¿Puede una mujer embarazada comer langosta? embarazo

La langosta es lo máximo en comida de lujo, así que podrías pensar que va a estar fuera de los límites junto con el vino, las carnes frías y los quesos blandos. Sin embargo, este delicioso marisco es seguro para el embarazo, según recomiendan los profesionales de la salud y los nutricionistas, siempre que se sigan las medidas de seguridad. Descubre más sobre cómo comer langosta de forma segura durante el embarazo.

¿Puedo comer langosta durante el embarazo?

Además de ser deliciosa, la langosta contiene una serie de nutrientes que se recomiendan en las dietas prenatales.

La langosta es una opción de marisco con bajo contenido en mercurio, por lo que la principal preocupación de seguridad es asegurarse de que se almacena y se prepara adecuadamente, así como de que está totalmente cocida. Esto se aplica tanto a la langosta fresca como a la congelada que se come en casa o en un restaurante.

Cada embarazo es diferente. Asegúrate de consultar con un profesional sanitario sobre tus circunstancias si tienes alguna duda sobre el consumo de langosta durante el embarazo.

¿Es seguro el consumo de langosta para el bebé?

El consumo de langosta cocida es seguro durante todo el embarazo, tanto para la madre como para el feto.

Beneficios de comer langosta durante el embarazo

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓lista de nacimiento bebe 

En general, el pescado y el marisco son buenas fuentes de proteínas, ácidos grasos omega 3 y vitaminas. Además, la langosta contiene cobre, selenio, zinc, fósforo, vitamina B12, magnesio, vitamina E, vitamina A, hierro y calcio.

Medidas de seguridad para el consumo de langosta

Con cualquier marisco, es importante seguir unas sencillas normas de preparación. Las recomendaciones básicas son asegurar un almacenamiento adecuado y fijarse en la fecha de caducidad. Otras precauciones de seguridad alimentaria incluyen asegurarse de que la langosta se cocine a una temperatura interna de 75º C.

Además, hay que evitar la contaminación cruzada mientras se prepara la langosta, y asegurarse de mantenerla a temperaturas seguras antes de consumirla.

Como la langosta se estropea rápidamente, suele venderse viva y debe permanecer así hasta que se cocine para garantizar su frescura. Lo ideal es cocinar la langosta el mismo día que se compra. Un bogavante activo es más fresco que uno aletargado. Además, el caparazón debe ser liso y no estar viscoso, con mal olor, con musgo o agrietado.

Una vez cocida, la carne de la langosta debe ser blanca, firme (no blanda ni viscosa) y oler a fresco en lugar de a pescado. La langosta puede congelarse tanto precocida como cocida, pero su calidad no siempre se conserva bien, sobre todo después de un largo tiempo en el congelador. 

⇒ Alimentos que se deben evitar cuando se está Embarazada

⇒ Â¿Cómo y qué comer durante el embarazo?

⇒ 13 Recetas de postres para el embarazo

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.