Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

aumentar produccion leche

Tu producción de leche dependerá de la estimulación que te proporcione tu bebé al mamar. En otras palabras, cuanto más amamantes al bebé, más leche producirá tu cuerpo. Por lo tanto, si te parece que estás produciendo menos leche de lo habitual, lo que deberías hacer es amamantar al bebé con mayor frecuencia.

El estrés o la enfermedad pueden hacer que tu producción de leche disminuya temporalmente. Beber mucha agua y comer alimentos sanos y nutritivos puede ayudar. Pero intenta también tomarte un tiempo para ti todos los días, aunque solo sean 15 ó 30 minutos.

Si tu bebé tiene menos de seis meses y debes separarte de él durante períodos prolongados (por ejemplo, mientras estás trabajando) puedes extraerte leche aproximadamente cada tres horas para mantener tu producción de leche. En caso necesario, puedes conservar la leche que te hayas extraído en el congelador de tres a seis meses. Si tienes una nevera combi, asegúrate de que el congelador dispone de puerta independiente con cierre hermético.

Si te sigue pareciendo que tu producción de leche es escasa y te preocupa que el bebé no se esté alimentado suficiente, tal vez te ayudaría hablar con tu médico, el pediatra del bebé o un especialista en lactancia materna.

¿Si espero más tiempo antes de amamantar al bebé, produciré más leche?

En realidad, no. De hecho, ocurrirá todo lo contrario. Lo más probable es que, si esperas demasiado tiempo antes de amamantar al bebé o de extraerte leche, se vaya reduciendo poco a poco tu producción de leche. Cuanto más pospongas el momento de amamantar al bebé o de extraerte leche, menos cantidad de leche producirá tu cuerpo porque tus repletos senos enviarán la señal de que tu bebé debe de necesitar menos leche.

Sin embargo, eso no significa que dejar dormir a tu bebé durante toda la noche (lo que suele ocurrir en torno a los tres meses) tenga que repercutir negativamente sobre tu producción de leche. Solo significa que tu cuerpo reducirá la cantidad de tomas, lo que está bien porque tu bebé ya no necesitará alimentarse por la noche. Sin embargo, reducir la cantidad de tomas diurnas puede provocar, a la larga, una disminución de la producción de leche.