Mal de altura o montaña ¿Cómo afecta al embarazo?

El mal de altura es un conjunto de síntomas que van de leves a potencialmente mortales y que se desarrollan como resultado de la exposición de una persona a presiones de oxígeno atmosférico (O2) más bajas de lo normal, durante y después del ascenso a gran altura. Esto significa generalmente más de 2.500 m. Puede ocurrir si se está en un avión con una presión inadecuada, pero normalmente es el resultado de ascender a lugares de montaña, sin dar al cuerpo el tiempo adecuado para aclimatarse (adaptarse) a la mayor altitud.

El mal de montaña agudo se desarrolla en el 25% al 85% de las personas que viajan a gran altitud, pero el porcentaje depende de la altitud del lugar de partida y del lugar de llegada. En el caso de los viajeros que llegan a lugares de esquí de Colorado, por ejemplo, el porcentaje de mal de altura es del 25%, pero el porcentaje se dispara al 50% en el caso de los que llegan a las montañas del Himalaya. Se eleva al 85% para las personas que viajan directamente al Monte Everest. Las mujeres embarazadas no son más propensas que el resto a desarrollar el mal de montaña agudo. Sin embargo, los adultos jóvenes son más propensos al mal de montaña agudo en comparación con las personas mayores de 50 años. Esto significa que, si estás embarazada, tienes una probabilidad bastante alta de desarrollar el mal de altura si asciendes demasiado rápido a una gran altitud, por ejemplo en el transcurso de horas a un día. La situación típica es la de una mujer que va a esquiar al principio del embarazo, cuando no hay restricciones particulares de actividad, o la de una mujer que viaja más tarde en el embarazo, no para esquiar, sino para acompañar a otras personas en unas vacaciones

El mal de altura se clasifica como "agudo" si se desarrolla rápidamente (entre horas y días), debido a un rápido ascenso a gran altura. Los síntomas del mal de altura agudo varían en gravedad, desde un simple dolor de cabeza hasta múltiples síntomas, como debilidad, fatiga, mareos o aturdimiento, insomnio y síntomas gastrointestinales, hasta una inflamación (edema) grave y potencialmente mortal en el cerebro y los pulmones. Una categoría muy diferente del mal de altura es el mal de altura crónico, que puede afectar a la sangre, los pulmones y el cerebro de las personas que viven a gran altitud durante largos períodos de tiempo.

El mal de altura es un diagnóstico clínico. Esto significa que los médicos hacen el diagnóstico basándose en su historial y en los hallazgos de la exploración física, aunque los médicos también pueden requerir algunas pruebas comunes, como una radiografía de tórax y un análisis de muestras de esputo. Estas pruebas pueden ayudar a descartar otras afecciones que pueden parecer el mal de altura. La exploración física también puede incluir lo que se llama una miniprueba del estado mental.

Para la mayoría de las mujeres embarazadas, el mal de altura agudo es la categoría más relevante del mal de altura, ya que está relacionado con el hecho de viajar a gran altura rápidamente. Aun así, para comprobar si un paciente padece mal de altura crónico, los médicos suelen pedir también análisis de sangre y pruebas más especializadas de los pulmones.

La forma más leve del mal de altura se desarrolla con sólo un dolor de cabeza. Los casos ligeramente más graves también incluyen otros síntomas que los médicos utilizarán para diagnosticarlo, como síntomas gastrointestinales, insomnio, fatiga y mareos o aturdimiento. En función de si informas de cada uno de estos conjuntos de síntomas como "no presente", "leve", "moderado" o "grave", los médicos asignan un valor basado en un sistema de puntos que va de 0 a 3. Los valores se sumarán, dando como resultado lo que se denomina "puntuación del lago Louise" para la gravedad del mal de altura.

Si tiene una puntuación alta de Lake Louise, también se te harán pruebas para detectar signos de dos complicaciones graves de la altitud, que corresponden al extremo grave del espectro del mal de altura. Una de estas complicaciones se denomina Edema Cerebral de Altura; la miniprueba de estado mental ayuda a los médicos a determinar si sufres este tipo de mal. El médico también puede revisar las retinas con una técnica llamada oftalmoscopia, que puede ayudar a mostrar lo que está sucediendo en los vasos sanguíneos del cerebro. Este edema puede ser mortal, pero en general el principal peligro es que puede provocar un accidente mortal durante el alpinismo, el senderismo o el esquí, porque la persona pierde el juicio, algo así como estar borracha. En otras palabras, es un peligro importante para quienes escalan en lugares en los que la forma más rápida de descender a menor altura es caminando hacia abajo. Estos no son los tipos de lugares a los que viajarían las mujeres embarazadas, porque el riesgo de estar lejos de las instalaciones médicas es tan malo como el de desarrollar el mal de altura.

La otra complicación grave de la altitud para la que se te harán pruebas si tu mal de altura parece que podría ser grave se llama Edema Pulmonar de Altura. Se diagnostica en función de si experimentas dificultad para respirar, debilidad, tos u opresión en el pecho. También se basa en si el médico encuentra signos, como sibilancias o un tipo de sonido llamado crepitante al escuchar los pulmones, o si el médico encuentra cianosis (piel azulada), respiración rápida o ritmo cardíaco acelerado.

El mal de altura agudo puede aumentar ligeramente el riesgo de parto prematuro y de problemas de hemorragia relacionados con el embarazo. Si asciendes a 2.500 metros y más, también aumenta el riesgo de otras complicaciones del embarazo, como la elevación de la tensión arterial, la preeclampsia (tensión arterial alta con problemas en los órganos, como proteínas en la orina), el desprendimiento de placenta, la restricción del crecimiento fetal y la muerte del feto. Los riesgos también pueden aumentar si se está deshidratada o se realiza un ejercicio vigoroso antes de acostumbrarse a la mayor altitud. En cuanto al mal de altura crónico, aumenta el riesgo de hipertensión pulmonar, una afección que puede provocar accidentes cerebrovasculares o la muerte.

La mejor manera de prevenir el mal de altura agudo es ascender muy lentamente a lo largo de cada día, y luego descender para dormir a una altitud ligeramente inferior a la más alta del día, y continuar el proceso al día siguiente. Además, se administra un medicamento llamado acetazolamida para ayudar a prevenir el mal de altura, mientras que se administran otros fármacos si se presentan síntomas. Para tratar el Edema Cerebral de Altura se administra un fármaco esteroide llamado dexametasona, pero el médico puede ofrecerlo también como medida preventiva si se tiene un alto riesgo de sufrirlo porque se tiene previsto ascender con relativa rapidez y/o porque se tiene previsto alcanzar una altitud bastante elevada. Los fármacos que pueden administrarse para tratar el Edema Pulmonar de Altura incluyen la nifedipina y un par de familias diferentes de fármacos. Un grupo, denominado inhibidores de la fosfodiesterasa 5 (PED-5), mientras que otro grupo se denomina agonistas beta-2. La mayoría de estos fármacos se consideran bastante seguros durante el embarazo. Los agonistas beta-2 suscitan cierta preocupación, ya que se necesitan más estudios para estar seguros de su seguridad, pero a las mujeres embarazadas se les indica que los tomen si padecen este edema, debido a la gravedad de la enfermedad.

También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños