¿Cuándo pueden comer tomates los bebés?

¿Es seguro el tomate para mi bebé?

¿Cuándo se puede empezar a dar tomates al bebé? La edad adecuada para introducir los tomates en el niño es entre los 8 y los 10 meses. Por lo general, los tomates no causan ninguna alergia, pero hay que vigilar, por si acaso, las erupciones en la piel del bebé después de haber consumido tomates.

Beneficios de los tomates para los bebés

  1. Los tomates son una rica fuente de vitamina A, y el color rojo y naranja que se les asocia se debe a la presencia de alfa-caroteno y beta-caroteno. La vitamina A es vital para el desarrollo de los ojos del bebé.
  2. Los tomates también son una excelente fuente de antioxidantes, que son esenciales para la dieta de un bebé. La tasa de metabolismo de un bebé es mucho más alta que la de un adulto, y esto aumenta el número de radicales libres en su cuerpo. Si el número de radicales libres aumenta, también aumentan las posibilidades de daño celular y del ADN. Los antioxidantes contrarrestan esto y ayudan a neutralizarlos.
  3. La vitamina K se encuentra en abundancia en los tomates, y son esenciales para ayudar a construir los huesos en un bebé con el tiempo.
  4. Hay muchas entidades bioquímicas que se encuentran en los tomates que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico, que es muy crucial para el desarrollo del bebé.
  5. Aunque se piensa que los tomates tienen mucho ácido, en realidad ayudan a contrarrestarlo en el cuerpo del bebé. Al incluir los tomates en la dieta de tu hijo, puedes aumentar la cantidad de alcano y tratar la acidosis.
  6. La toxicidad del plomo es otro problema que se puede contrarrestar con los tomates. Una gran cantidad de vitamina C está presente en los tomates, lo que ayuda a reducir los efectos nocivos provocados por el plomo.

Precauciones al dar tomates a los bebés

  1. Asegúrate de comprobar el color y la textura de los tomates antes de dárselos a tu bebé. Los mejores colores son principalmente el rojo y el naranja, y tienen que ser firmes, sin puntos blandos ni grietas.
  2. Comprueba si puedes comprar tomates de un recurso orgánico, ya que han sido cultivados con el método tradicional. Suelen tener la mayoría de los nutrientes intactos y no tienen pesticidas o insecticidas dañinos.
  3. Algunos bebés pueden tener reacciones alérgicas a los tomates, por lo que es esencial que estés atenta a cualquier alergia. Cuando introduzcas a tu bebé a los tomates, aliméntalo sin añadir otros alimentos nuevos.
  4. Dado que algunos bebés aún no tienen los dientes completamente desarrollados, asegúrate de darles los tomates en forma líquida o semilíquida, ya que de lo contrario podrían atascarse en la garganta del bebé.

También te puede interesar:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artĂ­culo!