Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

diabetes gestacion

Cuando el páncreas de la mujer embarazada no es capaz de dar respuesta a la mayor demanda de insulina, aparece la diabetes desencadenada por los cambios producidos por el embarazo. Es la llamada diabetes gestacional.

En este caso, La mujer no era diabética de antes sino que la diabetes se ha desencadenado en el embarazo. La mujer embarazada no tiene síntomas ni molestias. La diabetes gestacional es una enfermedad silenciosa. Normalmente se diagnostica al hacer un análisis de sangre y se verifica con la curva de glucemia.
A partir de aquí, la madre tiene que aprender a manejarse con la alimentación, el ejercicio y la medicación.
Su embarazo pasa a ser calificado de alto riesgo. Y el seguimiento lo hará un equipo especializado.
Generalmente, tras el embarazo la tolerancia a la glucosa se normaliza. Sólo unas pocas mujeres (entre el 4 y 10%) continúan siendo diabéticas.
La mujer que ha padecido diabetes gestacional, aunque desaparezca tras el parto, es propensa a padecerla en el futuro. Por lo que es preciso llevar una vida ordena y cuidarse lo suficiente para evitar o retrasar su aparición.

Tratamiento

Alimentación sana:

  • Debe ser equilibrada con un aporte extra de proteínas necesarias para la construcción y desarrollo de los tejidos del feto:
  • 50% de hidratos de carbono (limitando los de rápida absorción, frutas, azúcares, etc.).
  • 20% de proteínas.
  • 30% de grasas
  • En cuanto a los nutrientes, vitaminas y minerales, puede necesitar algunos aportes extras e calcio, hierro y un tipo de vitamina B: el ácido fólico.
  • La alimentación debe ser variada y regular, el total de calorías del día entre 1800 y 2000, se repartirán en tres comidas principales y tres suplementos alimenticios: desayuno, media mañana, comida, merienda, cena, al acostarse.
  • Durante el día no debe dejar transcurrir más de tres horas sin hacer una comida ni más de nueve horas durante la noche.

Ejercicio físico:

Ha de ser adecuado, no estresante y regular. Caminar, nadar y los ejercicios de preparación al parto son los más recomendables.

Medicación con insulina:

La medicación en la diabetes gestacional se realiza cuando los niveles de glucemia no pueden mantenerse dentro de la normalidad sólo con alimentación sana y ejercicio. Siempre se emplea insulina en la dosis que cada embarazada necesita y que serán prescritas por el equipo sanitario, al igual que el mecanismo de inyección. En la segunda mitad del embarazo se suele necesitar más cantidad de insulina y después del parto las necesidades se reducen drásticamente.
La insulina no es perjudicial para el feto.

Autocontroles rigurosos:

Se deben comprobar la glucemia y la acetona, presión arterial, peso, hemoglobina, colesterol, HDL y triglicéridos con más frecuencia para evitar complicaciones. Y por supuesto abandonar el tabaco.

Autoanálisis capilar:

Se recomienda la realización diaria de un perfil glucémico completo, consistente en comprobar la glucemia antes y dos horas después del desayuno, almuerzo y cena, más una comprobación de madrugada.
Las cantidades orientativas de glucosa que deben aparecer deben estar próximas a las siguientes:
Antes de las comidas: 70 – 105 mg/dl.
Dos horas después de las comidas: 100 – 140 mg/dl.

Control global de la glucemia:

Su valor ha de ser igual o menor al 7%

Control de acetona:

Se hará cuando se tenga una cifra de glucemia mayor de 250 mg/dl.