Trucos para que los niños coman más verduras

Como madres, cada decisión que tomamos tiene su origen en nuestro profundo deseo de hacer lo mejor para nuestros hijos. Cuando se trata de comer de forma saludable, esto nos lleva a menudo a luchar o a sobornar a los niños para que coman verduras. Aunque las verduras son importantes para los cuerpos en crecimiento, no lo son todo. Los niños necesitan una variedad de alimentos y nutrientes para crecer y desarrollarse adecuadamente. Dicho esto, la mayoría de las madres estarían de acuerdo en que sería bueno que sus hijos comieran más verduras.

Además, es importante establecer unas expectativas realistas. Muchas verduras son amargas por naturaleza y pueden tener texturas complejas de masticar. A los niños les llevará tiempo aprender a quererlas. Así que cuando el proceso parezca frustrante, recuerda que es completamente normal y esperable que los niños no se suban al tren de las verduras de inmediato.

¿El mejor consejo para conseguir que los niños se coman las verduras? Es muy sencillo. Sigue ofreciéndolas de diversas maneras y da el ejemplo consumiendo verduras tú también. No es una solución rápida: la nutrición es un proceso largo. También puedes asegurarte de que sean sabrosas añadiendo queso, aceite de oliva y especias o sirviéndolas con una salsa divertida.

¿Buscas más formas de servir verduras a tu familia? Aquí tienes un puñado de sencillos cambios:

Macarrones con queso

¿A quién no le gustan los macarrones con queso? Este alimento básico para niños puede ser una forma estupenda de utilizar la calabaza o el boniato. Ambos adquieren una textura cremosa cuando se mezclan con queso y leche o una alternativa a la leche.

Puré de patatas y arroz

Coliflor. ¿Hay algo que no pueda hacerse? Esta versátil verdura combina bien con otras, y es fácil de mezclar con patatas y arroz. Sustituye la mitad de las patatas por coliflor en el puré de patatas. Mezcla la mitad de arroz de coliflor con la otra mitad de arroz blanco. Ten a mano coliflor congelada para facilitar la preparación.

Batidos

Los batidos de frutas son deliciosos, refrescantes y dulces, y la mayoría de ellos pueden soportar unos cuantos puñados de verduras sin problemas. Las verduras de hoja verde, como las espinacas o la col rizada, son excelentes adiciones, así como los aguacates, los calabacines, las remolachas y la coliflor. Juega a un divertido juego mientras lo preparas con tus hijos y haz que adivinen de qué color será el batido una vez mezclado.

Muffins

Los muffins de arándanos son deliciosos, ¡y los muffins de verduras también pueden serlo! Busca recetas que utilicen calabacín, zanahoria o calabaza para una merienda o desayuno rápido. Los niños pueden ayudar a hornear echando los ingredientes en el bol, mezclando y, por supuesto, probando el sabor.

Pasta

La pasta a base de legumbres es fácil de incorporar a tus recetas de pasta favoritas. Aunque normalmente se considera una fuente de proteínas, las legumbres también equivalen a una ración de verduras. La pasta de garbanzos tiene un sabor neutro y ofrece más proteínas, fibra y hierro que la pasta a base de trigo.

Salsa para pasta

La salsa para pasta cuenta como verdura: ¡buenas noticias! Y la mejor noticia es que los niños suelen comerla sin problemas. Mejórala rallando calabacines, calabaza o zanahorias en la salsa. Esto no cambiará el sabor y es posible que los niños ni siquiera lo noten.

Pretzels o galletas saladas

Los alimentos crujientes como los pretzels o las galletas saladas son muy apreciados por los niños, pero la próxima vez, prueba a añadir algunas verduras crudas al plato. Las zanahorias, los pimientos o los pepinos son ideales para mojar en el humus y ofrecen el mismo crujido.

Salsa ranchera o vegetariana

¿Quieres hacer que un niño pruebe un alimento concreto? Sirve un dip, ¡en serio! Las clásicas salsas rancheras o vegetarianas son opciones deliciosas, pero puedes añadir más verduras a la dieta de tu hijo sirviéndole guacamole de vez en cuando. Elaborado principalmente con aguacates, este dip también suele contener tomates, cebolla, pimiento y cilantro.

También te puede interesar:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!