¿Se puede seguir bailando durante el embarazo? ¿Pueden las embarazadas bailar?

¿Puedo bailar si estoy embarazada?

Bailar es una forma divertida de mantenerse activa y en forma durante el embarazo, siempre que no se hagan movimientos complicados. Se sabe que el cardio beneficia a las mujeres embarazadas si se hace bajo supervisión y preferiblemente durante media hora al día, pero si no te gusta caminar o hacer yoga, puedes optar por el baile, que es una alternativa divertida a caminar. Pero, ¿Es seguro bailar durante el embarazo? Descúbrelo.

¿Es seguro bailar estando embarazada?

¿Bailar durante el embarazo puede perjudicar al bebé? La respuesta corta es que no. El embarazo requiere que te tomes las cosas con calma, pero no tanto como para saltarte los ejercicios. Bailar durante breves periodos de tiempo cada día es completamente seguro, pero sólo si tu médico te ha dado el visto bueno para realizar ejercicios de cardio. Lo ideal es elegir estilos de baile menos vigorosos, es decir, un estilo de baile que implique muy pocos saltos y carreras.

Tipos de formas de baile que puedes probar cuando estás embarazada

Intenta encontrar una clase de baile, especialmente, diseñada para mujeres embarazadas. Sin embargo, también puedes hacerlo en casa si lo prefieres. Aquí tienes algunas formas de baile que puedes intentar:

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓

lista de nacimiento bebe

  • Bailar durante el primer trimestre del embarazo te ofrece opciones como el jazz y la samba, pero estos estilos se vuelven complicados más adelante.
  • La danza del vientre durante el embarazo es preferible porque emplea movimientos controlados y sin prisas que fortalecen los músculos abdominales y de la espalda.
  • Los bailes de salón parecen complicados, pero pueden ayudarte a reducir tu frecuencia cardíaca en reposo.
  • Evita los estilos de danza con muchos movimientos y elevaciones, como el el ballet y el hip-hop, ya que pueden provocar sobrecalentamiento, tirones musculares, etc.

Beneficios de la danza durante el embarazo

Los entrenamientos de baile durante el embarazo ofrecen un montón de ventajas tanto para ti como para tu hijo por nacer. Algunas de ellas son:

  • Mejora de la flexibilidad, que te ayudará a lidiar con el peso creciente de tu cuerpo y de tu feto durante el embarazo.
  • Mayores niveles de resistencia, por lo que no te sentirás cansada o fatigada con tanta frecuencia, lo que a su vez mejora el estado de ánimo y reduce la probabilidad de sufrir síntomas depresivos.
  • Bailar puede reducir la cantidad de estrés y ansiedad al estimular la producción de endorfinas.
  • Reduce el riesgo de sufrir un parto problemático, como un parto prolongado o la necesidad de una cesárea.
  • Mejora el tono muscular, fortaleciendo las extremidades y aliviando los dolores de piernas y de espalda propios del embarazo.
  • Favorece el funcionamiento del corazón y los pulmones al mejorar la circulación de la sangre.
  • Es la alternativa perfecta para quien no frecuenta el gimnasio o no le interesan los ejercicios habituales.
  • El baile puede realizarse en cualquier lugar y en cualquier momento, lo que permite la libertad de elegir cómo se quiere hacer.
  • El baile puede ayudar a combatir la hinchazón al facilitar la liberación de los gases acumulados en los intestinos.
  • Puede frenar el aumento de peso, un problema común del embarazo que a veces provoca complicaciones.
  • El baile reduce los riesgos de desarrollar enfermedades del embarazo como la diabetes gestacional y la preeclampsia.

Medidas de precaución para bailar durante el embarazo

El embarazo no suele ser el momento adecuado para experimentar con tu cuerpo. Sin embargo, la danza ofrece los mismos beneficios que un entrenamiento cardiovascular con menos riesgos. No obstante, hay que tener en cuenta algunas precauciones antes de empezar:

  1. Presta atención a tu cuerpo. Es importante que estés atenta a cualquier síntoma como sensación de desmayo, dificultad para respirar, dolor abdominal o sangrado vaginal durante o después de tus entrenamientos de danza.
  2. Asegúrate de consumir una dieta equilibrada y suficientes calorías para mantener al bebé que crece en tu interior. Recuerda beber suficiente agua a lo largo del día, y especialmente durante y después de tus ejercicios.
  3. Puedes bailar en casa por ti misma, pero encontrar una clase de baile también es una idea factible. Sin embargo, asegúrate de buscar un instructor de baile que tenga experiencia con mujeres embarazadas o madres recientes; especialmente aquellos que conozcan las fisiologías del embarazo y sus interacciones con los ejercicios.
  4. Preparar los músculos y las articulaciones para un entrenamiento es el primer y más importante paso antes de empezar a bailar. Los ejercicios de calentamiento también sirven para mejorar tu ritmo cardíaco en reposo, manteniéndote en forma. Evitarlo podría provocar tensiones musculares y lesiones.
  5. Asegúrate de elegir las posturas adecuadas. Por ejemplo, hasta el segundo trimestre, está bien que permanezcas de pie o tumbada de espaldas durante el ejercicio. Sin embargo, es mejor evitarlas después, ya que pueden ralentizar el flujo sanguíneo hacia el útero. Deja de bailar inmediatamente si te sientes agotada o bajo presión.
  6. El calzado adecuado puede marcar la diferencia. No utilices zapatos para correr o hacer footing, ya que suelen ser pesados y sus suelas anchas pueden hacerte tropezar mientras bailas.

Cuándo consultar al médico

Consulta a tu médico antes de comenzar cualquier régimen de ejercicio nuevo, y especialmente si encuentras alguno de los siguientes signos:

  • Ráfagas de dolor abdominal.
  • Dolor fuerte en los glúteos o las pantorrillas.
  • Sensación de mareo o palpitaciones.
  • Visión borrosa.
  • Tener problemas para caminar o estar de pie.
  • Dolor de cabeza constante.
  • Pérdida de líquido en la vagina.
  • Dolor persistente en los músculos o las articulaciones.

Bailar es una forma divertida y fácil de mantenerse en forma durante el embarazo. Pero asegúrate de elegir sólo los estilos más suaves, especialmente en el tercer trimestre. Presta atención a cómo te sientes para no forzarte demasiado. Recuerda también que debes obtener el visto bueno de tu médico de antemano, tanto si quieres bailar en casa como si lo haces bajo la supervisión de un entrenador profesional. Teniendo en cuenta todas estas precauciones, comprobarás que el baile reducirá tu tensión, elevará tu estado de ánimo y te ayudará a mantenerte en perfecta forma.

Otros deportes en el embarazo

También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños