal consulta con el médico.

Si bien no puede evitar el sangrado y los coágulos de sangre después del nacimiento, hay algunos pasos que puede seguir para reducir el sangrado.

Consejos para reducir los coágulos de sangre después del nacimiento:

  • Bebe mucha agua y toma un ablandador de heces para facilitar el paso de las heces. Esto puede reducir los riesgos de que se abra cualquier punto o provocar desgarro.
  • Sigue las recomendaciones del médico para la actividad posparto. Demasiada actividad podría provocar sangrado y afectar la curación.
  • Eleva las piernas cuando esté sentada o acostada.
  • Lávate las manos con frecuencia y evita tocarte los puntos para evitar el sangrado y reducir los riesgos de infección.

*** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.