Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

cuidados episotomia

Después de un  parto con episiotomía se requieren unos cuidados básicos de la herida y del periné para una correcta y completa recuperación.

En primer lugar aclarar que tanto si se trata de episiotomía como de desgarro, los cuidados serán los mismos.

Es importante que ayudándonos de un espejo observemos el aspecto de la herida, de ese modo ante cualquier cambio o contratiempo podremos actuar rápidamente.

Se debe lavar la herida a diario, con cuidado y con un jabón normal, no es necesario aplicar ningún producto específico a menos que así nos lo haya indicado el médico o matrona. Secar con cuidado y dejar airear los puntos unos minutos pues esto favorece su secado. No utilizar secadores pues resecan la herida y dejan los puntos tirantes. Con dejarlos al aire unos minutos es suficiente y más higiénico.

Una vez que la herida esté cerrada se puede aplicar aceite de rosa mosqueta pues, por sus propiedades, favorece una rápida cicatrización.

Utilizar siempre ropa interior de algodón. Descartar otros tejidos o prendas ajustadas, tangas, mallas. Intentar que la ropa sea lo más cómoda posible y que no apriete la zona genital.

A la hora de sentarse, no utilizar flotadores pues los puntos podrían abrirse. Para evitar molestias o dolor, a la hora de sentarnos elegir una superficie dura, contraer los glúteos y sentarse de ese modo con la espalda bien recta. Con esta postura se evita el roce en la herida.

Una vez que los puntos hayan caído y la herida esté cicatrizada, es conveniente seguir utilizando aceite de rosa mosqueta pues ayudará a la completa cicatrización de los tejidos.

Es entonces cuando podemos ocuparnos del periné. Ya durante el embarazo esta zona debe ser trabajada para fortalecer los músculos del suelo pélvico. Es importante por diversos motivos:

  • Prevenir la incontinencia urinaria.
  • Se incrementa la circulación sanguínea en la zona rectal, de este modo se evita la aparición de hemorroides.
  • Volver a tus actividades normales después del parto sin temor a la incontinencia que se produce al reir, toser, estornudar, saltar, correr.
  • Favorecer la recuperación sexual tras el parto.

Los ejercicios de Kegel son una buena manera de trabajar la zona antes, durante y después del embarazo.

También se puede reforzar el periné con ayuda de conos vaginales o incluso de bolas chinas.

Lo importante es que no olvidemos los músculos del suelo pélvico ya que tras un parto éstos pueden quedar afectados.