Lactancia materna durante la noche, consejos

¿Eres una madre lactante cansada de las largas noches y las madrugadas? ¿Te cuesta encontrar una rutina sólida de alimentación nocturna?

Dominar la lactancia materna durante la noche puede ser uno de los obstáculos más difíciles que enfrentan las nuevas mamás, pero uno de los más gratificantes.

Facilitarte estas sesiones de alimentación nocturna te ayudará a prolongar tu experiencia de amamantamiento, a dormir más y a mantener a tu bebé alimentado y feliz.

¿Por qué es importante amamantar por la noche?

Todos hemos oído que la leche materna es la forma más natural de alimentar al bebé y ofrece una gran cantidad de beneficios para la salud tanto para la madre como para el niño. Sin embargo, cuando se alimenta al bebé por la noche, la lactancia también viene con su justa parte de privación de sueño y frustración.

Alrededor del 20 por ciento de la ingesta total del bebé proviene de esas agotadoras tomas nocturnas. Además, tus niveles de prolactina son más altos por la noche y se aprovecha la hormona de la leche para aumentar su suministro de leche.

Los bebés tienen estómagos pequeños, por lo que necesitan alimentarse con más frecuencia. Lo importante que hay que tener en cuenta mientras se da el pecho es que cada semana será más fácil. Establecer una rutina y buenos hábitos hará esta misión completamente posible.

Si trabajas fuera de casa, tu bebé puede hacer un poco de 'ciclo inverso'. Puede que quiera comer mucho por la noche cuando estén juntos, pero no comer tanto cuando estén separados. Esto protege el suministro de leche, aunque conlleve más cansancio durante la jornada laboral.

La importancia de las tomas nocturnas en la lactancia materna

¿Cuáles son los beneficios de la lactancia materna nocturna para el bebé?

La lactancia materna nocturna tiene los mismos beneficios que durante el día, con algunas ventajas adicionales.

Los bebés que son amamantados durante la noche desarrollan naturalmente mejores patrones de sueño debido a las hormonas que obtienen con la leche materna. El ritmo circadiano del bebé tarda de 3 a 4 meses en desarrollarse, lo que significa que en esas primeras semanas el bebé no tiene idea de que la noche es para dormir y el día es para estar despierto. Atender las necesidades de hambre del bebé puede crear un horario de sueño fiable para ambos.

Uno de los mayores beneficios de la lactancia materna nocturna es la protección contra el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante. La mejor manera de evitar esta tragedia es despertarse con frecuencia y vigilar cuidadosamente al bebé durante la noche.

¿Son los biberones nocturnos una mala opción?

Mientras algunas mamás cambian a la fórmula para esas tomas de las 3 a.m., es importante sopesar primero las otras opciones y entender las ventajas de cada una.

No importa cómo se haga, un bebé alimentado es un bebé feliz y saludable, pero tal vez le sorprenda saber que amamantar por la noche puede ser más fácil que el biberón si se hace bien.

Algunas desventajas de la alimentación con biberón durante la noche incluyen:

Sobrealimentación: Los biberones tienen un flujo más rápido y fácil que el pecho, lo que anima al bebé a seguir succionando incluso después de estar lleno. Esto puede crear malos hábitos, estirar el estómago y dificultar su satisfacción en el futuro.

Amamantar durante la noche: un aliado para mantener el suministro de leche

Dificultad para digerir: El mito de que la leche artificial ayuda a los bebés a dormir más tiempo es sólo eso, un mito. La fórmula es en realidad más difícil de digerir, y tarda más en descomponerse en el estómago del bebé.

Más trabajo: Si lo piensas bien, preparar un biberón es mucho más difícil que ofrecer el pecho. ¿Por qué desperdiciar el precioso sueño preparando, calentando y sosteniendo un biberón?

Por supuesto, cada familia tiene necesidades únicas. La lactancia materna durante el primer año ofrecerá grandes beneficios al bebé, pero es importante sobre todo que se alimente - no importa cómo suceda.

Trucos para facilitar la lactancia nocturna

¿Cómo puedes amamantar por la noche sin convertirte en un zombi perpetuo?

Hay formas de superar estas dificultades y hacer más fácil la alimentación nocturna.

  • La noche es para dormir. Establecer una hora para acostar al bebé desde el principio ayuda a que la alimentación sea más fácil para ambos.
  • Puedes alimentar a tu bebé una vez más antes de que te retires por la noche. Despierta suavemente al bebé para que se alimente, dándole nutrientes que le ayuden a durar toda la noche, incluso si apenas está despierto, puede que se agarre y amamante si se le ofrece. Es muy importante recordar que hay que mantener la calma y el ambiente en modo nocturno para que se vuelva a dormir fácilmente.
  • Mantén todo lo que puedas necesitar ordenado, organizado y de fácil acceso. Nadie quiere andar a tientas en la oscuridad en medio de la noche. Reducirás el tiempo que pasas despierta, y mantendrás el ambiente tranquilo para que tu bebé no esté tan estimulado como para quedarse despierto después de comer. Â¿Qué necesitas tener a mano para la alimentación nocturna? Pañales y toallitas, una almohada si la usas, cualquier cosa que uses normalmente durante las tomas.
  • Luchar contra el cansancio será mucho más difícil si te centras en descansar sólo por la noche. Una regla práctica a seguir cuando se trata de mantener los niveles de energía es dormir cuando el bebé duerme. â‡’ Â¿Cómo dormir y descansar bien después de tener un bebé?

🔆 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!