Embarazo y tabaco: los riesgos para el feto

A estas alturas, toda mujer conoce los numerosos riesgos que el consumo de tabaco puede tener sobre el embarazo.

Mayor probabilidad de aborto, menor ganancia de peso del feto, aumento de partos prematuros, mayor probabilidad de complicaciones durante el embarazo y parto, incluso un incremento de la mortalidad perinatal.

La adicción al tabaco afecta de un modo evidente al crecimiento del feto, numerosos estudios indican que los hijos de madres fumadores pesan al nacer un promedio de 250 gramos menos que los hijos de madres no fumadoras (durante el embarazo).

Además los bebés de madres fumadoras, presentan mayor riesgo de  muerte súbita del lactante.

La nicotina y el monóxido de carbono son los agentes nocivos que atacan al feto mientras la madre gestante fuma. Y aunque ambos actúan negativamente sobre el bebé, la mayor toxicidad la aporta el monóxido de carbono, ya que produce una hipoxia crónica en el feto debido al incremento de los niveles de carboxihemoglobina en la sangre materna y en consecuencia (y en mayor grado) en la sangre fetal. Esto provoca la reducción del transporte de oxígeno a los tejidos y órganos del feto. Esta hipoxia es la que provoca la alteración en el desarrollo y crecimiento del bebé. De ahí el bajo peso de estos niños al nacer.

Las personas adultas tenemos la capacidad de mantener el equilibrio entre el contenido de oxígeno y la disponibilidad del mismo en nuestros tejidos, por este motivo no nos afecta en un grado tan alto como a los fetos.

Los profesionales de la medicina recomiendan plantearse dejar de fumar antes de intentar quedarse embarazada, actualmente existen terapias farmacológicas y psicológicas que ayudarán a estas futuras madres a dejar esta adicción. Se ha comprobado que la motivación en cualquier paciente fumador es la baza más importante con la que cuenta su médico. En el caso de mujeres embarazadas o mujeres en edad fértil y con intención de tener hijos, la mayor motivación es la buena salud del futuro hijo. Muchas de estas mujeres confiesan que serían incapaces de dejar el tabaco, pero la idea de no perjudicar a su futuro bebé las hace estar más predispuestas a abandonar el hábito.

Los efectos del tabaco en el feto

El principal riesgo para el feto es el aumento del retraso del crecimiento intrauterino (RCI). La relación entre la cantidad de tabaco consumida al día y el déficit de peso al nacer no es lineal 7. Incluso niveles bajos de consumo de tabaco afectan al crecimiento del feto. Por ejemplo, la prevalencia del RCIU aumenta del 8,5% al 14,7% para un consumo de 1 a 5 cigarrillos al día y al 18,7% si supera los 10 cigarrillos al día 8.

El tabaquismo materno también podría provocar malformaciones en el feto. Sin embargo, esto es controvertido. Algunos autores han sugerido un posible aumento de los defectos del tubo neural, labio leporino y paladar hendido, defectos de las extremidades, malformaciones urinarias o cardíacas. Este riesgo parece significativo para el consumo de más de 20 cigarrillos al día.

Otro riesgo relacionado con el tabaquismo durante el embarazo es la muerte fetal en el útero. El 11% de las muertes fetales tardías en el útero son atribuibles al tabaquismo debido a las complicaciones de la placenta y al riesgo de crecimiento intrauterino.

tabaco gestacion

Por último, el tabaco disminuye la frecuencia respiratoria fetal, la variabilidad de la frecuencia cardíaca fetal, los movimientos fetales y aumenta el gasto cardíaco y la frecuencia cardíaca.

Embarazo: ¿Cómo dejar de fumar?

Debido a todos los riesgos comentados anteriormente sobre el establecimiento y la evolución del embarazo, sobre el desarrollo del feto y sobre el futuro del niño, dejar de fumar para la futura madre fumadora es un objetivo preferente.

Lo ideal es que este cese sea total. Se puede ayudar con el uso de sustitutos de la nicotina. Sin embargo, el uso de estos sustitutos de la nicotina debe hacerse bajo supervisión médica en el caso de las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

Si no has dejado de fumar antes del embarazo, busca ayuda para hacerlo. Sea cual sea el momento, dejar de fumar siempre es beneficioso.

Si tu pareja fuma, anímale a dejar de hacerlo: el tabaquismo pasivo conlleva los mismos factores de riesgo que el activo.

Los efectos del tabaco en el recién nacido y el lactante

En los niños nacidos después de la exposición al tabaco durante el embarazo, no hay un aumento del riesgo de muerte en el periodo neonatal, pero sí un aumento del riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante. Este riesgo, aparentemente dependiente de la dosis, se multiplica por 2 si la madre fumó durante el embarazo.

Además, la frecuencia y la duración de la apnea obstructiva del sueño son mayores en los hijos de madres fumadoras. La duración de las apneas estaría relacionada con el número de cigarrillos fumados por la madre.

Los riesgos del tabaquismo materno para el niño

El tabaquismo materno también favorece la aparición de infecciones respiratorias y asma. Se dice que la incidencia de episodios de sibilancias es del 45% durante el primer año en los hijos de madres fumadoras.

Por último, el tabaquismo aumenta la presión arterial sistólica de los recién nacidos (durante 6 meses a 1 año).

Algunos autores han demostrado una relación entre el consumo de tabaco durante el embarazo y el desarrollo psicomotor o cognitivo del niño. Así, un estudio realizado con 17.000 niños mostró una disminución significativa de las puntuaciones en lectura y matemáticas a los 7, 11 y 16 años, y un bajo nivel socioprofesional a los 23 años en el grupo de sujetos expuestos al tabaco durante el embarazo 9. El seguimiento de 1.265 niños durante 15 años también mostró un aumento significativo de los problemas de conducta en aquellos cuyas madres habían fumado más de 20 cigarrillos al día durante el embarazo 10. Sin embargo, es difícil evaluar el riesgo específico de la exposición fetal al tabaco sobre el desarrollo cerebral del niño, ya que a menudo coexisten otros factores que pueden afectar al desarrollo cerebral con el tabaquismo materno.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!