¿Cómo es la preparación al parto? Teoría y práctica, clases prenatales

Las clases de preparación al parto se recomiendan a todas las futuras madres, sea o no su primer embarazo. El número de sesiones y duración puede variar entre centros. Por término medio, las mujeres asisten a unas 7 clases de preparación al parto, además de la entrevista prenatal que se ofrece al principio del embarazo. ¿Cómo funcionan las clases de preparación al parto? ¿Cuál es la atención prestada? ¿Qué papel desempeñan los futuros padres? Te orientamos.

Llegado el último trimestre de embarazo, la futura madre debe realizar la llamada preparación al parto.

Son clases generalmente impartidas por matronas que ayudan a la mujer a estar en forma, a saber respirar de modo adecuado, a resolver dudas, a conocer su cuerpo de embarazada, saber identificar señales, saber identificar el pre-parto, las señales de parto.

Preparación al parto: ¿Qué temas se tratan?

Cada centro es libre de proponer su propio programa. No obstante, se abordarán las siguientes cuestiones, relacionadas con el curso de su embarazo y el parto.

  1. El embarazo. El desarrollo del bebé y los cambios corporales, la higiene durante el embarazo, las dolencias menores del embarazo, los cuidados médicos, los síntomas del embarazo y las razones para buscar atención médica, cómo reconocer una contracción, etc.
  2. Cuestiones prácticas. El contenido de la maleta para la maternidad, los papeles administrativos que hay que preparar, los exámenes, otros trámites, etc. ⇒ Trámites Necesarios para Inscribir al Recién Nacido
  3. Señales de inicio del parto, monitorización del parto, epidural, inducción del parto, expulsión, etc.
  4. La cesárea. Indicaciones, cesárea programada, diferentes anestesias, etc.
  5. El parto y el seguimiento después del mismo.
  6. La acogida del recién nacido.
  7. La estancia en el hospital para la madre, para el bebé y la lactancia.
  8. La vuelta a casa.

¿Cómo funciona una clase de preparación al parto?

A menos que elijas una matrona privada que a veces ofrece sesiones individuales, las clases de preparación al parto suelen impartirse en grupo. Al principio, las mujeres pueden sentirse un poco tímidas pero pronto se sentirán cómodas, charlarán y casi todas harán preguntas.

Generalmente antes de iniciar las clases del tercer trimestre, hay dos charlas previas que se hacen coincidir con el primer y segundo trimestre de la embarazada. Son charlas donde se informa a la mujer de lo que puede esperar: síntomas, dolores, cambios corporales y hormonales, riesgos, señales de alarma. A veces, según el centro pueden incluso participar otros profesionales de la salud como ginecólogos, pediatras, asesoras de lactancia. Aunque por norma general suelen ser las matronas las encargadas de impartir estos conocimientos a las futuras madres.

Hay una parte teórica, donde se tocan temas como el desarrollo del feto, las diferentes fases del parto, cómo tratar y cuidar al bebé en los primeros momentos. Esta parte también se aprovecha para abordar el plano psicológico, las mujeres se juntan, intercambian experiencias, se consultan dudas, la matrona aclara, participa, interviene, corrige incluso falsas creencias o mitos y en definitiva ayuda a las mujeres a cambiar incluso hábitos poco adecuados de cuidado y atención al bebé.

En esta parte teórica se trata también la lactancia materna, se informa a la madre de lo que debe esperar nada más que nazca su bebé, el calostro, la subida de la leche, las mejores posturas para amamantar, el correcto agarre de la criatura al pecho. Se informa a las futuras mamás de las posibles complicaciones (mastitis, grietas, etc) y qué hacer, o dónde poder acudir.

La parte práctica incluye gimnasia prenatal, técnicas de relajación y control de la respiración, conocimiento del propio cuerpo, entrenamiento para las diferentes fases del parto (saber identificarlas y actuar), posturas más adecuadas para favorecer una pronta dilatación. Se trabaja mucho la respiración durante las contracciones y el empuje en la fase de expulsivo. Las mujeres que han seguido estos cursos de preparación al parto, y vencieron su miedo, aseguran que gracias a estas técnicas consiguieron controlar el dolor y sabían exactamente qué hacer en cada momento. Si además sus parejas habían asistido a estos cursos con ellas, la experiencia de parto es vivida de un modo más satisfactorio, seguro y controlado.

¿Cómo elegir la preparación al parto?

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas ⇓⇓⇓lista de nacimiento bebe

Preparación al parto clásica

Denominada preparación al parto sin dolor o psicoprofilaxis obstétrica, es la técnica más conocida. Enseña a la madre todo lo que necesita saber para gestionar su parto lo mejor posible, ya que sabe lo que puede esperar. Las mujeres aprenden movimientos y posturas para facilitar el parto y controlar el dolor de las contracciones. Aprenderás, por ejemplo, que inspirar y espirar profundamente ayuda a desarrollar los músculos abdominales y, el día del parto, a oxigenar mejor las fibras musculares uterinas. Esto también ayuda a reducir cualquier sensación de dolor y a acelerar el progreso del bebé. Sin olvidar que al "fijar" tu atención en la respiración, la desvías del dolor que sientes. Ciertas posiciones (de lado, en cuclillas, de espaldas a la pared) también favorecen el parto. Los masajes en la parte baja de la espalda (practicados por la pareja o persona de apoyo) pueden ayudarte a pasarlo más fácilmente.

⇒ ¿Qué es una doula? Apoyo en el embarazo, parto y postparto

Aeróbic acuático

Las mujeres embarazadas aprecian este método porque se sienten más ligeras en el agua. La ingravidez es, por tanto, una ventaja para estas futuras madres, que pueden realizar los ejercicios con más flexibilidad y, sobre todo, sin temor a una dolorosa caída. Al mismo tiempo, la inmersión favorece la relajación. Durante este momento de intimidad con el bebé, la madre se prepara serenamente para el parto. La preparación en la piscina puede comenzar en el quinto mes hasta el parto. Cada madre debe participar a su propio ritmo. Sin embargo, este tipo de preparación al parto no es reembolsado por la seguridad social. Las futuras madres realizan numerosos ejercicios musculares y respiratorios diseñados para aliviar el dolor, disipar la fatiga y relajarse. Esto significa: tonificar los músculos abdominales y de la espalda, flexibilizar el perineo, estirar, simular empujes, trabajar la apertura de la pelvis, respirar, aprender a relajarse y adaptarse al esfuerzo. La presión del agua es también un masaje muy agradable para las piernas pesadas, sobre todo porque favorece la circulación sanguínea. También es una buena forma de continuar con una actividad física suave y segura durante el embarazo.

Haptonomía

La haptonomía o "ciencia de la afectividad" pretende ayudar a los padres a establecer un vínculo y comunicarse con su hijo no nacido. A través del contacto del útero, los padres se comunican con su hijo. El padre está muy implicado en esta técnica, especialmente para tener un papel de apoyo durante el parto. Consulta con tu equipo médico para saber si ofrecen esta práctica, que se realiza en privado con una matrona. Los masajes, las caricias, las presiones consiguen modificar el tono muscular de la futura madre y contribuyen a la relajación de todos sus músculos, incluidos los del periné y el útero. 

⇒ Haptonomía: Vínculo prenatal que se establece con el bebé

Sofrología

Este método se basa en la toma de conciencia del propio cuerpo para conocerse mejor y así aprender a reaccionar mejor ante los imprevistos de la vida. Para la mujer embarazada, esta técnica puede ayudarla a comprender los cambios físicos y psicológicos ligados al embarazo, pero también a reducir el estrés y el dolor. Los ejercicios de relajación y sugestión provocan un estado de conciencia cercano al sueño y a la ensoñación, que ayuda a domar las sensaciones que se avecinan. Estas nuevas disposiciones psicológicas le permiten dominar su parto y, sobre todo, no convertirse en una simple espectadora. Puedes empezar en el último trimestre del embarazo. Las sesiones tienen lugar en grupo o individualmente y están dirigidas por una matrona. Cada participante realiza los ejercicios con los ojos cerrados en posición sentada o de pie.

Yoga prenatal

Desde hace más de 2.000 años, el yoga se ha convertido en una filosofía de vida. Lograr el zen y la armonía con tu cuerpo y tu mente son los objetivos de este método. Un método que, por tanto, puede ser totalmente adecuado para evitar los pequeños dolores del embarazo que a veces tienen un origen psicológico (dolor de espalda, insomnio, pesadez de piernas, náuseas). Lo ideal: empezar al principio del embarazo. Puedes continuar sin ningún problema hasta el final de tu embarazo. Las sesiones duran aproximadamente una hora. Depende de ti encontrar un ritmo que se adapte a tus necesidades. Practica yoga siempre guiada por un profesional.

⇒ Yoga durante el embarazo

El método Bonapace

Este método canadiense pretende reducir la intensidad del dolor durante el parto mediante la intervención del futuro padre. El método Bonapace puede practicarse a partir del sexto mes de embarazo y combina la presión de los dedos y la relajación. El futuro padre coloca sus dedos, sin utilizar agujas, en los puntos de acupuntura situados en los pies, las manos y la espalda. Así, según este método, puede aliviar a la madre realizando pequeñas presiones en diversas partes de su cuerpo.

Otros métodos: Tai-chi, Shiatsu, autohipnosis, fasciaterapia, Pilates, canto prenatal.

¿Cuáles son las consecuencias de no poder asistir a la clase?

Si el bebé nace prematuramente o la madre no ha tenido tiempo o ganas de asistir a las clases, ¿qué ocurre? No te preocupes, no importa. Aunque los cursos de preparación son útiles para resolver dudas o tranquilizar a las futuras madres, ¡no significa que sean imprescindibles! No es grave en sí mismo no haber asistido, lo principal es que la mujer sepa detectar las contracciones y acuda a la maternidad. Los cursos son especialmente útiles para aprender a gestionar el estrés y el dolor. Pero en cualquier caso, algunas mujeres que han tomado las clases llegan a la maternidad tan estresadas que no recuerdan lo que han aprendido en clase. Así que no te preocupes. Las matronas te lo explicarán todo, hayas hecho o no el curso.

El lugar de los futuros padres

Los futuros papás viven el embarazo de forma diferente, pero no por ello tienen menos curiosidad por entender lo que ocurre. De hecho, los futuros padres también están invitados a asistir a las clases. Sin embargo, como las clases se imparten sobre todo en las horas centrales del día, pocos futuros padres pueden acudir a ellas. Algunos centros ofrecen un curso para parejas o específicamente dedicado a los futuros padres en su programa.

¿Son útiles las clases de preparación al parto para un segundo embarazo?

Cuando ya has dado a luz, puede surgir la cuestión de si debes o no tomar clases de preparación al parto durante tu siguiente embarazo. Todo depende de la mujer. A veces acuden porque quieren respuestas a sus preguntas durante su nuevo embarazo. Porque no todos los embarazos son iguales. Otras mujeres vuelven para compartir su primera experiencia con las futuras madres. La seguridad social permite que todas las embarazadas asistan a estas clases, sin diferencia entre las futuras madres. Dado que estas clases no son obligatorias, es decisión de la mujer inscribirse y asistir o no. Muchas mujeres también vuelven por la parte de relajación de las clases, que es muy importante durante el embarazo. Las mujeres embarazadas agradecen estos momentos de relax que les permiten respirar durante unos minutos y aprender técnicas de relajación.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!