Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Trabajo de parto, fases

El trabajo de parto se divide en tres etapas. La primera etapa es la dilatación del cuello uterino, la segunda etapa es el nacimiento del bebé y la tercera etapa es el parto de la placenta. Para las madres primerizas, el trabajo de parto toma alrededor de 12 a 14 horas. Las mujeres que han tenido un parto antes pueden esperar unas siete horas de trabajo de parto.

Reconocer el inicio del parto

Las contracciones de Braxton-Hicks a veces se confunden con el parto. Estas contracciones "falsas" generalmente comienzan a la mitad del embarazo y continúan hasta el final. Es posible que estas contracciones se endurezcan visiblemente y levanten el vientre embarazado.

No se sabe qué desencadena el inicio del trabajo de parto, pero se cree que está influenciado por la hormona oxitocina, que es responsable de causar contracciones uterinas.

Síntomas de parto

Algunos de los signos y síntomas del parto pueden incluir:

  • Calambres parecidos a períodos.
  • Dolor de espalda.
  • Diarrea.
  • Una pequeña descarga manchada de sangre a medida que el cuello uterino se adelgaza y el tapón de moco se elimina.
  • Romper aguas - Pérdida de agua cuando las membranas se rompen
  • Contracciones

La primera etapa del parto

La primera etapa del parto implica el adelgazamiento del cuello uterino y su dilatación a unos 10 cm. La primera etapa se compone de tres fases diferentes:

  • La fase latente: en general, esta etapa es la parte más larga y menos dolorosa del trabajo de parto. El cuello uterino se adelgaza y se dilata de cero a tres centímetros. Esto puede ocurrir durante semanas, días u horas y estar acompañado de contracciones leves. Las contracciones pueden estar espaciadas de manera regular o irregular, o puede que no las notes en absoluto.
  • La fase activa: la siguiente fase está marcada por contracciones fuertes y dolorosas que tienden a ocurrir con una separación de tres o cuatro minutos y duran de 30 a 60 segundos. El cuello uterino se dilata de tres centímetros a siete u ocho centímetros.
  • La fase de transición: durante la transición, el cuello uterino se dilata de ocho centímetros a 10 centímetros (es decir, completamente dilatado). Estas contracciones pueden volverse más intensas, dolorosas y frecuentes. Puede parecer que las contracciones ya no están separadas, sino que se topan entre sí. No es inusual sentirse fuera de control e incluso una fuerte necesidad de ir al baño cuando la cabeza del bebé se mueve por el canal de parto y empuja contra el recto.

Durante la primera etapa del trabajo de parto, es importante monitorear y registrar cuidadosamente tu bienestar y el del bebé, y el progreso del trabajo de parto. Esto es para asegurar que todo progresa normalmente y que cualquier problema sea reconocido y tratado a tiempo.

La segunda etapa del parto

La segunda etapa del parto es desde que el cuello uterino está completamente dilatado hasta el momento en que nace el bebé. Las contracciones durante este tiempo son regulares y separadas. A medida que cada contracción llega a su punto máximo, puedes sentir la necesidad de presionar y empujar. La sensación de que el bebé se mueve a través de la vagina se describe como un estiramiento o ardor.

En el momento del nacimiento, un médico o una matrona pueden guiar el empuje para permitir un nacimiento suave y sin prisas. A veces, el cordón umbilical se enrolla alrededor del cuello del bebé. Si es posible, el médico o la matrona lo aflojarán, lo colocarán sobre la cabeza del bebé o lo sujetarán y lo cortarán para permitir que nazca de manera segura.

Una vez que la cabeza ha emergido, la matrona o médico guiarán el cuerpo del bebé para que salgan los hombros. El resto del bebé lo seguirá.

Si este es tu primer bebé, la segunda etapa del parto puede durar hasta una o dos horas, especialmente si tienes una epidural. Si has tenido un bebé antes, esta etapa suele ser mucho más rápida.

El monitoreo aumenta durante la segunda etapa del parto. Una segunda etapa larga del trabajo de parto puede generar riesgos para la madre y su bebé. Si el trabajo de parto no progresa, es importante que se resuelva la razón y se tomen medidas inmediatamente.

La tercera etapa del parto

Después del nacimiento del bebé, el útero se contrae suavemente para aflojar y expulsar la placenta, aunque es posible que no puedas sentir estas contracciones. Esto puede ocurrir de cinco a 30 minutos después del nacimiento del bebé.

Los músculos del útero continúan contrayéndose para detener el sangrado. Este proceso siempre se asocia con una pérdida de sangre moderada, hasta 500 ml.

En esta etapa del parto, uno de los posibles problemas es el sangrado excesivo (hemorragia posparto), que puede provocar anemia y fatiga. Es por eso por lo que la tercera etapa es supervisada cuidadosamente.

Hay dos enfoques para gestionar la tercera etapa:

  • Gestión activa: Después del nacimiento del bebé, la matrona o el médico te administran (con tu consentimiento) una inyección de oxitocina, sujetan y cortan el cordón umbilical, y luego tiran con cuidado del cordón para acelerar la liberación de la placenta. Se ha encontrado que el manejo activo reduce la pérdida excesiva de sangre y otras complicaciones graves.
  • Manejo expectante: se permite que la placenta se libere por sí sola, ayudada solo por la gravedad o la estimulación del pezón por primera toma de lactancia. En este enfoque, el cordón umbilical permanece conectado al bebé hasta que el cordón deja de latir.

Monitorear al bebé durante el parto

Durante el parto, se controlará regularmente la frecuencia cardíaca del bebé. Si has tenido un embarazo de bajo riesgo y no hay problemas al inicio del trabajo de parto, se escuchará el corazón del bebé cada 15 - 30 minutos con un pequeño dispositivo de ultrasonido Doppler de mano o Pinard (estetoscopio fetal).

Si tuviste problemas durante el embarazo o si surgen problemas durante el trabajo de parto, la frecuencia cardíaca del bebé se puede monitorear continuamente usando una cardiotocografía, que implica tener dos discos de plástico (receptores) sujetos al abdomen y sujetados por dos correas. Los receptores están conectados a una máquina, lo que puede limitar el movimiento. Algunos hospitales tienen máquinas que permiten moverse libremente mientras se está siendo monitoreada. Esto se conoce como telemetría.

Cuidado del perineo durante el parto

El área entre la vagina y el ano se llama perineo. Una vez que la cabeza del bebé comienza a coronarse (aparecer), el perineo se rasgará si no puede estirarse lo suficiente. Si ocurre de forma natural puede ser difícil de coser y no sanar muy bien. Alrededor del tres o cuatro por ciento de los casos, la vagina se desgarra hasta el ano.

Una episiotomía es un corte intencional del perineo, usando unas tijeras. Este corte limpio es mucho más fácil de controlar y reparar, tiende a sanar mejor que un desgarro natural y es menos traumático para el músculo y el tejido subyacente. Es posible que se necesite una episiotomía durante la última parte de la segunda etapa del parto si:

  • El parto debe ser más rápido porque la madre o su bebé muestran signos de angustia.
  • Se necesita un parto vaginal asistido.
  • Se muestra signos de que puede rasgarse mucho.

Si vas a tener tu primer bebé, puedes ayudar a prevenir el desgarro masajeando el perineo durante las semanas previas al nacimiento. No se ha demostrado que masajear el perineo durante la segunda etapa del parto estire los tejidos y, por lo tanto, no reduce la lesión perineal.

Las episiotomías deben realizarse solo si es necesario. No deben ser 'rutinarias' ya que no reducen el riesgo de lesión perineal severa, incontinencia de esfuerzo urinaria o trauma para el bebé.

Sugerencias para prepararse para el parto

Algunas mujeres pueden encontrar útiles las siguientes actividades para prepararse para el parto:

  • Elige a tu persona de apoyo: alguien con quien te sientas cómoda y que te ayude en lugar de estresarte durante las diferentes etapas del parto.
  • Yoga.
  • Ejercicios de relajación.
  • Hipnoterapia (un estado de relajación).
  • Clases de preparación al parto: para ti y tu persona de apoyo.

Sugerencias para las primeras etapas del parto

Sigue las indicaciones del médico o matrona, pero las sugerencias generales para una mujer que se acerca al parto incluyen:

  • Una vez que comience el parto temprano, aprovecha la oportunidad para descansar y relajarte en casa. No es necesario estar en el hospital hasta que las contracciones sean regulares y dolorosas.
  • Llama a tu persona de apoyo para informarle que tu trabajo de parto está comenzando.
  • Una vez que las contracciones estén separadas entre siete y 10 minutos, comienza a medirlas. Observan cuántos minutos transcurren entre el inicio de una contracción y el inicio de la siguiente.
  • Si no estás segura de quedarte en casa o ir al hospital, llama y habla con algún miembro de tu personal médico o con el 112. te harán una serie de preguntas y te ayudarán a decidir qué hacer.
  • Una vez que las contracciones estén separadas por cinco minutos, o si vives a una gran distancia del lugar de nacimiento (hospital), o si ya no te sientes cómoda estando en casa, acude al centro hospitalario.
  • Si rompes agua o si comienzas a sangrar por la vagina, acude inmediatamente al hospital.

*** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.