Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

frutos secos introducción

Cuándo y cómo introducir los frutos secos en la dieta de los bebés.

Una de las primeras causas de muerte por atragantamiento en niños son los frutos secos y además también pueden producir alergias.

Aquí te contamos cómo puedes ir introduciéndolos en la dieta del bebé evitando riesgos. ***Por supuesto, como decimos siempre, son recomendaciones generales. Sigue siempre las indicaciones del pediatra del bebé y cualquier duda consulta con él.***

Lo habitual para reducir riesgos de atragantamientos y/o alergias ha sido recomendar darle lo más tarde posible a los niños, frutos secos. Lo que ocurre, es que cada vez está más claro, que cuanto más se tarde en que estos formen parte de la dieta del bebé, más probabilidades hay de que acabe desarrollando alergias a ellos. Y no sólo con los frutos secos, también pasa con otros alimentos.

Los bebés alimentados con lactancia materna, reciben a través de su madre todo tipo de alimentos. Esto hace, que cuando ellos ingieran alguno, para su intestino no sea del todo extraño, es decir darle el pecho al bebé lo protege frente a la aparición de alergias alimentarias.

En el caso de los bebés alimentados con lactancia artificial, hasta que no comiencen con la alimentación complementaria su organismo no tendrá ninguna “familiaridad” con los nuevos alimentos.

Ya se han hecho estudios que demuestran que los bebés que toman frutos secos antes del año, tienen la mitad de posibilidades de desarrollar alergias, que los que los empiezan a tomar más tarde.

Así que pensando en prevenir alergias lo ideal sería que coman frutos secos con regularidad antes del primer año. Pero claro, luego tenemos el problema con los atragantamientos. Los frutos secos cuando está en ambientes húmedos no se deshacen y se hinchan aumentando considerablemente su tamaño. Por ejemplo, si el bebé tiene trocitos de frutos secos en la boca y por lo que sea hace una aspiración, pueden ser arrastrados a los bronquios y quedar ahí depositados, absorbiendo la humedad e hinchándose. Esto provocaría un tapón con muy pocas posibilidades de ser expulsado a través de la tos.

Para solventar ambos riesgos (alergias y atragantamientos), lo que puedes hacer es lo siguiente:

Darle los frutos secos triturados, humedecidos y cocidos. De esta forma al dejar de ser “secos” ya no se hincharan en los bronquios y disminuye el riesgo de atragantamiento y a la larga el desarrollo de alergias.

Puedes incluirlos en salsas, masas de reposterías (bizcocho, mazapán…), incluso puedes añadir un puñadito y cocerlo con la crema de verdura y luego triturarlo todo hasta hacerlo puré.