Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

calambres hinchazon

Los calambres, la hinchazón y las venas varicosas son algunos de los problemas más comunes que experimentan las mujeres durante el embarazo.

Mantener un estilo de vida saludable, hacer ejercicio regularmente y descansar lo suficiente ayudaría a aliviar los síntomas.

Calambres

Los calambres son un dolor repentino y agudo, generalmente en los músculos de la pantorrilla. Es más común durante la noche.

Nadie sabe realmente qué causa los calambres durante el embarazo, pero algunas de las pueden ser, llevar peso extra, trastornos metabólicos, inactividad o actividad excesiva y deficiencia de vitaminas.

El ejercicio regular y suave durante el embarazo, en particular los movimientos del tobillo y de las piernas, puede mejorar la circulación y ayudar a prevenir los calambres.

Prueba estos ejercicios para los pies:

  • Doblar y estirar el pie vigorosamente hacia arriba y hacia abajo 30 veces.
  • Gira el pie ocho veces hacia un lado y ocho veces hacia el otro.
  • Repite con el otro pie.

Para aliviar un calambre, por lo general ayuda si levantas los dedos de los pies con fuerza hacia arriba o frotas el músculo con firmeza.

Un suplemento de magnesio podría ayudar. Consulta con tu médico.

Tobillos, pies y dedos hinchados

Los tobillos, los pies y las manos a menudo se hinchan un poco en el embarazo porque tu cuerpo retiene más líquido de lo normal. Hacia el final del día, especialmente si el clima es cálido o si has estado de pie mucho tiempo, el exceso de líquido tiende a acumularse en las partes más bajas del cuerpo. La hinchazón gradual no es perjudicial para ti o el bebé, pero puede ser incómodo y los zapatos pueden sentirse apretados.

Hay algunos consejos que puedes seguir para prevenir pies y tobillos hinchados. Estos también pueden ayudar a aliviar la incomodidad en el caso de que ya están hinchados:

  • Evita estar de pie por largos períodos
  • Usa calzado cómodo: evita las correas apretadas o cualquier cosa que pueda pellizcar si se te hinchan los pies.
  • Levanta los pies tanto como puedas: trata de descansar una hora al día con los pies más altos que tu corazón, por ejemplo, apoyados sobre cojines mientras descansas en el sofá.
  • Asegúrate de beber mucha agua, especialmente cuando hace calor.

Debes buscar atención médica inmediatamente si la hinchazón está presente al comienzo del día, si tu cara, pies o manos se hinchan repentinamente o si la hinchazón es más de lo que habías experimentado previamente. Esto podría ser un signo de una condición de embarazo llamada preeclampsia (presión arterial alta inducida por el embarazo). Si tienes preeclampsia, deberás ser tratada y vigilada, ya que la condición puede ser grave para ti y el bebé.

Venas varicosas

Las venas varicosas son venas que se han hinchado. Las venas en las piernas se afectan con mayor frecuencia. También puede salir varices en la vulva (abertura vaginal). Por lo general, mejoran después del parto.

Si tiene varices, debes:

  • Evitar estar de pie por largos períodos de tiempo
  • Evitar sentarte con las piernas cruzadas.
  • Procurar no aumentar demasiado de peso.
  • Sentarte con las piernas elevadas, para mejorar la circulación.
  • Intenta usar medias adecuadas para este tipo de problema, puedes comprarlas en la mayoría de las farmacias, pero pide consejo al médico o farmacéutico antes de comprarlas.
  • Intenta dormir con las piernas más altas que el resto del cuerpo; usa almohadas debajo de los tobillos o alza los pies de la cama para elevarla un poco.
  • Realiza ejercicios con los pies y otros ejercicios prenatales, como caminar y nadar, lo que ayudará a la circulación.