Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

vejiga intestinos

Estreñimiento, hemorroides, micciones frecuente e incontinencia durante el embarazo

Durante el embarazo, muchas mujeres experimentan algunas molestias bastante desagradables como estreñimiento, necesidad de orinar con más frecuencia, incontinencia y hemorroides. Mantener una dieta saludable y hacer ejercicio regularmente puede ayudar a a mejorar los síntomas del embarazo.

Estreñimiento

Puedes tener estreñimiento desde el principio del embarazo debido a los cambios hormonales. El estreñimiento puede significar que no está defecando (heces) con tanta frecuencia como lo haces normalmente, tienes que esforzarte más de lo normal o no puedes vaciar completamente tus intestinos. El estreñimiento también puede causar que tus heces sean inusualmente duras, grumosas, grandes o pequeñas.

Hay algunas cosas que puedes hacer para ayudar a prevenir el estreñimiento. Éstas incluyen:

  • Consume alimentos ricos en fibra, como panes integrales, cereales integrales, frutas y verduras, y legumbres.
  • Realiza ejercicio regularmente para mantener tus músculos tonificados.
  • Bebe mucha agua.
  • Evita los suplementos de hierro ya que pueden causar estreñimiento: pregúntale a tu médico si se puede pasar sin ellos o si puedes cambiar a otro tipo.

Hemorroides

Las hemorroides, también conocidas como "almorranas", son venas dilatadas e hinchadas en o alrededor del recto inferior y el ano. Cualquiera puede contraer hemorroides, no solo ocurren durante el embarazo. Cuando estás embarazada, pueden producirse hemorroides por el estreñimiento y/o la presión de la cabeza del bebé.

Las hemorroides pueden causar picazón, dolor, sensación de dolor o incluso sangrado. Por lo general, puedes sentir un bulto alrededor del ano. Ir al baño se convierte en algo incómodo y/o doloroso. También puedes notar dolor al pasar las heces y una secreción de moco después. A veces puede sentir como si tus intestinos estuvieran llenos y necesitaran vaciarse.

Las hemorroides generalmente desaparecen unas semanas después del parto.

Cómo aliviar las hemorroides

El estreñimiento puede causar hemorroides y si este es el caso, trata de mantener tus heces blandas y regulares. Puede ayudar a aliviar las hemorroides y prevenirlas al realizar algunos cambios en tu dieta y estilo de vida:

  • Consume alimentos con alto contenido en fibra, como pan integral, frutas y verduras, y bebe mucha agua; esto evitará el estreñimiento.
  • Evita estar de pie por largos períodos de tiempo.
  • Realiza ejercicio para mejorar la circulación.
  • Puede que resulte útil usar un trapo escurrido en agua helada para aliviar el dolor, sostenlo suavemente contra las hemorroides.
  • Evita hacer fuerza para expulsar las heces ya que esto puede empeorar las hemorroides.
  • Limpia el ano con papel higiénico húmedo (Toallitas) en lugar de papel higiénico seco. Y da toques, en lugar de frotar, el área.
  • Existen medicamentos que pueden ayudar a calmar la inflamación alrededor del ano. Estos tratan los síntomas pero no la causa de las hemorroides. Pregunta a tu médico o matrona si pueden sugerirte una pomada adecuada para ayudar a aliviar el dolor. No uses una crema o medicamento sin antes consultar con ellos.

Micciones frecuente

La necesidad de orinar con frecuencia suele comenzar desde el principio de la gestación. Y la mayoría de las veces continúa durante todo el embarazo, especialmente el último trimestre. La necesidad de orinar con frecuencia se debe a la presión que ejerce la cabeza del bebé sobre la vejiga.

Si ves que necesitas levantarse por la noche para orinar, trata de cortar las bebidas a última hora de la noche. Pero asegúrate de tomar muchas bebidas (sin alcohol y sin cafeína) durante el día. Más adelante en el embarazo, algunas mujeres encuentran que les ayuda balancearse hacia atrás y hacia adelante mientras están en el inodoro. Esto disminuye la presión del útero sobre la vejiga para que pueda vaciarse correctamente. Entonces es posible que no necesites volver al baño tan pronto.

Si tiene ardor o escozor al orinar o detectas sangre en la orina, es posible que tengas una infección del tracto urinario que necesitará tratamiento. Bebe mucha agua para diluir la orina y reducir el dolor. Debes de consultar con el médico inmediatamente. 

Incontinencia

La incontinencia puede ser un problema común y puede afectar tanto durante como después del embarazo. A veces, las mujeres embarazadas no pueden evitar un repentino chorro de orina o una pequeña fuga cuando tosen, ríen o estornudan, o cuando se mueven repentinamente, o simplemente se levantan de una posición sentada. Esto puede ser temporal, porque los músculos del piso pélvico (los músculos alrededor de la vejiga) se relajan ligeramente para prepararse para el parto del bebé. Puedes ayudar a prevenir la incontinencia haciendo ejercicios para el suelo pélvico.