¬ŅQu√© hay que hacer y qu√© no hay que hacer despu√©s de dar a luz? despu√©s del parto, posparto

Cuando estás embarazada hay muchas cosas que no puedes hacer, y por desgracia esto no cambia una vez que has dado a luz a tu precioso bebé.

Hay muchas cosas que debes evitar durante la recuperación posparto.

Saber lo que no debes hacer después de dar a luz da a tu cuerpo y a tu mente la oportunidad de curarse más rápidamente, a la vez que previene posibles complicaciones que podrían poner tu salud en peligro.

Tanto si evitas el ejercicio extenuante como si tomas las medidas adecuadas para proteger tu bienestar mental, es esencial que entiendas qué es y qué no es saludable para ti después del parto.

Tu cuerpo ha pasado por una dura prueba y tardar√°s alg√ļn tiempo en poder retomar tu rutina habitual antes del embarazo.

Hay muchos consejos importantes para la curación que te ayudarán a minimizar el dolor después del parto y te harán sentir más cómoda.

Así que sigue leyendo para descubrir las cosas que no debes hacer después de dar a luz.

Lo que no hay que hacer después del parto

No aceptes visitas si est√°s demasiado agobiada

Es perfectamente normal que los miembros de la familia, los amigos y los compa√Īeros de trabajo compartan tu emoci√≥n por el nuevo miembro de la familia, y muchos querr√°n visitarte lo antes posible para ver al beb√© y saber c√≥mo te va.

Pero debes hacerte una pregunta importante: ¬ŅTienes energ√≠a para recibir visitas en este momento?

Si la respuesta es negativa, no dudes en comunicar que ahora no es el mejor momento para las visitas.

No est√°s siendo ego√≠sta al establecer l√≠mites y darte tiempo para descansar y curarte sin la presi√≥n a√Īadida de recibir visitas.

Es importante que no te dejes convencer de nada que no quieras hacer, y si alguien no entiende que no tienes energía para recibir visitas, ¡es su problema!

ūü§ĪūüŹĽūüŹ•‚ě° Parto: ¬ŅC√≥mo gestionar las visitas al hospital o maternidad?

No olvides tomar ablandadores de heces

La primera defecación después del parto no es un paseo, sobre todo si has sufrido un desgarro perineal o tu médico te ha practicado una episiotomía (un corte que facilita el parto) durante el nacimiento.

Por si fuera poco, el estre√Īimiento es muy com√ļn despu√©s del parto, as√≠ que para prepararte para tu primera caca posparto, lo mejor es que tomes ablandadores de heces.

Es posible que te los den en el hospital, pero es mejor que metas un paquete en tu bolsa del hospital para estar segura.

Aseg√ļrate de mantenerte hidratada y de comer alimentos ricos en fibra para no estre√Īirte a√ļn m√°s.

Cuidado al limpiarte

¬ŅQui√©n iba a decir que ir al ba√Īo despu√©s de tener un beb√© pod√≠a ser una experiencia tan angustiosa?

Dependiendo de c√≥mo hayas dado a luz y de si ha habido alg√ļn desgarro, tendr√°s que prestar especial atenci√≥n a c√≥mo (y si) te limpias despu√©s de ir al ba√Īo.

Al menos durante la primera semana después del parto, es recomendable utilizar una botella de agua para enjuagarse después de orinar o defecar.

De este modo, te resultar√° mucho m√°s f√°cil mantenerte limpia sin tener que hacerte da√Īo si te limpias con demasiada fuerza.

No olvides usar bolsas de hielo

Las compresas de hielo perineales son un salvavidas cuando se trata de calmar las molestias y el dolor después del parto, especialmente si has sufrido desgarros.

No vayas en contra de los consejos médicos

Ignorar los consejos del médico debería ser lo primero en la lista de cosas que no debes hacer después de dar a luz.

Tanto si has tenido un parto vaginal como una cesárea, no vayas en contra de los consejos de tu médico.

No importa lo que te diga tu suegra o si sientes que estás "volviendo a la normalidad": tu médico te dio ese consejo por una razón, e ignorarlo podría acarrear graves complicaciones.

Lo mismo ocurre si buscas en Google síntomas al azar y te asustas cuando Internet te dice que tienes una enfermedad potencialmente mortal.

Consulta siempre tus dudas con el m√©dico o matrona, aunque a√ļn no haya llegado la hora de la revisi√≥n.

No subestimes la importancia del descanso

Hay un aspecto clave de la curación tras el parto: El descanso.

Seguramente tendr√°s la tentaci√≥n de aprovechar el tiempo libre mientras tu peque√Īo duerme la siesta para hacer la colada o cargar el lavavajillas, pero aunque no te apetezca dormir la siesta, es mucho m√°s saludable para tu cuerpo dedicar ese tiempo a descansar que a limpiar.

ūüėīūüõĆūüŹĽūüĎ∂ūüŹĽ‚ě° ¬ŅC√≥mo dormir y descansar bien despu√©s de tener un beb√©?

No uses tampones

Después de dar a luz, experimentarás un sangrado vaginal, también conocido como loquios, hasta seis semanas después del parto.

Durante este periodo no puedes usar tampones, sólo compresas.

Cuando tengas el examen de las 6 semanas de posparto, puedes preguntar a tu médico si puedes volver a usar tampones.

Lo mismo ocurre con las copas menstruales, ya que ambas pueden causar infecciones.

No dejes de tomar tus suplementos prenatales

Mientras estabas embarazada, probablemente tomabas vitaminas o suplementos prenatales para asegurarte de que tu bebé recibía todos los nutrientes necesarios.

Pero no dejes de tomarlos una vez que haya nacido tu bebé, porque tu cuerpo puede seguir beneficiándose de estos nutrientes.

También puedes pasar a tomar suplementos posnatales.

Si estás amamantando, estos suplementos garantizarán que tu bebé reciba suficientes nutrientes esenciales a través de la leche materna, y además pueden ayudarte cuando te sientas fatigada por la lactancia, ya que suelen contener hierro.

No lleves ropa incómoda y ajustada

La ropa holgada es tu mejor amiga en este momento. Además de los pantalones de chándal, las batas de maternidad te resultarán muy cómodas, especialmente si has tenido una cesárea, pero incluso si has tenido un parto vaginal, tu perineo dolorido te agradecerá que lleves ropa cómoda. Si tienes pensado dar el pecho, una bata también te facilitará el proceso.

Ahora es el momento perfecto para sacar las camisetas de gran tama√Īo que tengas en el armario, as√≠ como las sudaderas con capucha si hace fr√≠o.

Necesitarás bragas posparto cómodas que te permitan curarte más rápido y que sean lo suficientemente grandes como para que quepa una compresa de maternidad maxi.

Sin embargo, si has tenido una cesárea, necesitarás ropa interior que no irrite la cicatriz ni interfiera en el proceso de curación.

Y ya que hablamos de la ropa interior, te recomiendo que inviertas en unos cuantos sujetadores de lactancia de buena calidad si piensas dar el pecho a tu hijo, ya que ofrecen la sujeción justa y te permiten alimentar rápidamente a tu bebé.

No empezar a hacer ejercicio de inmediato

Las mujeres reciben mucha presión para "recuperarse" después de tener un bebé, ya sea mediante la dieta o el ejercicio, o ambos.

Aunque siempre debes hacer lo posible por comer de forma saludable, aunque nadie te juzgará si haces una comida trampa de vez en cuando, debes tener cuidado cuando se trata de perder el peso del bebé con el ejercicio.

Si te est√°s recuperando de una ces√°rea, deber√°s tener m√°s cuidado.

Como regla general, no debes hacer ejercicio durante las primeras seis semanas después del parto, mientras la cicatriz se está curando.

Incluso cuando hayan transcurrido las seis semanas, debes hablar con tu médico para asegurarte de que tu cuerpo está preparado para hacer ejercicio.

Si has tenido un parto vaginal, puedes empezar antes con ejercicios suaves, aunque esto depender√° de c√≥mo haya sido el parto y de si has tenido alg√ļn desgarro, as√≠ que es mejor que lo consultes con tu m√©dico en cualquier caso.

Puedes empezar con ejercicios suaves de Kegel que fortalezcan los m√ļsculos del suelo p√©lvico, antes de pasar a entrenamientos m√°s exigentes, dependiendo de tu estado f√≠sico general.

Evita levantar objetos pesados

Saber lo que no hay que hacer después de dar a luz no sólo incluye evitar el ejercicio, sino también levantar cosas pesadas.

Durante el periodo posparto, es esencial recordar que ciertas actividades físicas están prohibidas. Esto incluye levantar objetos pesados, y por pesados se entiende cualquier cosa que pese más que tu recién nacido.

Si tienes hijos mayores, también deberás abstenerte de levantarlos.

Los objetos pesados ejercen demasiada presión sobre el abdomen, por lo que debes esperar al menos seis semanas antes de levantar algo más pesado que tu bebé.

No descuides tu salud mental

Durante las dos primeras semanas después del parto, la gran mayoría de las mujeres experimentan "baby blues", un periodo de cambios de humor que puede durar hasta dos semanas.

Por eso es importante no descuidar tu salud mental.

La melancol√≠a del beb√© suele ir acompa√Īada de s√≠ntomas como:

  • Tristeza.
  • Llanto.
  • Mal humor.
  • Irritabilidad.
  • P√©rdida de apetito.
  • Dificultad para dormir.
  • Sensaci√≥n de agobio.

Algunas mujeres también sienten que no saben cómo cuidar adecuadamente a su bebé.

Independientemente de cu√°les sean tus s√≠ntomas, es importante que duermas mucho y que cuentes con la ayuda del mayor n√ļmero de personas posible. As√≠ podr√°s superar este periodo lo antes posible.

Intenta pasar alg√ļn tiempo al aire libre, salir a pasear y relajarte siempre que puedas.

Una de las cosas más importantes que hay que evitar después del parto es pasar todo el día en casa.

Además, es importante conocer la diferencia entre la tristeza posparto y la depresión posparto, para poder recibir un tratamiento adecuado lo antes posible.

Los síntomas de la depresión posparto, aunque son similares a los de la melancolía, son más fuertes y duran más tiempo.

Si crees que tienes depresi√≥n posparto, no te averg√ľences de pedir ayuda: es m√°s com√ļn de lo que crees, e ignorar los s√≠ntomas puede hacer que se agraven.

Esta enfermedad no es exclusiva de las madres: Los padres también pueden padecer depresión posparto.

No te decepciones si la lactancia no va seg√ļn lo previsto

No es raro que las madres primerizas lleven a su bebé a casa y se enfrenten a la dura realidad de la lactancia, que es muy diferente de cómo se presenta en la televisión o en las redes sociales.

La verdad es que amamantar a tu bebé puede ser doloroso, especialmente durante las primeras semanas, y si a eso le sumas los problemas de producción de leche, es fácil frustrarse o sentir que estás haciendo algo mal.

Es probable que experimentes congestión y que te duelan los pezones; en algunos casos, incluso pueden agrietarse.

Por suerte, existen numerosos remedios y cremas para los pezones que te aliviar√°n hasta que tanto t√ļ como tu beb√© os acostumbr√©is a la lactancia.

Sin embargo, si eres una madre trabajadora, puede que te resulte difícil compaginar la lactancia con tu apretada agenda una vez finalizada la baja por maternidad, sobre todo en lo que respecta a las tomas nocturnas.

Amamantar a un bebé no es tan sencillo como la gente cree, así que te animo a que tomes la decisión que mejor se adapte a tu situación individual.

Al mismo tiempo, no debes sentirte presionada para dar el pecho si no funciona, y especialmente si tu hijo no gana peso.

No vayas a nadar todavía

La natación es una forma excelente de que las madres se relajen y hagan ejercicio sin sudar demasiado, pero tendrás que esperar al menos de cuatro a seis semanas después del parto antes de lanzarte a la piscina.

Esto también dependerá de cómo hayas dado a luz, y también necesitarás la aprobación de tu médico, ya que puedes haber tenido ciertas complicaciones que tardan más en resolverse.

No te culpes por no ser la madre perfecta

Una forma segura de decepcionarte después de traer a tu bebé a casa es tener grandes expectativas sobre cómo debe ser tu vida ahora que tienes un hijo.

Pero a los bebés no les importan los planes ni las expectativas. Pondrán todo tu mundo patas arriba sin pensarlo dos veces.

Así que intenta dejarte llevar por la corriente y tomar las cosas día a día, sin sentirte culpable por no ser la madre perfecta que creías que ibas a ser.

Pide ayuda a tus amigos o a tu familia cuando la necesites y recuerda que, aunque estas primeras semanas sean frenéticas, también pasan en un instante, así que intenta disfrutarlas mientras puedas. Todo lo demás puede esperar.

No ignores las se√Īales de advertencia

Mientras te recuperas del parto no debes apretar los dientes por el dolor insoportable ni ignorar los síntomas de complicaciones que podrían poner tu vida en peligro.

Ponte en contacto con tu médico si notas alguno de estos síntomas:

  • Dolor de cabeza que no se alivia tras tomar la medicaci√≥n.
  • Dolor de cabeza que afecta a tu capacidad de ver.
  • Hay grandes co√°gulos de sangre en tu compresa.
  • Tienes una fuerte hemorragia.
  • Tienes fiebre superior a 37,8 grados.
  • Te duele una de las piernas, se ve hinchada y roja, y est√° caliente al tacto.

ūüĒÖ Tambi√©n te puede interesar leer:

*** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Gu√≠a sobre el embarazo      ingl√©s para ni√Īos