¬ŅCu√°ndo pueden comer marisco los beb√©s?

¬ŅEs seguro el marisco para mi beb√©?

Después de que el pediatra de tu hijo te dé luz verde para introducir los alimentos sólidos -después de los 6 meses- y de que tu hijo haya probado y tolerado varios alimentos menos alergénicos (como frutas o verduras), puedes hablar con tu pediatra sobre la posibilidad de pasar a los alérgenos como el marisco.

Cuando incluyas el marisco en el men√ļ de tu beb√© por primera vez, planifica servirlo en casa (en lugar de en la guarder√≠a o en un restaurante). As√≠ te resultar√° m√°s f√°cil vigilarlo despu√©s de comer para detectar cualquier posible reacci√≥n al√©rgica.

Aseg√ļrate tambi√©n de que el marisco es el √ļnico alimento nuevo que se introduce durante la comida.

Cómo preparar el marisco para los bebés

Aunque merece la pena incluir el marisco en el men√ļ de tu peque√Īo comil√≥n desde el principio, deber√°s tener un cuidado especial para asegurarte de que se prepara de forma segura, sobre todo si sigues un enfoque de destete dirigido por el beb√©, que implica la introducci√≥n de s√≥lidos en forma de alimentos blandos y gomosos para los dedos en lugar de pur√©s. La textura firme, masticable o fibrosa de muchos tipos de marisco -especialmente las gambas y las vieiras- puede suponer un riesgo de asfixia para los beb√©s y los ni√Īos peque√Īos.

Esto significa que el marisco debe cortarse siempre en trozos peque√Īos (no m√°s grandes que el tama√Īo de un guisante), sin la c√°scara exterior dura ni la cola, ni la cabeza. A la mayor√≠a de los beb√©s menores de 9 meses les costar√° coger los trozos, pero incorporar trozos de marisco muy peque√Īos en otros platos puede ayudar a que la autoalimentaci√≥n sea m√°s manejable.

Despu√©s de cortarlo y antes de servirlo, comprueba a fondo el marisco con los dedos para asegurarte de que no quedan peque√Īos trozos de concha o cola pegados a la carne.

Consejos para incluir el marisco en la dieta del bebé

Los siguientes consejos podrían ayudar a reducir el riesgo de efectos adversos del consumo de marisco entre los bebés.

  1. Consulta al pediatra sobre la cantidad adecuada de consumo de marisco para tu bebé.
  2. Compra el marisco a vendedores de confianza. As√≠ te aseguras de que el marisco no contiene ning√ļn contaminante, como el mercurio, o que √©ste se encuentra dentro de los l√≠mites de seguridad para el consumo humano.
  3. Nunca hay que dar marisco crudo o poco cocinado a un beb√©, ya que puede aumentar el riesgo de intoxicaci√≥n alimentaria. El marisco debe cocinarse al menos a (65¬įC).
  4. Cocina el marisco en casa y no le des marisco comprado en un restaurante. No alimentes al bebé con restos de marisco cocido. En los restaurantes es fácil que se produzca una contaminación cruzada por los utensilios de cocina o por el contacto de los cocineros con diferentes alimentos.
  5. Introduce sólo un tipo de marisco a la vez. Sigue la regla de "esperar de tres a cinco días" para comprobar si hay reacciones alérgicas.
  6. Dale peque√Īas cantidades, como media o una cucharadita cada vez. Esto podr√≠a ayudar a tu beb√© a adaptarse al sabor, la textura y la digesti√≥n del alimento.
  7. Los beb√©s menores de 12 meses deben recibir el marisco en forma de pur√©, pasta o papilla. A los ni√Īos mayores de 12 meses se les pueden servir peque√Īos trozos de marisco bien cocidos como comida para comer con los dedos.

Posibles efectos secundarios del marisco en los bebés

Al igual que cualquier otro alimento, el marisco tiene su cuota de posibles efectos secundarios para los bebés.

  1. Enfermedades transmitidas por los alimentos: El marisco crudo o poco cocinado, sobre todo las almejas, las ostras y los mejillones, puede contener virus y bacterias que pueden provocar intoxicaciones. El marisco procedente de agua contaminada puede contener patógenos peligrosos que podrían ser mortales para los bebés.
  2. Contaminación química: Las langostas, las vieiras y los cangrejos pueden ser propensos a la contaminación por mercurio. Otros mariscos también pueden estar contaminados con plomo y mercurio, especialmente cuando se recogen en aguas contaminadas. Los niveles elevados de mercurio pueden afectar negativamente al sistema nervioso central.
  3. Alergia: La reacción alérgica al marisco depende del individuo y del tipo de marisco. Algunos de los síntomas comunes de la alergia alimentaria son sibilancias, dificultad para respirar, tos, diarrea, dolor de estómago, ronchas con manchas rojas y picor, ojos llorosos e hinchados. Una reacción alérgica extrema puede provocar anafilaxia.

Acude r√°pidamente al m√©dico si notas alg√ļn s√≠ntoma de alergia o si tu beb√© parece no estar bien despu√©s de consumir marisco.

La mejor manera de evitar estos efectos adversos es seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias sobre la selección, el almacenamiento y la cocción del pescado y el marisco.

Beneficios del marisco para los beb√©s y los ni√Īos peque√Īos

  1. Son ricos en proteínas de alta calidad.
  2. Abundantes micronutrientes: El consumo moderado de marisco puede aportar micronutrientes, como las vitaminas B12 y D, sodio, potasio, cobre, zinc y yodo. Estos micronutrientes ayudan a regular varias funciones fisiológicas esenciales, como el crecimiento físico y mental.
  3. Fuente de grasas saludables: Los √°cidos grasos poliinsaturados (grasas buenas), como el DHA y el EPA, que son tipos de √°cidos grasos omega-3.
  4. Propiedades inmunoestimulantes: El marisco contiene carotenoides como la astaxantina, que tiene propiedades inmunoestimulantes. También tiene péptidos, ácidos grasos omega-3, vitaminas A, D, B12, hierro, cobre y zinc, que se consideran beneficiosos para el sistema inmunitario. Por lo tanto, el consumo regular de marisco puede ayudar a reforzar la inmunidad a largo plazo.
  5. El consumo regular de marisco puede tener también beneficios cardioprotectores, antiinflamatorios y antivirales.

También te puede interesar:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!