Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

condilomas

¿Qué son los condilomas?

Son verrugas genitales muy contagiosas, causadas por el virus del papiloma humano (VPH) y que se transmiten por vía sexual.

¿Cómo se diagnostican los condilomas si estás embarazada?

La forma más habitual es a través de la citología. Las verrugas genitales pueden observarse fácilmente en los genitales, ya que aparecen por la zona como crestas de gallo pequeñas.

Por lo general si tienes condilomas, también tendrás el virus en la vagina y cuello del útero, por lo que es recomendable la realización de una colposcopia, para observar detenidamente esas zonas. Y aunque no suele hacerse durante el embarazo, si hay gravedad en las lesiones, se podría hacer una biopsia.

Tratamiento de los condilomas en el embarazo.

Las embarazadas que tienen verrugas genitales desde el comienzo del embarazo, pueden comprobar que aumentan en tamaño y número. Eso es normal, ya que en la gestación bajan las defensas o aumenta la tolerancia inmunológica, para que por así decirlo, el cuerpo acepte gestar al bebé. Esto hace que el tratamiento sea poco eficaz y se puede aplazar hasta después del parto. Aun así, podrían usarse cremas abrasivas, en el segundo y tercer trimestre. Consulta con el médico para valoración.

Muchas veces después del parto, las verrugas desaparecen solas y esto se debe a que la inmunidad vuelve a la normalidad y se eliminan los condilomas, sin haber hecho tratamiento.

¿Se puede tener un parto vaginal si se tiene condilomas?

La respuesta es sí, salvo que las verrugas se multipliquen en exceso y se considere que el parto es imposible, entonces se hará cesárea.

¿Pueden los condilomas afectar al bebé en el parto?

Es evidente que si se permite el parto vaginal, como ya mencionamos anteriormente, quiere decir que apenas hay posibilidad de que afecte al bebé. Las cifras dicen que menos de un 3% de los niños nacidos de madres con verrugas vaginales importantes, a los tres años presentan serología positiva, anticuerpos contra el virus del papiloma. Por esta razón los médicos permiten que el parto sea vaginal.

¿Existen vacunas?

Hay dos tipos de vacunas contra el virus del papiloma: Gardasil y Cervarix.

La primera es la que protege contra los tipos 6 y 11, causantes de las verrugas genitales o condilomas.

No se ponen durante el embarazo. Lo ideal es vacunarse sobre los 14 años antes de comenzar con la actividad sexual. Aunque se puede poner en cualquier momento de la vida, pero cuanto más joven mejor.