Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Parto por Cesárea

Las cesáreas se clasifican según el momento en que se hagan y dependiendo de si hay urgencia por hacerla o no.

¿Qué tipos de cesáreas pueden realizarse?

Cesárea programada o electiva.

Si un parto natural puede poner en riesgo la vida del feto o de la madre y el médico lo considera conveniente, programará una cesárea.

¿Cuál es el momento ideal para programarla? Lo habitual es hacerlo para la semana 39, pero puede variar según las condiciones de cada gestante.

¿Cuáles son las circunstancias por las que se indica cesárea?

  • Cuando el bebé supera los 4 kilos y medio, sobre todo si la madre es diabética.
  • Cuando hay placenta previa.
  • Si la madre padece alguna enfermedad, por ejemplo cardiopatía.
  • Cuando existen malformaciones fetales o el bebé es muy prematuro.
  • Cuando en un embarazo gemelar los bebés no están posicionados de cabeza.
  • Cuando la madre ha sufrido más de dos cesáreas anteriormente u otras cirugías en el útero. De esta forma se protegen las cicatrices del útero de las contracciones del parto.
  • Cuando el bebé esté en posición transversa o de nalgas. Si la embarazada quiere, puede solicitar tener a su hijo por vía vaginal, aunque venga de nalgas, pero debe firmar el consentimiento de que está informada de los riesgos.
  • También en la medicina privada, la madre puede expresar su deseo de tener un parto por cesárea.

Cesárea con urgencia

Gran parte de las cesáreas se practican de forma urgente intraparto, por no dilatar, porque el bebé no desciende por el canal del parto o para evitar el sufrimiento fetal o pérdida de bienestar fetal. Aquí te ponemos algunos ejemplos:

  • En el caso de que te pongan oxitocina para inducirte el parto y provocar las contracciones y pasadas unas doce horas no has dilatado, se te hará una cesárea.
  • Si la dilatación se estanca y pasan tres o cuatro horas sin ningún cambio.
  • Si dilatas completamente, pero la cabeza de tú bebé no baja.
  • En caso de sangrado en cantidad que pueda indicar desprendimiento de placenta.
  • Si existe riesgo de sufrimiento fetal.
  • Prolapso de cordón.
  • Y otras situaciones en las que el personal médico indique cesárea para asegurar un parto seguro y saludable para la madre y el bebé.

Como cada centro hospitalario tiene sus normas y protocolos a seguir lo recomendado es que consultes cualquier duda con tú médico sobre todo lo referente al momento del parto y los modos de proceder.