¿Puede una mujer embarazada comer carne de ciervo? embarazo

¿Es seguro comer carne de ciervo durante el embarazo?

¿Puedo comer carne de ciervo durante el embarazo? Esta pregunta es muy común, ya que la carne de venado no es algo que se venda habitualmente en los supermercados.

En general, se puede comer carne de venado estando embarazada, pero con algunas modificaciones. La carne de ciervo es igual que cualquier otro tipo de carne que se coma durante el embarazo. Puedes consumir carne de venado durante el embarazo siempre que esté bien cocinada y no suponga ningún peligro por estar poco hecha.

Durante el embarazo, es posible que te surjan dudas sobre si el consumo de carne de ciervo es seguro para ti y para tu bebé en crecimiento. Entremos de lleno a explicar si es seguro consumir carne de ciervo durante el embarazo.

¿Se puede comer carne de ciervo estando embarazada?

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓

lista de nacimiento bebe 

La carne de ciervo también se conoce como venado. Las mujeres embarazadas han planteado muchas preguntas sobre la seguridad de consumir carne de venado durante el embarazo.

Se debe cocinar la carne de venado a una temperatura interna de unos 70 grados, dependiendo del tipo de carne y de las recomendaciones actuales, para garantizar que la carne de venado se cocine completamente.

Al cocinar la carne completamente, se elimina el riesgo de transmisión de bacterias alimentarias. La carne de ciervo tiene un mayor riesgo de transmisión de Toxoplasmosis que puede causar efectos devastadores en el feto.

Por ello, es muy importante asegurarse de que la carne de ciervo se cocine a la temperatura interna recomendada. Si se ha utilizado un perdigón de plomo para cazar al ciervo, no es seguro consumirlo. También se recomienda abstenerse de consumir carne de ciervo curada.

Es imprescindible que, cuando descubras que estás embarazada, empieces a controlar los tipos de alimentos que consumes. Si comes carne de cualquier variedad, es esencial que esté completamente cocinada a la temperatura interna recomendada.

Comer carne cruda o poco cocinada puede transmitir bacterias y parásitos de origen alimentario que pueden provocar infecciones devastadoras. Estas infecciones pueden causar síntomas en su interior que incluyen: náuseas, vómitos y diarrea.

Estos síntomas dan lugar a la deshidratación. La deshidratación puede ser mortal para el bebé. La deshidratación puede dar lugar a contracciones uterinas prematuras que pueden provocar el nacimiento de un bebé mortinato, un aborto espontáneo y/o un parto prematuro.

Las bacterias y los parásitos alimentarios que pueden transmitirse a través de la carne cruda y poco cocinada son: Toxoplasmosis y Salmonella. Estas bacterias e infecciones parasitarias pueden causar efectos devastadores en el bebé.

Hay muchos alimentos diferentes que pueden contener carne de ciervo; por lo tanto, es importante hablar con el médico para saber si el método específico de almacenamiento y cocción del ciervo es aceptable.

Debemos asegurarnos de que no ha habido contaminación cruzada ni se ha puesto en peligro la seguridad de los alimentos. Las carnes curadas deben evitarse durante el embarazo porque pueden contener bacterias como la E. Coli.

Durante el embarazo, es imperativo que, si consume carne de venado (o cualquier carne en realidad), se limite a las carnes tratadas térmicamente y cocinadas a una temperatura interna específica recomendada.

La carne de ciervo es una de las carnes que presenta un mayor riesgo de contaminación por toxoplasmosis. El Toxoplasma gondii puede transmitirse a través de la carne poco cocinada o cruda, como la de ciervo. Se presenta en la madre embarazada con síntomas similares a los de la gripe, pero también puede ser asintomático.

Este parásito puede transmitirse de la madre al bebé y tener efectos devastadores para él. El bebé puede sufrir convulsiones, infecciones oculares graves, aumento del tamaño del bazo o del hígado e ictericia. Otros signos son: pérdida de audición y discapacidad mental.

Dado que el ciervo tiene un mayor riesgo de contaminación con este parásito, puede ser una buena idea, mientras estés embarazada, evitar por completo este tipo de carne.

Sin embargo, si vas a consumir carne de ciervo independientemente de la recomendación, es esencial que te asegures de que la carne se cocina completamente a la temperatura interna recomendada para asegurar que si había bacterias y/o parásitos que permanecen dentro de la carne que se matan durante el proceso de calor.

Otro problema de seguridad con la carne de ciervo es el tipo de perdigón que se utilizó para cazar al animal. Si el perdigón estaba hecho de plomo, entonces la carne de ciervo no es segura para comer durante el embarazo.

Si tienes dudas sobre el consumo de carne de ciervo, consulta directamente a tu médico.

Alternativas a la carne de ciervo

Aunque la carne de ciervo es una fuente de proteínas para ti y para el bebé, puede haber mejores alternativas para garantizar la seguridad de tu alimentación. Las proteínas son esenciales para el desarrollo de los músculos y tejidos del bebé. Por lo tanto, como madre embarazada debes consumir proteínas.

Las proteínas pueden ser en forma de carne de vacuno, cerdo, aves de corral y pescado. Hay ciertos tipos de pescado que se consideran las mejores opciones. Esos pescados son los que tienen un bajo contenido de mercurio.

El principal requisito a la hora de consumir cualquier tipo de carne es asegurarse de que está completamente bien hecha. Cada carne tiene una recomendación de temperatura interna específica para garantizar que las bacterias se cocinen antes de ser consumida.

La temperatura interna de la carne picada y las mezclas de carne, incluyendo la carne de vaca, cerdo, ternera y cordero, debe ser de 70 grados. La carne picada y las mezclas de carne de pavo y pollo deben tener una temperatura interna que alcance los 74 grados.

La carne de vaca, ternera o cordero fresca cocinada en forma de filetes, asados o chuletas debe cocinarse a una temperatura interna de 65 grados. Las aves de corral, incluidos el pollo, el pavo, el pato y la oca, deben cocinarse a una temperatura interna de 74 grados.

Cocinar la carne a una temperatura interna de 70 a 74 grados, dependiendo del tipo de carne, ayudará a matar las bacterias dentro de la carne. Esto ayudará a prevenir la propagación de enfermedades transmitidas por los alimentos que pueden causar efectos graves en las mujeres embarazadas.

Alternativas a la carne de ciervo durante el embarazo:

  • Pescado
  • Oca
  • Ternera
  • Cordero
  • Pollo
  • Ternera
  • Pavo
  • Cerdo
  • Pato

Guía de carnes en el embarazo

  1. Embarazo: Cómo cocinar y pedir carne segura 🥩
  2. ¿Es seguro comer pollo durante el embarazo? 
  3. Pavo durante el embarazo: ¿Es seguro?
  4. Carne de pato durante el embarazo: ¿Es segura?
  5. Carne de cerdo durante el embarazo: ¿Es segura?
  6. ¿Se puede comer embutido durante el embarazo? 
  7. Comer bacon o panceta durante el embarazo: ¿Es seguro? 
  8. Hamburguesas durante el embarazo: ¿Son seguras?🍔

⇒ Alimentos que se deben evitar cuando se está Embarazada

⇒ Â¿Cómo y qué comer durante el embarazo?

⇒ 13 Recetas de postres para el embarazo

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños