¿Cuándo pueden comer piña los bebés?

¿Es segura la piña para mi bebé?

Aunque la piña es una fruta muy saludable, sólo debe darse a los bebés mayores de seis meses. Es entonces cuando su sistema digestivo está aprendiendo a lidiar con una gran variedad de alimentos. Los expertos sugieren que los padres procedan con precaución al introducir alimentos cítricos o ácidos a los bebés pequeños. En caso de que el nivel de sensibilidad del bebé sea alto, este tipo de alimentos debe darse cuando se acerque al año de edad.

La piña es una gran fuente de vitamina C, que ayuda a reforzar el sistema inmunitario y favorece la producción de colágeno. Contiene vitamina B1, que contribuye al buen funcionamiento de los músculos y al desarrollo del sistema nervioso. También contiene ácido fólico, manganeso y fibra dietética, lo que la convierte en una opción alimentaria súper saludable. Incluso tiene propiedades antiinflamatorias, y puede ser una maravillosa ayuda para la digestión.

Riesgos asociados al consumo de piña para los bebés

La piña, dejando a un lado su valor nutritivo, debe introducirse con mucha precaución, ya que todavía puede ser dura para el sistema digestivo de tu pequeño. Aunque no se sabe que sea un alérgeno, la comida para bebés preparada con piña es ácida, lo que a veces puede causar problemas al bebé. Los ácidos de la piña pueden provocar sarpullidos alrededor de la boca del bebé, ya que su piel es delicada. También se sabe que la piña provoca una desagradable dermatitis del pañal. Por ello, la piña debe introducirse poco a poco: triturada con otros alimentos, y sólo cuando el bebé pase de los seis meses de edad. Los trozos de piña no son una buena idea, ya que son muy fibrosos y pueden provocar peligro de asfixia.

¿Qué es mejor para el bebé: la piña fresca o la enlatada?

Las piñas frescas y suculentas son la mejor opción y la más nutritiva para un bebé. Las piñas enlatadas deben ser una opción alternativa sólo cuando no se disponga de piñas frescas. La fruta enlatada debe estar sumergida en el zumo de la piña piña, y no en almíbar.

Cómo preparar comida para bebés con piña

  • Las piñas dulces, maduras y frescas son las más adecuadas para las recetas para bebés.
  • Las piñas frescas deben triturarse o hacerse puré con plátanos, peras, boniato, requesón, nata o leche de coco.
  • Si la piña está dura o es difícil de triturar, hay que cocerla brevemente al vapor o a fuego lento en agua o zumo, hasta que esté tierna.
  • Para que la piña semimadura quede más jugosa y suave, debe conservarse a temperatura ambiente durante un par de días antes de prepararla para el bebé.
  • La piña cortada debe guardarse en agua o zumo en un recipiente hermético en la nevera. Si se destina al bebé, se recomienda consumirla en uno o dos días.

También te puede interesar:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!