Pruebas prenatales

Los controles regulares con el médico o matrona son una parte muy importante de la atención en el embarazo, incluida la información y el asesoramiento sobre las pruebas que tanto la madre como el bebé necesitarán.

Los diferentes tipos de pruebas disponibles para mujeres embarazadas incluyen pruebas:

  • Para confirmar el embarazo.
  • Para controlar la salud de la madre y el bebé.
  • Para problemas médicos específicos (pruebas de detección y diagnóstico).

Pruebas para confirmar el embarazo

El período menstrual perdido suele ser la primera señal de embarazo. Las pruebas para confirmar el embarazo detectan una hormona del embarazo llamada gonadotropina coriónica humana (hCG).

Las diversas pruebas incluyen:

  • Test caseros: estos están disponibles en farmacias. Estos test son sensibles a la presencia de hCG en la orina. Es importante utilizarlos de acuerdo con las instrucciones del fabricante, de lo contrario pueden producirse resultados falsos. Siempre confirma los resultados con tu médico. Las pruebas de embarazo realizadas por el médico rara vez son inexactas.
  • Examen de orina en el consultorio del médico: el médico puede analizar la orina para detectar hCG.
  • Examen de sangre: una prueba de los niveles de hCG en la sangre puede ser precisa dentro de una semana más o menos de la concepción.

Pruebas para controlar la salud de la madre y el bebé

La atención del embarazo implica citas regulares con el médico o matrona para controlar la gestación y el crecimiento del bebé. La atención incluye pruebas que verifican la salud de la madre y su bebé, y ayudan a identificar cualquier problema con el embarazo.

Las pruebas prenatales de rutina pueden incluir:

  • Análisis de sangre en diferentes etapas del embarazo, como grupo sanguíneo, niveles de hierro, controles de diabetes materna e infecciones.
  • Ecografías (primer trimestre): una exploración indolora y no invasiva realizada dentro de los primeros tres meses de embarazo. Esto se puede usar para confirmar la cantidad de bebés y ayuda a calcular la posible fecha de parto.
  • Ecografías (segundo trimestre): generalmente se realiza entre las 18 y 20 semanas. Se utiliza para verificar el desarrollo del bebé y controlar el tamaño y la ubicación de la placenta. El s e x o del bebé a menudo se puede determinar (si lo deseas saber), aunque esto puede no ser 100% exacto.
  • Ecografías (tercer trimestre): en los últimos tres meses de embarazo, se puede ofrecer un ultrasonido para controlar el crecimiento del fet0, los niveles de líquido alrededor del bebé y la posición de la placenta.

Pruebas para condiciones médicas específicas en el embarazo

Las pruebas para afecciones médicas específicas (incluido el síndrome de Down, defectos del tubo neural como la espina bífida o afecciones genéticas que se sabe que están presentes en una familia) son opcionales. Una mujer puede o no querer realizar estas pruebas, y puede discutir sus opciones con sus médicos o con un asesor genético antes de tomar una decisión.

Pruebas de detección y pruebas de diagnóstico en el embarazo

Es importante comprender la diferencia entre las pruebas de detección y las pruebas de diagnóstico. Las pruebas de detección pueden proporcionar información sobre la probabilidad de que un bebé tenga un problema de salud en particular, pero no pueden proporcionar una respuesta definitiva. Por ejemplo, los resultados de una prueba de detección pueden sugerir un mayor riesgo o un bajo riesgo, o proporcionar una estimación del riesgo, como uno de cada 1,000.

Una prueba de diagnóstico proporciona un resultado más definitivo.

Pruebas de cribado

Las pruebas de detección pueden proporcionar una estimación de la probabilidad de que un bebé se vea afectado por una variedad de afecciones, pero no pueden hacer un diagnóstico. Si una prueba de detección sugiere un mayor riesgo, hay más pruebas disponibles para confirmar ese resultado.

Los ejemplos de pruebas de detección incluyen:

  • Detección combinada del primer trimestre: esta prueba combina información de una ecografía del primer trimestre (por ejemplo, una medición tomada desde la parte posterior del cuello del bebé conocida como translucencia nucal) y un análisis de sangre de la madre para calcular los riesgos de un grupo de problemas cromosómicos, incluido el síndrome de Down.
  • Examen de sangre materna en el segundo trimestre: este análisis ayuda a determinar el riesgo de algunas afecciones que pueden afectar al bebé nonato, como anomalías cromosómicas (incluido el síndrome de Down) o defectos del tubo neural (como la espina bífida).
  • Prueba prenatal no invasiva (también conocida como detección de ADN sin células): esta es una prueba de sangre relativamente nueva que analiza el material genético (ADN) del bebé, que se puede encontrar en el torrente sanguíneo de la madre. Puede proporcionar información sobre el riesgo de afecciones como el síndrome de Down y algunos otros problemas cromosómicos, y puede realizarse en cualquier momento desde las 10 semanas de embarazo. Es más preciso que el cribado combinado del primer trimestre o el cribado de la sangre materna del segundo trimestre.

Pruebas de diagnóstico

Se sabe que algunos embarazos tienen un mayor riesgo de una afección particular. Por ejemplo, puede haber antecedentes familiares de un trastorno hereditario o la madre puede ser mayor (el riesgo de tener un bebé con un problema cromosómico como el síndrome de Down aumenta con la edad).

En otros casos, una prueba de detección de embarazo puede haber sugerido un mayor riesgo de una afección en particular. Una prueba de diagnóstico puede proporcionar información más definitiva sobre si hay una condición presente. Algunas de estas pruebas de diagnóstico usan una aguja para recolectar una muestra de placenta o líquido amniótico y conllevan un pequeño riesgo de complicaciones, incluido el aborto espontáneo.

Las pruebas de diagnóstico incluyen:

  • Ecografía: se puede usar para verificar la salud del bebé en caso de síntomas inusuales del embarazo, como sangrado vaginal o falta de movimiento fetal.
  • Muestra de vellosidades coriónicas: un examen que verifica condiciones médicas específicas al tomar una muestra de la placenta. La placenta se formó originalmente a partir de las mismas células que el bebé, por lo que analizar una pequeña muestra de placenta puede proporcionar información sobre el bebé. Para recolectar la muestra, el médico inserta una aguja delgada a través del abdomen de la madre. La aguja se guía con la ayuda de ultrasonido. El tejido (conocido como muestra de vellosidades coriónicas) se examina en un laboratorio.
  • Amniocentesis: un médico inserta una aguja delgada a través del abdomen para extraer una pequeña cantidad de líquido amniótico, el líquido que rodea al bebé en el útero. Esta muestra de líquido contiene algunas de las células del bebé que se han eliminado a medida que el bebé crece, y luego se examinan en el laboratorio.

Tomar decisiones sobre pruebas de diagnóstico en el embarazo

A una de cada 20 mujeres se le dice que puede haber una complicación en su embarazo. Como las pruebas de detección no pueden proporcionar información definitiva, muchas mujeres que tienen un resultado de mayor riesgo en una prueba de detección tendrán un embarazo normal.

La decisión de hacerse más pruebas para confirmar si existe una anormalidad depende de la mujer y su familia después de discutir con su médico o matrona.

Las pruebas de diagnóstico pueden considerarse por una variedad de razones. Por ejemplo, si una prueba de diagnóstico confirma la presencia de una afección médica:

  • Algunas anormalidades pueden corregirse quirúrgicamente mientras el bebé aún está en el útero.
  • Una mujer y su bebé pueden necesitar atención especializada antes, durante y después del parto.
  • Saber de antemano que el bebé tiene necesidades especiales particulares puede proporcionar a la familia tiempo para prepararse.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Comparte este artículo!