primeras horas madre

Las primeras 24 horas después del nacimiento

Si estás embarazada de tu primer bebé, tal vez te preguntes qué cambios pueden ocurrir en tu cuerpo durante las primeras 24 horas después de dar a luz. En este artículo te explicamos qué esperar después de un parto vaginal normal en el hospital.

¿Qué sucede en la sala de partos inmediatamente después de dar a luz?

En el momento del nacimiento, te pondrán al bebé sobre el pecho para poder disfrutar de todos los beneficios del contacto piel con piel. La matrona o médico inspeccionará tu perineo y la pared vaginal para ver si necesitas puntos de sutura.

Se controlará el pulso y presiĂłn arterial, si hay pĂ©rdida de sangre vaginal y la firmeza de la parte superior del Ăştero.

Enseguida podrás ofrecerle el pecho al bebé. Aquí puedes leer información sobre ¿Cuándo debo comenzar con la lactancia materna?

Si estás en el Ăşltimo trimestre tambiĂ©n puede interesarte leer: Parto - ÂżQuĂ© hay que llevar al hospital? y Algunas señales que indican que el Parto está cerca

¿Cuánto tiempo estaré en la sala de parto después de dar a luz a mi bebé?

Después de un parto vaginal normal, probablemente permanecerás en la sala de parto con tu bebé durante aproximadamente 2 horas.

¿Qué debería esperar físicamente en las primeras 24 horas después del nacimiento?

Los sentimientos y emociones después del nacimiento varían según cada mujer. Puedes sentirte eufórica, agotada física y emocionalmente o todos a la vez. Esto es normal.

Probablemente sangrarás por la vagina; el sangrado se conoce como "loquios". Durante las primeras 24 horas, los loquios son similares a un período muy intenso y es posible que también expulses algunos coágulos de sangre. Puedes seguir teniendo algunas perdidas de sangre de 4 a 6 semanas.

Algunas mujeres tienen dolores después del parto a medida que el útero comienza a contraerse a su tamaño anterior al embarazo. Los dolores después del parto pueden sentirse como dolores de parto o dolor de período de leve a moderado. Si ya has tenido otros embarazos, probablemente los dolores serán más fuertes que en los partos anteriores. La aplicación de calor tibio en la espalda o barriga puede ayudar. Consulta con tu médico si crees que necesitas que te receten algo para aliviar el dolor.

El perineo puede estar hinchado en las primeras 24 horas después de dar a luz. Algunas recomendaciones para aliviarlo:

  • Descansar, y acostarse puede ayudar a reducir el dolor y la hinchazĂłn.
  • Hielo: aplica una bolsa de hielo durante 20 minutos cada 2/4 horas para reducir la hinchazĂłn.
  • CompresiĂłn: usa ropa interior ajustada y 2 a 3 almohadillas de maternidad para soporte adicional.
  • Inicia los ejercicios del suelo pĂ©lvico tan pronto como puedas, consulta con la matrona.

Si sientes dolor en el perineo, consulta con el médico o matrona. Si tienes puntos en el perineo, se disolverán en 1 o 2 semanas. Lava la zona con normalidad en la ducha y seca suavemente. Come mucha fibra y bebe mucha agua para que tus heces sean suaves. Evita hacer fuerza en el inodoro. Pide laxantes si tienes estreñimiento.

Los senos producirán calostro para alimentar al bebĂ©. Normalmente se produce una pequeña cantidad. Recuerde que la barriga del bebĂ© es del tamaño de una canica. â‡’ ÂżQuĂ© hago si no produzco suficiente leche despuĂ©s del parto?

Si tienes un parto vaginal en un par de días te darán el alta. Si tienes una cesárea, la experiencia será diferente y permanecerás en el hospital un poco más de tiempo.

🔆 TambiĂ©n te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artĂ­culo!