regurgitar leche, lactancia, reflujo, bebés

¿Qué es el reflujo gastroesofágico (ERGE) en un bebé?

Todos los bebés (o casi todos) tienen reflujo, así que el ERGE es una condición mínima. La mayoría de las veces, es benigno y sólo un pequeño porcentaje de los bebés requieren medicación. ¿Cómo reconocerlo? ¿Cómo tratar el ERGE en los bebés?

¿Qué es la enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE)?

El reflujo gastroesofágico es un movimiento pasivo (sin esfuerzo) hacia arriba del contenido del estómago en el esófago debido a varios factores:

  • Excesiva presión sobre el estómago: al cambiar de bebé y levantar sus piernas o al cargarlo.
  • Los bebés aún no tienen musculatura: son blandos, por lo que la más mínima presión sobre el estómago hará que el contenido del estómago se eleve.
  • La unión entre el esófago y el estómago, llamada cardía, que impide que el contenido del estómago se eleve, aún no está suficientemente formada.
  • La posición en la que se encuentran los bebés a menudo impide que la gravedad haga su trabajo.

Ten en cuenta que un bebé de 3 meses que acaba de beber 120 a 150 ml de leche materna equivale a un adulto que bebe 5 litros de agua.

El estómago está entonces completamente distendido, ocupa 2/3 del estómago al final de la comida. Y tiene que encontrar su lugar entre un colon lleno de aire o lleno de heces. De hecho, un bebé amamantado es más probable que tenga gases. El colon medio entonces altera el estómago. Como resultado, el estómago del bebé se vacía de repente y regurgita.

De la misma manera, un bebé alimentado con biberón tiene más probabilidades de tener una evacuación intestinal más lenta que un bebé amamantado, dependiendo de la composición de la leche que esté tomando.

Si esto ocurre, querrá defecar y se contraerá para empujar, lo que ejercerá presión sobre el vientre y causará el reflujo gastroesofágico del bebé.

A veces los bebés regurgitan leche cuando:

  • Han comido demasiado.
  • Eructan (el conocido "eructo húmedo").
  • Babean mucho.

Muchos lactantes regurgitan un poco de leche después de algunas o incluso todas las tomas o al eructar, porque sus sistemas digestivos todavía están inmaduros. Es algo completamente normal.

regurgitar-leche

Mientras el bebé crezca y gane peso con normalidad y no parezca pasarlo mal al regurgitar, no hay motivo para preocuparse. Generalmente la cantidad de leche regurgitada parece más de lo que es en realidad. Pero regurgitar no es lo mismo que vomitar toda o gran parte de una toma.

Si tu hijo vomita violentamente, o si devuelve gran parte de lo que ha ingerido más de una vez al día, consulta con el pediatra. Aunque es infrecuente, estos síntomas podrían obedecer a una alergia, un problema digestivo u otro tipo de problema que requeriría atención médica.

Puedes ayudar al pediatra a diagnosticar adecuadamente el problema de tu hijo (en caso de que tenga alguno) llevando un registro donde anotes exactamente con qué frecuencia y qué cantidad de leche regurgita tu bebé. El pediatra debería poder decirte si es normal o hay motivo para preocuparse.

Pero queremos hacer hincapié en que la inmensa mayoría de las veces regurgitar es completamente normal.

¿Cómo se sabe si un bebé tiene reflujo? ¿Cómo diferenciar el ERGE de los vómitos?

Si tu bebé tiene un poco de leche en la esquina de su boca en la primera media hora, es un simple rechazo. No es agresivo para el esófago porque el pH de la leche es neutro. Por lo tanto, no es en absoluto preocupante.

Si tu bebé llora y se alivia al eructar, es el aire lo que le molestaba, es completamente normal. Probablemente no tenga ningún reflujo.

Por otro lado, si su bebé está bien pero llora después de que la leche es rechazada, posiblemente siente ardor o dolor. Otra indicación es que la leche tiene olor a vómito.

Probablemente se trate de la enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE), que su médico intentará tratar para aliviarlo.

Por último, si el contenido gástrico de tu bebé es rociado con un esfuerzo visible, esto es vómito.

¿Cuál es el tratamiento para el ERGE?

La enfermedad de reflujo gastroesofágico en los bebés sólo se trata si es tardía, ácida, huele a vómito y hace llorar al bebé.

Hay que evitar que el ácido irrite la parte inferior del esófago (creando esofagitis) o que suba a la garganta. Esto puede crear laringitis, causar tos, angina y complicaciones en el oído, nariz y garganta.

Para ello, el médico prescribe un tratamiento, que se debe administrar entre las comidas.

La leche materna es el alimento ideal y natural para cada niño. Si no puedes o has decidido no amamantar, hable con tu médico para que te recomiende una fórmula para tu hijo adecuada.

El reflujo proviene de un sistema digestivo inmaduro, por lo que pasará de forma natural a medida que el bebé se desarrolle, a menudo alrededor del año.

Recomendaciones para aliviar y prevenir el reflujo en bebés

Si el pediatra de tu hijo te dice que sus regurgitaciones entran dentro de lo normal, he aquí algunas de las pautas que puede seguir para reducirlas:

  • Durante las tomas, haz eructar al pequeño cada tres o cinco minutos si le das el pecho, o cada 60 - 80 ml si le das el biberón. A veces ayuda hacer tomas menos copiosas y más frecuentes.
  • Mantén al bebé en posición erguida tras las tomas, es mejor sostener en brazos y bien derecho al bebé, puesto que la postura que adoptan los bebés cuando se colocan en sillitas de paseo o sillas de seguridad para el coche, de hecho, puede favorecer la regurgitación.
  • No muevas bruscamente al bebé, no lo hagas botar, y no juegues activamente con él inmediatamente después de las tomas.
  • Mantén la cabeza del bebé por encima del nivel de sus pies durante las tomas (en otras palabra, no sostenga al bebé con la cabeza más baja que el resto del cuerpo).
  • Eleva la cabecera de la cuna o moisés del bebé. Enrolla unas pocas toallitas de mano o una mantita (también puedes comprar unos rollitos especiales diseñados con este propósito) y colóquelas debajo (no encima) del colchón. Pero no le coloques al bebé una almohada debajo de la cabeza. Asegúrate de que no se forma un pliegue en la parte central del colchón y de que la inclinación es lo bastante suave como para que el bebé no se escurra hacia abajo.

También te puede interesar leer⇒ Gases en bebés. ¿Cómo aliviarlos y prevenirlos?

Si tu bebé toma biberones de leche materna o biberones suplementarios de leche artificial:

  • No le des el biberón mientras está acostado.
  • Asegúrate de que el tamaño del orificio de la tetina y/o el flujo de la leche es el adecuado para tu bebé. Por ejemplo, los biberones de flujo rápido pueden provocarles arcadas a algunos bebés al suministrarles la leche más deprisa de lo que ellos pueden ingerir, mientras que los de flujo lento pueden resultar frustrantes para algunos bebés, ya que, al tener que succionar con más fuerza para obtener la leche, acaban tragando demasiado aire.

Es importante tener presente que esto, como casi todo, también pasará. Muchos bebés dejan de regurgitar cuando aprenden a sentarse.

🔆 También te puede interesar

¿Qué debemos comer cuando damos el pecho?

Los Cólicos del lactante en el primer trimestre

Comparte este artículo!