Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

colicos primer trimestre

Cuando un bebé tiene cólicos puede llorar durante horas, día tras día. Esta etapa se hace eterna para los padres que por más que lo intentan no consiguen consolarlo.

Una de las consultas más frecuentes que se realiza al pediatra durante los primeros meses es sobre los cólicos ya que afecta a casi la mitad de los lactantes.

¿A qué se llama cólico del lactante?

Son episodios repentinos de llanto e irritabilidad, que suelen presentarse desde la tercera semana de vida. Pueden durar hasta tres horas diarias (por lo general tarde-noche). Y esto puede repetirse más de tres veces a la semana o incluso todos los días. Lo bueno de los cólicos del lactante es que sobre los tres o cuatro meses desaparecen.

¿Por que aparecen los cólicos?

Aunque se desconocen las causas exactas, pueden existir varios factores implicados en su aparición.

  • Intolerancia a la proteína de la leche de vaca. Es algo pasajero que afecta a pocos lactantes y puede aparecer tanto si el bebé está tomando leche de fórmula como si está siendo amamantado. En este último caso influye que la madre consuma leche de origen vacuno y la solución sería reducir o prescindir de ésta. En caso de que la alimentación del bebé sea con fórmula, consultar con el médico para que confirme la intolerancia.
  • Gases intestinales que se acumulan durante las tomas y con el llanto. También hay que tener en cuenta que los bebés no absorben completamente la lactosa y esto produce más gases. Utilizar biberones apropiados pueden reducir que se acumulen tanto gases.
  • Al parecer también puede existir una predisposición biológica a padecer los cólicos.

Mostrar ansiedad y tensión ante estos episodios del bebé por parte de los padres, puede empeorar la situación. El bebé necesita un entorno de serenidad y que se le muestre apoyo y seguridad en los momentos que tiene dolor. Por eso la voz de sus padres, la rutina diaria, el latido de su madre que tan familiar le es y que siente cuando lo toma en brazos son tan importantes. Hay que intentar que el bebé se sienta confortable y comprobar que no esté incomodo o necesite algo. Algunas de las causas por las que el lactante podría estar llorando además del cólico, también podrían ser:

  • Hambre o necesidad de succionar
  • Necesidad del bebé de que lo cojan en brazos
  • Aburrimiento y falta de estimulación
  • Cansancio y ganas de dormir
  • Necesidad de higiene o cambio de pañales
  • El bebé puede sentirse molesto por frío, por calor, por ruidos excesivos, etc.

Una vez las necesidades del bebé han sido cubiertas pero sigue llorando para aliviarlo se pueden tomar algunas medidas, aquí tienes algunas de ellas:

  • Balancea al bebé en la cuna o en brazos.
  • Darle un baño con agua tibia.
  • Pasearlo en su cochecito.
  • Muchos bebés se calman escuchando ruido constante de fondo a bajo volumen, como el de una lavadora, secador, aspiradora, etc. (Le recuerda al sonido del vientre materno). En cambio hay otros que prefieren el silencio y no quieren ningún tipo de estimulación ambiental.
  • Un paseo en automóvil suele funcionar muchas veces.
  • Tumbar y arrullar al bebé boca abajo sobre el regazo.

Es muy importante que durante esta etapa la madre cuente con ayuda y pueda tomarse algún rato para ella donde pueda descansar y recuperar ánimos. Ya que como dijimos antes es muy importante que el bebé esté en un entorno sereno y si la madre acumula cansancio y nervios, saldrán perjudicados los dos.

Consulta con el pediatra cualquier duda.