Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

molestias embarazo

Durante el embarazo, el cuerpo tiene que adaptarse para dar cabida al feto y, al mismo tiempo, prepararse para la lactancia.

Este proceso de adaptación física puede ocasionar algunas molestias. Algunas de las más frecuentes son:

  • Náuseas y vómitos: están provocados por el aumento de la hormona gonadotropina coriónica, producida al comienzo del embarazo. Pueden aparecer alteraciones del gusto y del olfato, resultando desagradables determinados olores y sabores que antes no lo eran.
  • Digestiones "pesadas" y "ardores" de estómago: debido al aumento de tamaño del útero, que desplaza el estómago hacia arriba y al intestino hacia atrás, lo que hace más lenta la digestión.
  • Estreñimiento y flatulencia ("gases"): causados por la lentitud en el vaciado del estómago y en la movilidad del intestino.
  • Hemorroides: son más frecuentes al final del embarazo, debido a la presión que ejerce la cabeza del niño en los vasos sanguíneos perianales. El estreñimiento favorece su aparición y agrava las molestias.
  • Aumento del número de micciones: más frecuente en los primeros y últimos meses de embarazo, por la presión que ejerce el útero sobre la vejiga.
  • Aumento de la cantidad de flujo (secreción vaginal): evitar la humedad en la zona, ya que facilita las infecciones por hongos (micosis). Cambiar la ropa interior a menudo, manteniendo la zona lo más seca posible. Duchas diarias.
  • Mareos y tensión baja: suelen producirse al tumbarse boca arriba, al presionar el útero sobre la vena cava inferior. Se alivia al tumbarse sobre el lado izquierdo.
  • Varices y edemas: sobre todo en las piernas, al dificultarse el retorno venoso.
  • Calambres: se deben a la falta de calcio.
  • Congestión nasal: por el aumento de estrógenos.
  • Dificultad respiratoria: al encontrarse el diafragma desplazado hacia arriba.
  • Lumbalgia: son molestias a nivel lumbar, debidas a la presión que el útero ejerce sobre la columna, curvándola más de lo normal.
  • Las mamas aumentan de tamaño: están preparándose para la lactancia.
  • Al final del embarazo los pezones se endurecen y, junto con la areola, están de un color más oscuro.
  • Caries dental: durante el embarazo y debido a una disminución del pH de la saliva, hay más riesgo de aparición de caries. Por ello se debe extremar la higiene y acudir al dentista periódicamente.
  • Estrías: aunque no producen molestias físicas, resultan antiestéticas. Se deben al estiramiento que sufre la piel en el abdomen y en las mamas, aunque también influyen factores genéticos y la deshidratación de la piel.
  • Otros cambios cutáneos: es normal que durante el embarazo aparezcan manchas en la cara (cloasma o "paño") y una línea más pigmentada desde el pubis hasta el ombligo ("línea alba"). Suelen desaparecer en el puerperio.
  • Cambios psicológicos: Durante el embarazo también se producen cambios en el estado de ánimo. Es normal encontrarse más emotiva y sensible, con temor a que haya algún problema durante el embarazo o en el parto. Es recomendable comunicarse con la pareja.