Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

amniocentesis

¿Qué es la amniocentesis?

La amniocentesis es una prueba que se te puede ofrecer durante el embarazo para verificar si tu bebé tiene una afección genética o cromosómica, como síndrome de Down, Edwards o Patau.

Implica extraer y analizar una pequeña muestra de células del líquido amniótico, el líquido que rodea al feto en el útero.

Cuando se ofrece la amniocentesis

La amniocentesis no se ofrece a todas las mujeres embarazadas, solo si hay una mayor posibilidad de que su bebé tenga una afección genética.

Esto podría ser porque:

  • Una prueba de detección prenatal ha sugerido que puede haber un problema, como el síndrome de Down, el síndrome de Edwards o el síndrome de Patau.
  • Has tenido un embarazo anterior con estos problemas.
  • Tienes un historial familiar de algún trastorno genético, como drepanocitosis, talasemia, fibrosis quística o distrofia muscular, y se detecta una anomalía en tu bebé durante una ecografía de rutina.

Es importante recordar que no es obligatorio hacerse una amniocentesis si se te ofrece. Depende de lo que tú decidas.

Su matrona o médico le hablarán sobre lo que implica la prueba y le informarán de cuáles son los posibles beneficios y riesgos para ayudarle a tomar una decisión.

Cómo se realiza la amniocentesis

La amniocentesis generalmente se lleva a cabo entre la semana 15 y la 20 del embarazo, pero puede ser más tarde si es necesario.

Se puede realizar antes, pero esto puede aumentar el riesgo de complicaciones de la amniocentesis y generalmente se evita.

Durante la prueba, se inserta una aguja larga y delgada a través de la pared abdominal, guiada por una imagen de ultrasonido. La aguja pasa al saco amniótico que rodea al feto y se extrae una pequeña muestra de líquido amniótico para su análisis.

La prueba en sí misma generalmente dura alrededor de 10 minutos, aunque toda la consulta puede llevar alrededor de 30 minutos.

La amniocentesis generalmente se describe como incómoda en lugar de dolorosa. Algunas mujeres describen experimentar un dolor similar al dolor de período o sentir presión cuando se saca la aguja.

Resultados

Los primeros resultados de la prueba deben estar disponibles dentro de los tres días hábiles y le indicarán si se ha descubierto el síndrome de Down, Edwards o Patau.

Si también se están evaluando condiciones más raras, pueden pasar tres semanas o más para obtener los resultados.

¿Cuáles son los riesgos de la amniocentesis?

Antes de que decidas realizarte la amniocentesis, hablarán contigo sobre los riesgos y posibles complicaciones.

Uno de los principales riesgos asociados con la amniocentesis es el aborto espontáneo, que es la pérdida del embarazo en las primeras 23 semanas. Se estima que esto ocurre en 0.5-1% de las mujeres que pasan por la amniocentesis.

También existen otros riesgos, como la infección o necesidad de volver a realizar el procedimiento porque no fue posible analizar con precisión la primera muestra.

El riesgo de la amniocentesis que causa complicaciones es mayor si se realiza antes de la semana 15 del embarazo, razón por la cual la prueba solo se realiza después de esa fecha.

¿Cuáles son las alternativas?

Una alternativa a la amniocentesis es una prueba llamada muestreo de vellosidades coriónicas. Aquí es donde se extrae una pequeña muestra de células de la placenta (el órgano que vincula el suministro de sangre de la madre con el bebé que está por nacer) para la prueba.

Por lo general, se lleva a cabo entre las semanas 11 y 14 del embarazo, aunque puede realizarse más tarde si es necesario.

Con el muestreo de vellosidades, el riesgo de aborto espontáneo es similar al riesgo de aborto espontáneo que con la amniocentesis. Sin embargo, como la prueba se puede llevar a cabo antes, tendrá más tiempo para considerar los resultados.

También te puede interesar leer:

Exámenes y Pruebas al Bebé antes de nacer