Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

consumo pescado embarazo

Recomendaciones para el consumo de pescado en embarazadas, y madres que amamantan en relación con la presencia de mercurio.

El pescado no puede faltar en la dieta de las mujeres embarazadas, ni en el periodo de lactancia. Los ácidos grasos omega-3 son muy importantes para el desarrollo del sistema nervioso central, el crecimiento del cerebro y el desarrollo de la vista del bebé, antes y después del nacimiento. Los pescados grasos como el salmón, la trucha, el arenque, los bocartes y las sardinas son una buena fuente de Omega-3.

Pero algunos pescados, especialmente los de gran tamaño, pueden contener cantidades muy altas de mercurio, que pueden afectar al desarrollo neuronal del feto.

¿Qué pescados se pueden comer en el embarazo? ¿Qué pescados no se deben comer en el embarazo?

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), recomiendan:

Grupo 1 - consumir varias raciones a la semana

150 gramos por ración.

Trucha, Salmón, Sardina, Parrocha, Bocarte, Caballa (Xarda), Merluza, Pescadilla, Bacalao, Bacaladilla, Lenguado, Gallo, Congrio, Sepia, Calamar, Pulpo, Pescados de piscifactoría.

Todos los pescados y mariscos que no están incluidos en los grupos 2 y 3.

Grupo 2 - Limitar el consumo a unos 300 gramos por semana

No consumir ningún otro de los pescados de este grupo en la misma semana.

Atún blanco o Bonito del Norte (fresco o en conserva), Rape (Pixín), Cabracho, Lubina (salvaje), Mero, Raya, Salmonete grande (mayor de 300gr).

Grupo 3

Evita el consumo.

Pez espada o Emperador, Tiburones (Cazón, Tintorera, Marrajo...), Atún Rojo, Aguja, Lucio, Anguila.