Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

la toxoplasmosis

Durante la gestación, el feto puede contraer la toxoplasmoxis si la madre padece por primera vez una infección por este parásito.

¿Qué es la toxoplasmosis?

Se trata de una enfermedad parasitaria producida por protozoo denominado toxoplasma gondil y que puede afectar al hombre y otros animales. El parásito persiste en la musculatura de animales en forma de quistes que pueden ser ingeridos por el hombre y desarrollar la enfermedad.

¿En qué consiste la toxoplasmosis?

Es una enfermedad que en los adultos sanos generalmente no reviste gravedad y que cursa con síntomas muy parecidos al de una gripe, por lo que en la mayoría de los casos pasa desapercibida. Sin embargo, es necesario aplicar medidas de prevención cuando se pertenece a lo siguientes grupos de riesgo:

  • Mujeres que estén planificando un embarazo o que se encuentren en gestación y que nunca hayan padecido la enfermedad, ya que un contagio en este estado puede producir aborto, parto prematuro o graves lesiones en el recién nacido.
  • Personas con el sistema inmunitario gravemente afectados como enfermos de sida aquellos que estén recibiendo tratamiento de quimioterapia o los que se hayan sometido recientemente a un transplante de órganos.

¿Cómo se produce el contagio?

  • Al ingerir formas infectantes del toxoplasma presentes en los alimentos o en objetos que hayan sido contaminados con heces de gato.
  • Al consumir carne cruda o insuficientemente cocinada.
  • Al consumir vegetales crudos mal lavados y sin una desinfección adecuada.

Los gatos son los únicos animales en los que este parásito puede completar su ciclo de vida y ser eliminado en las heces por un breve período de tiempo en forma infectante. Estas formas la excretan menos del 1% de los gatos y sólo durante unas pocas semanas en toda su vida.

La forma infecciosa se alcanza tras varios días en el medio ambiente en condiciones adecuadas de temperatura y humedad, pudiendo contaminar el agua de riego la fruta y verdura y el pasto que puede consumir el ganado.

Los grupos de riesgo deben extremar las medidas:

Lavado de manos y utensilios utilizados para manipular carne cruda con agua y jabón.
Uso de guantes desechables después de realizar trabajos de jardinería o actividades que supongan manipulación de tierra que haya podido entrar en contacto con heces de gatos.
Evitar el consumo de carne poco cocina.
Lavar bien las frutas verduras y hortalizas.
Limpiar a diario la bandeja la arena de gato. Las mujeres embarazadas deben evitar realizar esta tarea.

Fuente: Instituto de Salud Pública de Madrid