Placenta previa: ¿Puedo tener un parto vaginal?

Conocida como placenta previa, la placenta baja es una complicación del embarazo. La placenta es el órgano que conecta los suministros de sangre materna y fetal. Si se desarrolla en la parte inferior del útero, puede obstruir el cuello uterino, por el que debe pasar el feto durante un parto vaginal. Normalmente, la placenta se desarrolla cerca del lugar donde el embrión se ha implantado en el endometrio (la pared del útero), en la región superior del útero llamada fondo. Sin embargo, si el embrión se implanta más abajo, la placenta se desarrollará también más abajo. Las razones de este hecho no están claras, pero una posibilidad es que se reduzca el número de vasos sanguíneos en el fondo uterino, lo que lo convierte en un lugar menos valioso para la implantación. Algunos investigadores creen que esto puede deberse a un daño previo en el fondo uterino, durante un aborto espontáneo o una cesárea. Otra causa de la placenta previa es el embarazo múltiple. En la mayoría de los casos de embarazos gemelares o de mayor número de fetos, cada feto tiene su propia placenta y, sencillamente, no hay espacio suficiente para que todos los embriones se implanten en el fondo uterino ni para que todas las placentas se adhieran a él. Por lo tanto, una o más placentas acaban adheridas más abajo.

La placenta previa puede provocar una grave hemorragia y un parto prematuro. Dado que la placenta bloquea el cuello uterino, el parto vaginal puede provocar una hemorragia especialmente grave, que puede poner en peligro la vida de la madre. Una hemorragia grave, debida a la rotura de la placenta durante el parto, puede provocar la muerte perinatal (muerte del feto justo antes o durante el parto, o del recién nacido justo después del nacimiento). Incluso sin rotura de la placenta, la placenta previa puede provocar un parto prematuro, lo que aumenta el riesgo de problemas médicos para el recién nacido, como bajo peso al nacer y problemas respiratorios.

La placenta previa se desarrolla en aproximadamente 5 de cada 1.000 embarazos. Sin embargo, hay varios factores que pueden aumentar las probabilidades de placenta previa. Uno de estos factores de riesgo es haber tenido placenta previa en un embarazo anterior. Otro factor de riesgo es el embarazo múltiple; si estás embarazada de gemelos, trillizos o un número mayor de fetos, la placenta previa es más probable que si tienes un embarazo único. Otros factores de riesgo son la edad materna superior a 35 años, el tabaquismo y el consumo de algunas sustancias y, principalmente, los antecedentes de cirugía en el útero. Estos últimos incluyen una cesárea previa y la extirpación de miomas uterinos.

La historia clínica y la exploración física proporcionan al obstetra pistas importantes para saber si una mujer puede tener placenta previa. Si has tenido placenta previa en el pasado, esto es una pista, al igual que los antecedentes de cirugía en el útero, incluida una cesárea. Lo más importante es lo que le ocurre en la actualidad. Si experimentas una hemorragia intensa con poco o ningún dolor, esto sugiere fuertemente una placenta previa. Algunas mujeres con placenta previa también pueden experimentar contracciones prematuras, pero el obstetra utilizará la ecografía para confirmar el diagnóstico visualizando realmente la ubicación de la placenta.

Cuando una mujer tiene placenta previa, lo más probable es que deba evitar un parto vaginal y que el bebé nazca por cesárea. Esto permite que el bebé salga de la madre sin pasar por la placenta que obstruye el cuello uterino. Para evitar el dolor durante la cesárea, se te administrará anestesia epidural. Para acelerar la maduración de los pulmones del bebé, es posible que también se le administren corticoesteroides, en particular un esteroide llamado betametasona, sobre todo si la necesidad de un parto por cesárea es urgente y el embarazo no está lo suficientemente cerca del término como para que los pulmones estén ya adecuadamente desarrollados. Por lo general, esto significa que el parto debe producirse antes de las 35 semanas de gestación, pero en algunos casos pueden administrarse corticoides a las madres que van a dar a luz en cualquier momento hasta las 37 semanas, sólo para estar seguros. En cualquier caso, los corticosteroides son seguros para el feto; de hecho, el feto es el objetivo de estos medicamentos.

Información sobre el parto

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños