Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

epidural ventajas

La anestesia epidural se aplica hoy en día en un elevado porcentaje de partos vaginales.

Es una técnica elegida por la parturienta, una opción que permite disfrutar a la futura madre de un parto sin dolor. Se deben conocer sus ventajas e inconvenientes..

Se administra mediante una punción entre la segunda y tercera vértebra lumbar, o bien entre la tercera y la cuarta. La dosis adecuada es la que permite que la madre sienta las contracciones pero alivia los dolores. De este modo la mujer podrá vivir el parto y colaborar en él. Si se aplica una dosis elevada ni podrá participar en el parto, ni tan siquiera mover o sentir las piernas. No es fácil conseguir una dosis justa.

La anestesia se debe poner cuando la dilatación ha alcanzado entre 3 o 4 centímetros. Aunque se tomará en cuenta la intensidad de las contracciones, duración de la dilatación, entre otros factores. Si la mujer ha superado los 8 centímetros de dilatación no será viable su aplicación ya que la anestesia requiere entre 10 y 20 minutos para hacer efecto, y llegados a ese punto de dilatación no sería efectiva.

Ventajas:

  • Mayor relajación pues al no haber dolor la mujer no experimenta tanta ansiedad y miedo. Y estando más relajada llega más suministro de oxígeno al bebé a través de la placenta.
  • La mujer está totalmente despierta sin adormecimientos que producen otros fármacos o calmantes, pero sin dolor.
  • Mayor bienestar psicológico y físico, sobre todo en partos largos o de muchas horas.
  • En caso de mujeres con enfermedades pulmonares o cardíacas es muy beneficiosa, pues reduce el trabajo de los pulmones durante el parto.
  • Beneficia también a las mujeres diabéticas pues al reducir la actividad muscular de las piernas controlan mejor la necesidad de insulina y glucosa.

Inconvenientes:

  • Riesgo de bajada rápida de tensión. Esto afecta al feto ya que deja de llegar sangre a la placenta. Para que esto no suceda, hay que suministrar suero continuamente, para que esté hidratada.
  • También pueden darse mareos y naúseas, que mejoran si la mujer se tumba de lado durante el trabajo de parto.
  • Se enlentece el período de dilatación.
  • Pérdida de la capacidad de pujo. Esto aumenta la posibilidad de un parto instrumental (utilizando fórceps, ventosas, etc), o incluso de cesárea.
  • Posibles jaquecas después del parto que pueden durar varias horas.
  • Los riesgos para el bebé son mínimos, pero hay posibilidad de sufrimiento fetal producido por la bajada de la tensión de la madre.