Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

cuidados dentales gestacion

Antiguamente había un dicho que decía “cada embarazo cuesta un diente”. Esto era debido al deterioro que la dentadura sufría durante los embarazos.

Ahora conocemos mejor qué es lo que ocurre, cómo afectan los cambios hormonales a la salud dental de la mujer y de este modo se pueden combatir y solucionar.

Durante el embarazo se produce un aumento significativo de dos hormonas: prolactina y estrógenos. Estas hormonas provocan cambios en los tejidos y estructuras de todo el cuerpo pero especialmente en la boca

Veamos los problemas con los que podemos encontrarnos a lo largo del embarazo.

¿Qué es la gingivitis?

Es una alteración muy habitual durante el embarazo. En la mayoría de los casos solo dura este periodo, aunque a veces la mujer sufre a posteriori estas consecuencias.

La gingivitis es una inflamación de las encías. Se ven enrojecidas, sensibles, dolorosas e incluso sangrantes. Es muy habitual un sangrado abundante con el cepillado diario.

La gingivitis del embarazo es más grave a partir del tercer mes.

La higiene bucal, cepillado e hilo dental son fundamentales, colutorios aptos para el embarazo y llevar una dieta sana y equilibrada ayudarán. Los dentífricos han de contener flúor, que refuerza el esmalte, impidiendo que las caries actúen fácilmente, además de ser antibacteriano.

Una vez que el embarazo finalice una revisión por parte del odontólogo es necesaria ya que si esta patología no se trata puede ocasionar lesiones de los tejidos de unión del hueso al diente y si la gravedad es extrema  hay riesgo de pérdidas dentales.

Caries

Se ha demostrado que durante el embarazo se produce un cambio en la flora bacteriana de la boca. Y dado que es un periodo donde la mujer gusta de comer dulces, hidratos, etc, contribuye a un mayor riesgo de aparición de caries.

Es indiscutible la importancia de una dieta variada, sana y equilibrada para el desarrollo del bebé, pero también lo es para conseguir una buena salud dental. Vitaminas A, D, calcio, fósforo, ácidos grasos, proteínas, huevos, leche, cereales,  no pueden faltar. De este modo ayudaremos a que las caries no aparezcan o si lo hacen sea en menor medida.

En definitiva, tres grandes aliados tiene la mujer embarazada para impedir las patologías más habituales en la dentición: dieta variada, higiene bucal minuciosa y visitas regulares al odontólogo que permitirán corregir y mejorar cualquier alteración que pudiera aparecer.

Al visitar al odontólogo recuerde informar siempre de su estado, aunque el embarazo sea de pocas semanas ya que hay fármacos y anestesias que no son recomendables si la mujer está gestando.