El puerperio, cuidados médicos después del parto

Las manifestaciones clínicas durante el período posparto (6 semanas después del parto) generalmente reflejan la regresión de los cambios fisiológicos del embarazo. Estos cambios son leves y temporales y no deben confundirse con ciertas enfermedades.

Las complicaciones posparto son raras. Los m√°s comunes son:

  • Hemorragias posparto
  • Endometritis puerperal
  • Infecciones del tracto urinario (cistitis y pielonefritis)
  • Mastitis
  • Depresi√≥n posparto

Parámetros clínicos posparto

Durante las primeras 24 horas, el pulso de la madre disminuye y la temperatura corporal puede aumentar ligeramente.

El flujo vaginal es muy sanguinolento (loquios rojos) durante 3 o 4 días, luego se vuelve marrón claro (loquios serosos), y después de 10 o 12 días se vuelve blanco-amarillento (loquios blancos).

Aproximadamente 1-2 semanas después del parto, las secuelas de la inserción de la placenta se desintegran y se produce una hemorragia; la hemorragia suele ser autolimitada. La pérdida de sangre es de unos 250 mL. Deben evitarse los tampones si pueden inhibir la curación del perineo o los desgarros vaginales. El sangrado prolongado (hemorragia posparto) puede ser un signo de infección o de retención de la placenta y debe investigarse.

El √ļtero vuelve progresivamente a la normalidad; de 5 a 7 d√≠as despu√©s, es firme e indoloro y se extiende a medio camino entre la s√≠nfisis y el ombligo. Dos semanas m√°s tarde, ya no es palpable en el abdomen y, por lo general, en 4 √≥ 6 semanas vuelve a tener el tama√Īo anterior al embarazo. Cuando las contracciones del √ļtero implicado son dolorosas, pueden requerir medicaci√≥n para el dolor.

Par√°metros de laboratorio
Durante la primera semana, la orina aumenta temporalmente de volumen; hay que tener cuidado al interpretar los resultados del an√°lisis de orina porque los loquios pueden interferir con ellos.

Análisis biológico posparto

Dado que el volumen sanguíneo puede redistribuirse, el hematocrito puede fluctuar, aunque tiende a mantenerse en torno a los valores previos al embarazo en ausencia de hemorragia. Como el recuento de glóbulos blancos aumenta durante el parto, se observa una marcada hiperleucocitosis (hasta 20.000 a 30.000/mcL) durante las primeras 24 horas posparto; el recuento de glóbulos blancos vuelve a la normalidad después de 1 semana. El fibrinógeno plasmático y la VS se mantienen elevados durante la primera semana posparto.

Atención inicial posparto

Hay que minimizar el riesgo de infección, hemorragia y dolor. Las mujeres suelen estar en observación durante al menos 1 ó 2 horas después de la tercera fase del parto y durante varias horas o más si se ha utilizado anestesia local o general durante el parto o se ha procedico con fórceps, extracción con ventosa o cesárea o si el parto no ha sido completamente sencillo.

Hemorragia posparto

Minimizar la hemorragia es la primera prioridad; las medidas incluyen:

  • Masaje uterino.
  • A veces, oxitocina parenteral.
  • Durante la primera hora despu√©s de la tercera fase del parto, se masajea peri√≥dicamente el √ļtero para asegurar su contracci√≥n, a fin de evitar una hemorragia excesiva.

Si el √ļtero no se contrae s√≥lo con el masaje, se administra oxitocina. El tratamiento se contin√ļa hasta que el √ļtero est√© firme, y luego se reduce o se interrumpe.

Un hemograma es esencial para comprobar si hay anemia en las mujeres que han tenido una pérdida excesiva de sangre antes del alta. Si la pérdida de sangre no ha sido excesiva, no es necesario hacer una analítica.

Alimentación y actividad posparto

Después de las primeras 24 horas, la curación se produce rápidamente. Se puede ofrecer una dieta normal tan pronto como la mujer desee comer. Se aconseja levantarse lo antes posible.

Las recomendaciones de ejercicio se individualizan en funci√≥n de la presencia de otros trastornos o complicaciones maternas. En la mayor√≠a de los casos, los ejercicios de fortalecimiento de los m√ļsculos abdominales se inician cuando el dolor del parto ha remitido, normalmente unos d√≠as despu√©s de un parto vaginal, normalmente despu√©s de 6 semanas y m√°s tarde en el caso de una ces√°rea. Los ejercicios abdominales realizados en posici√≥n prona, con los muslos y las rodillas perpendiculares al cuerpo, s√≥lo tensan los m√ļsculos abdominales y no provocan dolor lumbar. El beneficio de estos ejercicios para el suelo p√©lvico (por ejemplo, los ejercicios de Kegel) no est√° claro, pero pueden iniciarse tan pronto como la paciente est√© preparada. Seguir siempre las indicaciones del equipo m√©dico.

Cuidados perineales

En caso de parto sin complicaciones, se permite la ducha y el ba√Īo, pero se proh√≠be la irrigaci√≥n vaginal en el periodo puerperal temprano. La vulva debe limpiarse de delante a atr√°s.

Inmediatamente después del parto, se puede utilizar una bolsa de hielo para reducir el dolor y la hinchazón en la zona de la episiotomía o de la sutura de un desgarro.

Posteriormente, se pueden utilizar ba√Īos de asiento calientes varias veces al d√≠a.

Función de la vejiga y el intestino después del parto

La retenci√≥n de orina, el bal√≥n de la vejiga y el sondaje urinario deben evitarse en la medida de lo posible. La diuresis puede ocurrir r√°pidamente, especialmente si se suspende la oxitocina. Debe fomentarse la micci√≥n y repetirse para evitar el sobrellenado asintom√°tico de la vejiga. La palpaci√≥n de una masa suprap√ļbica en la l√≠nea media o la elevaci√≥n anormal del fondo uterino por encima del ombligo indican un globo vesical. Si este es el caso, el sondaje es necesario para aliviar las molestias r√°pidamente y evitar la disuria a largo plazo. En caso de sobredistensi√≥n recurrente, puede ser necesario un cat√©ter permanente o intermitente.

Se anima a las mujeres a defecar antes del alta hospitalaria, pero aunque se piensa en ello desde el principio, a menudo esta recomendaci√≥n no es factible. Si no se ha producido la defecaci√≥n despu√©s de 3 d√≠as, se puede administrar un purgante suave. La prevenci√≥n del estre√Īimiento puede evitar o aliviar los ataques de hemorroides, que tambi√©n pueden tratarse con ba√Īos de asiento calientes. Pueden administrarse emolientes fecales a las mujeres que se hayan sometido a una reparaci√≥n de un desgarro perineal importante que afecte al recto o al esf√≠nter anal.

La anestesia local (espinal o epidural) o general afecta al proceso y, por tanto, retrasa la micción y la defecación espontáneas.

Congestión mamaria

La acumulación de leche puede provocar una dolorosa congestión mamaria al principio de la lactancia. La lactancia materna ayuda a reducir esta congestión.

Para las mujeres que van a dar el pecho, se recomienda lo siguiente hasta que la producción de leche se ajuste a las necesidades del bebé:

  • Extraer la leche a mano en una ducha caliente o utilizar un sacaleches entre las tomas para aliviar temporalmente la presi√≥n (sin embargo, hacer esto tiende a fomentar la lactancia, por lo que s√≥lo debe hacerse si es necesario).
  • Amamantar a los ni√Īos a horas regulares.
  • Llevar un sujetador c√≥modo las 24 horas del d√≠a.

Para las mujeres que no van a dar el pecho, se recomienda lo siguiente:

  • Utiliza un sujetador que sujete bien los pechos para suprimir la lactancia, ya que la gravedad estimula el reflejo de expulsi√≥n de la leche y favorece su circulaci√≥n.
  • Evitar la estimulaci√≥n del pez√≥n y la extracci√≥n manual, que pueden aumentar la producci√≥n de leche.
  • Vendaje apretado de las mamas (por ejemplo, con un sujetador bien ajustado), compresas fr√≠as y medicaci√≥n para el dolor en combinaci√≥n con un sujetador que proporcione un buen soporte a las mamas para controlar eficazmente los s√≠ntomas temporales cuando se suprime la lactancia materna.
  • No se recomienda la supresi√≥n de la lactancia materna con medicamentos.

Salud mental después del parto

La depresi√≥n transitoria ("baby blues") es muy com√ļn durante la primera semana despu√©s del parto. Los s√≠ntomas (por ejemplo, cambios de humor, irritabilidad, ansiedad, dificultad para concentrarse, insomnio, ataques de llanto) suelen ser leves y suelen desaparecer en un plazo de 7 a 10 d√≠as.

Los m√©dicos deben preguntar a las mujeres sobre los s√≠ntomas de depresi√≥n antes y despu√©s del parto y deben estar atentos y reconocer los s√≠ntomas de depresi√≥n, que pueden parecerse a los efectos normales de la nueva maternidad (por ejemplo, fatiga, dificultad de concentraci√≥n). Tambi√©n deben aconsejar a las mujeres que se pongan en contacto con ellos si los s√≠ntomas depresivos contin√ļan durante m√°s de dos semanas o interfieren con las actividades diarias o si surgen pensamientos sobre la muerte. En estos casos, puede haber depresi√≥n posparto u otro trastorno mental. Durante la visita posparto, todas las mujeres deben ser examinadas para detectar trastornos del estado de √°nimo y de ansiedad posparto utilizando una herramienta validada.

Un trastorno mental preexistente, incluida la depresión posparto, es probable que reaparezca o empeore durante el posparto, por lo que las mujeres deben ser vigiladas de cerca.

También te interesa leer:

*** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!