Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

lactancia materna bebe

Ya hemos comentado que la leche varía a lo largo de la misma toma. Al principio de la tetada es más “aguada” para calmar la sed del bebé y preparar su estómago, y a medida que va saliendo aumenta la cantidad de grasas, de manera que las últimas fases de la toma son las que proporcionan el mayor aporte de calorías (como el postre) y le aportan la sensación de saciedad.

Por tanto, debemos permitir que el bebé mame hasta que quede satisfecho, y no retirarle del pecho aunque lleve tiempo en el mismo pecho, sólo el bebé sabe cuándo se ha quedado saciado.

Hay bebés que se agotan y necesitan pausas para descansar, si esto es así le ofreceremos de nuevo el pecho. Cada bebé tiene su propio ritmo de alimentación, como cada madre tiene su propio ritmo de salida de leche; la madre y su bebé se regulan entre sí. Hay bebés que maman durante 20 minutos y reciben la misma cantidad que otras/os en 4 ó 5 minutos.

Es importante en esta época de lactancia olvidarse del reloj y amamantar al bebé cada vez que lo pida. Sobre todo al principio, hay bebés que necesitan mamar muy a menudo.

Si tú le ofreces el pecho y lo acepta es porque lo necesita. No es cierto que se malacostumbren y que puedan esperar 3 horas entre toma y toma. Unos/as podrán esperar 3 horas e incluso habrá que despertarles y otros/as necesitan el pecho más a menudo.

Ofrécele siempre los dos pechos alternando el primero; pero si rechaza el segundo será porque ha tomado suficiente del primero.

Respeta siempre lo que desea. Si ya ha comido bastante te lo hará saber, hazle caso.

No te preocupes si notas que en tu pecho hay todavía mucha leche. Ten en cuenta que en la próxima toma vas a empezar por ese pecho y vaciará la leche acumulada. Si te molesta la leche que queda puedes vaciarte un poco y aplicarte frío.

Además, nunca olvides que al ofrecer el pecho no sólo le estás nutriendo, también le ofreces consuelo, seguridad, calor y afecto necesarios para el desarrollo integral del bebé.

Si con la succión traga aire, es aconsejable facilitar el eructo tras las tomas, para lo cual basta con mantenerle apoyada/o sobre tu hombro o sobre el del padre. No es necesario dar golpecitos, con un suave masaje en la espalda es suficiente. Tampoco es necesario estar mucho rato, si no eructa en 2 minutos acuéstale y ya lo hará si tiene ganas.

Fuente: LaRiojaSalud