Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

amniocentesis

¿En que consiste la amniocentesis?

La amniocentesis es un procedimiento prenatal que el médico puede recomendar que se realice durante el embarazo. La prueba verifica si hay anomalías fetales (defectos de nacimiento) como síndrome de Down, fibrosis quística o espina bífida. En la mayoría de los casos, los resultados son normales.

La amniocentesis se realiza entre las 16 y 20 semanas de embarazo. Alrededor de este tiempo, el bebé en desarrollo está suspendido en aproximadamente 130 ml de líquido amniótico, que el bebé constantemente traga y excreta. Se usa una aguja delgada para extraer una pequeña cantidad de este líquido del saco que rodea al feto.

El líquido se examina para obtener información sobre el bebé, incluido su sexo, y para detectar anomalías físicas como el síndrome de Down o la espina bífida. Las muestras de líquido amniótico también pueden analizarse en ADN para identificar una variedad de trastornos genéticos, como la fibrosis quística y el síndrome de X frágil.

La amniocentesis solo se realiza en mujeres que se cree que tienen un mayor riesgo de tener un hijo con un defecto congénito. Consulta con tu médico u obstetra si la amniocentesis es adecuada para ti.

Problemas detectados por la amniocentesis

La amniocentesis puede detectar una serie de anomalías cromosómicas y otras anomalías congénitas en un feto en desarrollo. Éstos incluyen:

Mujeres a las que se les puede recomendar la amniocentesis

A medida que una mujer envejece, el riesgo de tener un hijo con síndrome de Down comienza a aumentar significativamente, de aproximadamente uno de cada 2,000 (a los 20 años) a uno de cada 100 (a los 40 años).

Las mujeres embarazadas que pueden ser candidatas para la amniocentesis incluyen:

  • Mujeres mayores de 40 años (Hay países donde a partir de los 37 años se les ofrece esta prueba de forma rutinaria).
  • Mujeres con antecedentes familiares de anomalías cromosómicas, como el síndrome de Down.
  • Mujeres que ya han tenido hijos con anomalías cromosómicas.
  • Mujeres portadoras de trastornos genéticos.
  • Mujeres con parejas que tienen antecedentes familiares de un trastorno genético o anormalidad cromosómica.
  • Mujeres que presentan un resultado anormal de un análisis de sangre o un examen de ultrasonido.

El procedimiento de amniocentesis

Antes de someterse a la amniocentesis, es habitual que la mujer y su pareja reciban asesoramiento sobre los riesgos del procedimiento. Todo el procedimiento dura unos 90 minutos.

Pasos de la amniocentesis:

  • Durante la prueba la mujer permanece acostada y mediante una ecografía se determina la posición del feto y la placenta.
  • Cuando el médico está seguro del lugar adecuado, frota el vientre de la mujer con antiséptico e inyecta un anestésico local en la piel.
  • Con una aguja larga y delgada, el médico extrae alrededor de 15 a 20 ml (aproximadamente tres cucharaditas) de líquido amniótico. Esto lleva unos 30 segundos.
  • El médico informará de cuándo se darán los resultados. En algunos casos, pueden tardar hasta tres semanas.

Inmediatamente después de la amniocentesis

Es posible que debas esperar unos 20-30 minutos antes de irte a casa. La mayoría de las mujeres consideran que la amniocentesis es indolora, aunque se recomienda continuar descansando durante aproximadamente una hora después.

Los efectos secundarios del procedimiento pueden incluir:

  • Molestias leves.
  • Pequeños hematomas en el sitio de la inyección.

Complicaciones de la amniocentesis

Si bien la amniocentesis generalmente se considera un procedimiento seguro, las posibles complicaciones pueden incluir:

  • Infección: los síntomas incluyen fiebre. Ponte en contacto con tu médico de inmediato.
  • Fuga vaginal: el líquido amniótico puede salir de la vagina (en aproximadamente el uno por ciento de los casos). Pontee en contacto con tu médico. En la mayoría de los casos, la fuga se ralentiza y se detiene en dos días.
  • Aborto espontáneo: puede ocurrir en menos del uno por ciento de las mujeres que se someten a esta prueba. Las cifras exactas son difíciles de calcular, ya que algunos abortos involuntarios habrían ocurrido de todos modos, con o sin la amniocentesis.
  • Sensibilización al Rh: rara vez, las células sanguíneas del bebé pueden ingresar al torrente sanguíneo de la madre. Si la madre es Rh negativo, puede formar anticuerpos que atacan los glóbulos rojos del bebé. Para prevenir esto, una madre Rh negativa recibirá inmunoglobulina Rh (D) (anti-D).
  • Lesión al bebé: muy raramente, la aguja utilizada durante el procedimiento puede tocar accidentalmente alguna parte del cuerpo del bebé.

Cuidarte en casa

La mayoría de las mujeres se sienten bien después del procedimiento y no es necesario alterar la rutina normal. Sin embargo, generalmente se recomienda que se tome con calma durante los próximos días.

Perspectiva a largo plazo después de la amniocentesis

La amniocentesis rara vez causa daño a la madre o al bebé a largo plazo. Las complicaciones después de la amniocentesis son muy raras. Sin embargo, si experimentas síntomas inusuales, como sangrado de la vagina, busca atención médica de inmediato.

También te puede interesar leer:

Exámenes y Pruebas al Bebé antes de nacer

*** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.