Ratio: 5 / 5

Inicio activado Inicio activado Inicio activado Inicio activado Inicio activado
 

ejercicios respiratorios embarazo y parto

Ejercicios respiratorios para hacer durante el embarazo y prepararse para el parto

Los ejercicios respiratorios suelen aprenderse en las clases de preparación al parto ya que respirar adecuadamente hace más llevadero el parto.

Puedes aprender cuatro formas de respirar que corresponden a las distintas fases del parto. Lo ideal es que practiques con tu pareja o persona de apoyo y que comiences al menos unas 8 semanas antes de la fecha prevista de parto.

Posturas adecuadas para practicar los ejercicios:

  1. Colócate tumbada de espaldas, con un almohadón o dos debajo de la cabeza y otro bajo las rodillas.
  2. Túmbate boca abajo, con la cabeza más baja que el abdomen. Debes poner almohadones bajo la cabeza, el vientre y las piernas.
  3. Siéntate en una silla, con las piernas relajadas y las rodillas dobladas.

Ejercicios respiratorios:

1º Aprender a respirar para cuando comience el parto.

Tumbada de espalda, simula que empiezan las contracciones, e inspira profundamente, haciendo luego una larga espiración limpiadora. Comienza entonces a respirar ritmicamente con el pecho, inspirando el aire por la nariz y echándolo por la boca. La persona que esté contigo debe cronometrar la respiración y cuando alcances un ritmo de seis a nueve respiraciones por minuto, puede hacer un masaje siguiendo estos pasos: Con las manos ahuecadas sobre tu vientre, justo por encima del hueso del pubis, debe llevar la punta de los dedos hacia arriba, por los laterales del abdomen, seguir por la cintura hasta llegar al medio y luego bajar por el centro del vientre hasta llegar al punto de partida. El masaje debe ir acompañado hacia arriba, con el movimiento de la inhalación y hacia abajo con el de la exhalación. El masaje debe durar un minuto aproximadamente, simulando que acaba la contracción.

2º Según vaya avanzando el parto, el ejercicio puede hacerse tumbada de espaldas o sentada. Inspira profundamente y a continuación realiza una respiración rápida y superficial con la garganta, con esta respiración el pecho se mueve un poco. Sigue practicando, hasta que lo hagas durante un minuto. A continuación, respira primero profundamente, y luego despacio y superficialmente. Vete aumentando el ritmo poco a poco, mantén el ritmo durante 30 segundos y disminuye. Termina con una inspiración profunda. Tu acompañante puede hacerte un masaje siguiendo el ritmo respiratorio.

3º Tumbada o sentada, inspira profundamente, y continúa con una respiración rápida, como si estuvieras jadeando, de cuatro a ocho veces seguidas. Vete echando el aire constantemente y luego sopla poco a poco, como si soplaras una vela. Realiza la primera serie, con una de jadeo/soplido. Hazlo durante un minuto. Practica tres veces al día, simulando cuatro o cinco contracciones de aproximadamente un minuto o minuto y medio cada una.

4º Esta respiración es para empujar y ayudar al bebé a nacer. Realiza este ejercicio sentada y acompaña con los ejercicios de pelvis que puedes ver aquí: Ejercicios para fortalecer la pelvis.
Respira con normalidad y después de cada exhalación, saca con fuerza todo el aire que queda en los pulmones, contrayendo al mismo tiempo los músculos abdominales y los de la región de la pelvis. Mantén unos segundos, y aspira profundamente. Relájate y comienza de nuevo.