Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

contracciones embarazo

Durante la gestación es habitual sentir contracciones. Y muchas futuras mamás se preocupan y se preguntan si es normal sentirlas. ¿Qué es el útero? ¿Cuál es su función? ¿Cómo distinguir las contracciones?

En este artículo te contamos las diferentes contracciones uterinas que pueden sentirse, incluso cuando no se está embarazada y cómo saber si estás de parto.

El útero es un órgano del aparato reproductor femenino formado por fibra muscular, lo que le da la posibilidad de contraerse infinidad de veces a lo largo de la vida de la mujer.

¿Cuándo puedes sentir contracciones uterinas?

  • En la ovulación. Es normal sentir alguna contracción cuando estás ovulando. Si reconoces los síntomas te puede ser muy útil si estás buscando un embarazo.
  • En la menstruación. ¿Quién no ha sentido dolor durante la regla? En este caso el útero, un poco responsable de estos cólicos, se contrae para expulsar la sangre.
  • Cuando se tiene un diu. Es habitual que muchas mujeres que tienen diu sufran menstruaciones dolorosas e incluso sin la regla sienten molestias en el bajo vientre. Esto es debido a que el útero se contrae intentando expulsar lo que tiene dentro.
  • Durante el orgasmo. Mientras estás embarazada estas contracciones pueden llamarte la atención, pero no tienes que preocuparte, el sexo durante la gestación es beneficioso, salvo que el médico te diga lo contrario en caso de que exista alguna patología que pueda perjudicar su evolución.
  • En el embarazo. A lo largo de toda la gestación es normal sentir contracciones, aunque dependiendo del momento pueden tener diferente significado. Al comenzar el embarazo es normal que se sientan pequeñas contracciones y que te de la misma sensación de cuando te va a bajar la regla. Esto ocurre porque aumenta el tamaño y el riego sanguíneo del útero que se adapta para alojar al embrión. Cuando llegas al segundo trimestre, es normal que tengas algunas contracciones a diario, pero no siempre se perciben ya que sólo se contrae una parte del útero. Ya en el tercer trimestre, las contracciones se vuelven más frecuentes, puedes sentir unas diez diarias, depende de cada mujer. Si haces deporte, sufres de estrés o eres constitución delgada puede ser que las notes más.
  • En el parto. Estas contracciones son frecuentes, rítmicas y su intensidad va aumentando.
  • En el post parto. Seguro que has escuchado hablar de los entuertos. Son las típicas contracciones que se sienten en las horas y días posteriores al parto. Su función es expulsar los restos que quedan tras el parto y que el útero deje de sangrar. Es muy probable y totalmente normal que si le das el pecho al bebé notes las contracciones con más intensidad en el momento que esté mamando, ya que el útero se contrae con fuerza.
  • Cuando se tienen pólipos o miomas. En estos casos notarás contracciones ya que el útero intentará expulsarlo.

¿Cómo distinguir las contracciones normales de las de parto?

Las contracciones de Braxton Hicks pueden aparecer desde los cinco meses, el útero se está entrenando para el gran día. Se caracterizan por:

  • Por lo general no causan dolor.
  • No son frecuentes.
  • No siguen un ritmo, simplemente van y vienen.
  • Si cambias de posición o te tumbas, desaparecen. Por ejemplo, si estás paseando y sientes varias seguidas, siéntate un rato. Observarás que desaparecen, lo mismo si estás en casa y te acuestas un rato. Esto es lo que te ayudará a distinguirlo de un inicio de parto. Si persisten o dudas, consulta con el médico.

Por lo tanto, si empiezas a tener contracciones con frecuencia, rítmicas y duran más de una o dos horas. Acude a tu centro hospitalario, para que te examinen y valoren (dependiendo de tu edad gestacional) si existe amenaza de parto prematuro o síntomas de que comienza el parto.

Recuerda que también puedes sentir dolores en la zona abdominal por otras causas, como puede ser una infección de orina o una gastroenteritis. Cualquier duda consulta con el personal médico que te atiende.