Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

yoga gestacion

El Yoga es una técnica que se  puede practicar durante el embarazo.

Tiene muchos beneficios físicos y mentales, pero además podrá ayudar a la mujer en el momento del parto, gracias al control de la respiración que se llega a alcanzar.

Además enseña a la futura madre a aceptar mejor los cambios físicos y emocionales que se suceden a lo largo del embarazo y a relajar tensiones.

Se recomienda no practicar yoga durante el primer trimestre de embarazo.

Lo primero que se enseña en una clase de yoga para embarazadas es cómo respirar correctamente. Se debe respirar por la nariz, profunda y lentamente hasta llenar el pecho de aire para después hacer exhalaciones también muy profundas. Estos ejercicios de respiración nos ayudarán en el momento de las contracciones ya que evitan que los músculos se contraigan en los picos dolorosos. Si los músculos del cuerpo están relajados, esto facilita el progreso del trabajo de parto.

Pero hay más, estos son algunos de los beneficios de esta práctica durante el embarazo:

  • Favorece la elasticidad y agilidad muscular.
  • Mejora de la circulación (pies y piernas hinchados).
  • Evita o mejora las molestias de espalda, columna.
  • Mejora y refuerza la postura.
  • Favorece el sueño y el descanso.
  • Promueve la relajación y el equilibrio mental.
  • Mejora el control de la respiración.
  • Evita la ansiedad y el estrés.
  • Aumenta las posibilidades de un parto natural y una rápida recuperación.

Algunas recomendaciones a tener en cuenta:

A medida que el embarazo avanza, se deben evitar posturas en las que se pueda perder el equilibrio.

Evitar las posturas en donde la mujer ha de estar recostada boca abajo por mucho tiempo, ya que esta posición disminuye el flujo sanguíneo hacia el útero.

Durante el embarazo se libera una hormona llamada relaxina que permite el crecimiento uterino y la relajación de todos los músculos y articulaciones, por ello se evitarán movimientos que sobreestiren los músculos abdominales demasiado ya que se podría sufrir un desgarro.