insomnio gestacion

El sueño es una parte esencial del cuidado prenatal. Si te cuesta dormir bien durante el embarazo, no estás sola. Te contamos las causas de sueño más comunes en las mujeres embarazadas, analizaremos las mejores posiciones para dormir durante el embarazo y compartiremos consejos sobre cómo dormir lo mejor posible durante el embarazo.

Los problemas más comunes son: dificultad en conciliar el sueño, sensación de falta de descanso, frecuentes despertares.

Según el momento del embarazo en que nos encontremos habrá diferentes factores a tener en cuenta, diferentes motivos y diferentes consecuencias.

Causas de Insomnio Primer trimestre de embarazo:

  • La misma hormona que causa fatiga durante el día también puede afectar al sueño.
  • Es necesario levantarse varias veces al baño para orinar, por la presión que el crecimiento del útero ejerce sobre la vejiga.

El insomnio durante los primeros meses del embarazo suele deberse a factores como los cambios hormonales. Muchas personas experimentan insomnio en algún momento del embarazo. Una mejor higiene del sueño, técnicas de relajación y terapia cognitiva conductual pueden ayudar.

Insomnio durante el embarazo ¿por qué no puedo dormir bien?

Causas de Insomnio Segundo trimestre de embarazo:

  • El tamaño del útero y en consecuencia de la barriga aumenta, lo que dificulta una buena posición para conciliar el sueño.
  • Nerviosismo y cierta ansiedad por estar más próximo el nacimiento del bebé.

Causas de Insomnio Tercer trimestre de embarazo:

  • Dolor de espalda.
  • Mala circulación en las piernas (dolores, calambres).
  • Orinar frecuentemente (el bebé es más grande y presiona de nuevo la vejiga).
  • Acidez y dolor estomacal.
  • Hemorroides.
  • Congestión nasal e incluso dificultad respiratoria por el volúmen de la barriga.

Es muy importante que intentemos mejorar nuestro descanso.

¿Por qué es tan importante el sueño durante el embarazo?

Dormir bien durante el embarazo es importante tanto para la madre como para el bebé. Para la madre, esas noches de insomnio acaban provocando fatiga y somnolencia diurna. El sueño también desempeña un papel importante en la memoria, el aprendizaje, el apetito, el estado de ánimo y la toma de decisiones, todo ello importante cuando te estás preparando para recibir a un recién nacido en casa.

La privación crónica de sueño afecta al sistema inmunológico. Algunos investigadores creen que esto puede ser parte de la razón por la que la falta de sueño tiene un impacto tan significativo en la salud materna y fetal. Y como el sueño ayuda a regular el azúcar en la sangre, no es sorprendente que la falta de sueño durante el embarazo parezca estar relacionada con la diabetes gestacional.

Las investigaciones demuestran que las mujeres embarazadas que no duermen lo suficiente al principio del embarazo son propensas a desarrollar hipertensión en el tercer trimestre. La privación grave de sueño en las primeras etapas del embarazo también puede aumentar el riesgo de preeclampsia, una afección que puede provocar un parto prematuro y complicaciones duraderas para el corazón, el riñón y otros órganos de la madre.

Problemas para dormir durante el embarazo, soluciones

Tratamiento de los problemas de sueño durante el embarazo

Hay varias maneras de reducir los problemas de sueño durante el embarazo. Las principales estrategias incluyen ajustes en la posición de dormir y en los hábitos de higiene del sueño. 

Ciertas terapias han demostrado ser eficaces para tratar los trastornos del sueño, para combatir los problemas respiratorios, ERGE y otras afecciones. Las terapias sugeridas incluyen suplementos vitamínicos, terapia de calor y masajes, pero no hay consenso sobre cuál es el mejor tratamiento. Consulta con el médico.

Como ciertas sustancias pueden suponer un riesgo para el feto en desarrollo, las mujeres embarazadas siempre deben consultar con su médico antes de tomar cualquier medicamento o remedios herbales para dormir.

Algunos consejos útiles para dormir mejor:

Debemos reducir el nerviosismo y la ansiedad. Es un buen momento para practicar ejercicios de relajación y respiración y respiración. Además esto nos servirá de cara al parto.

Si por la noche es difícil conciliar el sueño, debemos intentar dormir de día, una buena siesta, o varias siestas cortas nos ayudarán a recuperar esas horas de sueño nocturnas.

Dormir del lado izquierdo con las piernas ligeramente enroscadas se considera la mejor posición para dormir en el embarazo. Esta posición facilita el flujo sanguíneo al corazón, los riñones y el útero, y mejora el suministro de oxígeno y nutrientes al feto. Aunque no es tan óptima como la del lado izquierdo, dormir del lado derecho durante el embarazo también es aceptable.

Puede ser útil utilizar algunas almohadas adicionales para dormir cómodamente de costado, especialmente si no estás acostumbrada a esta posición para dormir. Prueba a colocar una almohada para apoyar el vientre, o agrega una almohada fina entre las rodillas para ayudar a aliviar la presión en la parte baja de la espalda. Algunas mujeres encuentran útil abrazar una almohada corporal o colocar una almohada debajo de la parte baja de la espalda.

A medida que el útero se agranda, dormir boca arriba durante el embarazo puede causar dolor de espalda y ejercer presión sobre la vena cava. La vena cava es una de las principales venas del cuerpo, por lo que puede interferir con el flujo sanguíneo y causar mareos. Aunque dormir boca arriba está bien para periodos breves, es mejor evitarlo si es posible.

También puede ayudarte a dormir y descansar mejor:

  • Mantén la habitación fresca, oscura y tranquila.
  • Leer un libro, tomar un baño, o realizar otra actividad calmante son una buena opción para antes de acostarse.
  • Usa una luz nocturna para facilitar la vuelta al sueño después de ir al baño.
  • Evita la cafeína, las comidas picantes y las comidas pesadas demasiado cerca de la hora de acostarte para reducir el riesgo de ERGE.
  • Evita llevar la tecnología al dormitorio, y apaga las pantallas al menos una hora antes de acostarte.
  • Bebe mucha agua durante el día, pero reduce la ingesta de líquidos antes de dormir para reducir las visitas nocturnas al baño.
  • Si no puedes dormir, sal de la cama y haz otra cosa hasta que te dé sueño.
  • Anota tus pensamientos en un diario, o busca ayuda de tu pareja, amigos, médico o en las clases de preparación al parto si te sientes estresada.
  • El ejercicio moderado ayudará a mejorar los problemas físicos añadidos, como la mala circulación, la dificultad para respirar, la sensación de pesadez. Si no hay contraindicación médica, en los dos primeros trimestres, caminar y nadar son dos actividades que nos mantendrán en forma y al mismo tiempo nos ayudarán a descansar mejor.

Estos simples consejos nos ayudarán a descansar mejor y sobrellevar el embarazo de un modo más saludable.

También puede interesarte leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza. 

Comparte este artículo!